Reflexiones de un docente ante la vuelta a las clases y el auge del Covid

Del maestro onubense Luis Anes.

0
225

Luis Anes. Hoy traigo una reflexión, más bien una defensa de nuestro sector docente, a tenor de las últimas noticias y acontecimientos.

¿Importamos los docentes? ¿Somos números o personas? Perdonen que hoy no sonría.

Estos días, con la inminente vuelta a clases, no paran de leerse y escucharse opiniones sobre nuestro regreso a los centros educativos. No es uno, sino varios sectores sociales… Medios de comunicación, ‘expertos educativos’, políticos…



Se informa sobre cambios en los protocolos, el principal es la necesidad de hasta 5 positivos en un aula para que se confine al grupo. Se tranquiliza a la opinión popular y desde los responsables educativos, se recalca que “no se preocupe nadie, si caen docentes por contagio Covid, se intentará sustituirles de forma casi inmediata”. Incluso si hace falta, ¡se harán las sustituciones por teléfono! No hay problema, se cambia uno por otro, y la Educación sigue.

¿Alguien se ha parado a pensar en el compañero o compañera que coge Covid? ¿Preocupa cómo vayan a estar éstos y sus familias? En estos dos años hemos tenido compañeros que lo han pasado mal por este maldito virus, de forma directa o indirecta. ¡Pero esto qué es! ¡Somos personas, no números!

Tampoco somos un mero recurso material cual gel hidroalcohólico o mascarilla. Repito, PERSONAS.

Además, resulta que piden “más tensión” en las aulas. ¿Más tensión? ¡Pero si lo estamos dando todo! A la vista de los cambios en el protocolo que nos llegan, ¿quién está perdiendo realmente esa ‘tensión’?

Los docentes están dando lo mejor de sí por su alumnado, por sacar la Educación adelante en medio de una pandemia. Y lo seguiremos haciendo. Nadie dijo que fuese fácil, igual que otros muchos sectores sí, pero con la carga emocional de considerar la Educación indispensable. ¡Hemos necesitado una pandemia para que se vea! O también nuestra labor asistencial y social, de la que toda la economía de un país depende.

Ya no pido que eso se valore, que a veces la sociedad parece tenernos como fácil diana a la que apuntar… pido que al menos no nos falten al respeto.  O al menos, que recuerden que somos personas, no simples números.

Y sí, este próximo lunes los docentes estaremos dando nuestra mejor versión por nuestro alumnado, con mirada protectora pero con una sonrisa que cuide lo máximo posible la inocencia de niños y niñas en plena pandemia. Creemos en la importancia de la Educación, sabemos que la sociedad nos necesita… Y ahí estaremos. Pero, al menos, no nos falten al respeto, y recuerden que somos personas y no números.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here