La ilusión ya se respira en las calles de Huelva

En el macro-puente de la Inmaculada muchas son las familias que se han quedado en la capital y que pisan las calles en un ambiente decididamente navideño.

0
195
Rojo Navidad. / Foto: Edith.

J.A. de Mora. El puente más largo del año y la ilusión se vive en Huelva. A pesar de las dificultades. Esos problemas particulares que siempre existen, los comunes y los propios de nuestra capital y provincia. A pesar de aquellos y del escenario pandémico, la ilusión no está sometida a restricciones, es tan natural como que seguimos viviendo.

Inmersos en el puente de la Inmaculada algunos onubenses han viajado en una fecha tradicional para salir de lo cotidiano, otros se han quedado en Huelva. En el primer caso el contexto covid ha limitado las distancias en las que la sensación de seguridad se mantiene y son los menos que han programado un trayecto a lugares lejanos.

Color infantil bajo las luces. / Foto: Edith.

Los que se han quedado en Huelva adornan su ilusión disfrutando de una ciudad iluminada y de diversos programas de ambiente navideño en la calle. Entre ellos el espectáculo de luces y música del túnel de la Gran Vía, con pases a las 19:00, a las 20:00 y los fines de semana también a las 21:00. Hay otros focos de atracción, como el mercado instalado en el Paseo de Santa Fe, la pista de hielo en la Isla Chica o actuaciones infantiles y de campanilleros en distintos barrios.

Familia. / Foto: Edith.

En el Gran Teatro también hay luz en navidad, de modo que cuenta con un programa especial de obras de teatro y actuaciones musicales. El más inmediato es el próximo 10 de diciembre, que acogerá la obra ‘Divina Cleopatra‘, un espectáculo lírico basado en la fascinación por una de las grandes figuras de la historia antigua como es la reina egipcia Cleopatra.

Volviendo al macro-puente, la opción costa y sierra de nuestra propia provincia, siempre pero en este caso más quizá por la razón anterior, se percibe en las localidades del litoral con bastante afluencia de visitantes.

Navidad y Amor. / Foto: Edith.

Y en la Sierra un ‘no hay billetes’ que incorpora a la audiencia la también tradicional notoria presencia de sevillanos. Localidades como Aracena, Fuenteheridos o Almonaster la Real se completan en unos días para respirar aire puro allí como en ningún lugar.

En torno a la Inmaculada tradicionalmente se han montado los belenes en las casas particulares. Desde los nacimientos más laboriosos, cuyos componentes aguardan en cajas cuidadosamente almacenadas de año en año, hasta la opción básica de la Sagrada Familia, por el tiempo de este puente adquieren protagonismo en las casas. Hoy, con el adelanto inspirado por la motivación comercial, incluso antes. Los árboles navideños, una tradición que a veces ha ido en detrimento de la anterior -más nacional- también.



La energía de la ilusión. / Foto: Edith.

Y en esa pugna identitaria nos encontramos con la espera de Papa Noel y los Reyes Magos. Ya se ha transformado en una tradición también aupar a Papa Noel. La causa, para muchos, es el distraer desde el 25 de diciembre a los más pequeños que disfrutan de vacaciones escolares. Aguantar la ilusionante espera, durante todas las navidades, parece de otros tiempos. Culminar el periodo navideño con la noche más mágica del año no responde en lo común a los cánones actuales. Sin embargo, cuando llega el atardecer del 5 de enero todo vuelve a la normalidad. La edad de los que miramos hacía arriba esperando un gesto especial de los Reyes Magos se unifica. Entonces todos somos niños, somos de verdad.

Calor humano. / Foto: Edith.

Retornamos al puente de la Inmaculada en el que estamos y si salimos a la calle a observar el ambiente vemos que hay gente. Y como indicador de que hay muchas familias que han optado por quedarse en Huelva, se mantiene la dificultad para aparcar. Eso pasa en el centro y también en los barrios intermedios. Pero si nos damos un salto a la sierra, a comer por ejemplo como es típico, comprobamos que sin reserva previa es imposible, dada la saturación de visitantes. A veces cabe preguntarse de donde sale tanta gente.

Descubriendo las luces. / Foto: Edith.

Y todo esto en un escenario complejo con el covid amenazante, aunque con realidades de hospitalización más alentadoras. La necesidad de contacto, en especial en estas fechas entrañables, ha de matizarse con medidas de seguridad para minimizar riesgos. Los típicos almuerzos y cenas de colectivos han de adaptarse necesariamente a la situación.

Pero más allá de este elemento esquivo, esa ilusión en las retinas de los niños de Huelva, y de los mayores que siempre serán niños, se sobrepone a la adversidad. Las luces, las sonrisas, los colores y el calor de las miradas en esta época que siempre se repite nos recuerdan que la búsqueda de la felicidad, trasladada a un escenario imaginario, es la opción legítima e imprescindible para la vida. Y esta, como ya sabemos, se encuentra de verdad en las pequeñas experiencias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here