La Huelva desconocida. El ecuador del siglo XX, testigo de nuevas construcciones

Antonio Delgado Pinto nos trae cinco nuevos lugares que debemos conocer de la provincia de Huelva.

6
788

Antonio Delgado Pinto. El ecuador del siglo XX es el momento en que comienzan los primeros atisbos del declive de la minería onubense. Los planes de desarrollo del gobierno se anuncian como solución a una economía maltrecha desde la guerra civil donde la industria ocupa aún una parcela demasiado pequeña. Huelva sigue centrada en el sector primario: la pesca, la agricultura, la ganadería y la minería siguen siendo la base de nuestra economía.

Cada vez más los lugares de ocio y esparcimiento entran dentro de los planes urbanísticos de las administraciones. Hoy recorremos cinco de ellos:

El poblado de Torre Arenillas desde el estero Domingo Rubio.

POBLADO TORRE ARENILLAS. Un poblado abandonado en el estero Domingo Rubio

Lo que desde la Punta del Sebo puede parecer una construcción semioculta por la maleza es en realidad un poblado conservero de mediados del siglo pasado. A juzgar por las ruinas que quedan, debe de llevar abandonado una treintena de años y puede suponerse que en su día llegó a albergar algunos cientos de habitantes, todos ellos dependientes de la conocida industria conservera Tejero.

Aunque se ha demolido la coqueta plaza principal que estaba situada al sur del poblado, aún quedan en pie algunas calles, el comedor cooperativo, las instalaciones de la fábrica y el maltrecho muelle de carga y descarga. Los restos de los chalets de la parte norte guardan todavía ecos de su antiguo esplendor.



Aún quedan la capilla, el graderío y este triple arco del Campamento La Rábida.

CAMPAMENTO LA RÁBIDA. Colonia de vacaciones en Isla Cristina

Los años cuarenta y cincuenta vieron surgir y asentarse algunos proyectos culturales y de ocio especialmente pensados para la juventud de la época. No lejos de la Playa Central de Isla Cristina, se levantó el campamento La Rábida, dependiente del Frente de Juventudes. Hasta nuestros días han llegado tres de sus construcciones en bastante buen estado de conservación: la capilla de Nuestra Señora del Carmen, construida en el verano de 1952, un graderío de mampostería y el triple arco que podemos ver en la foto, con el rótulo Campamento La Rábida realizado en azulejos.



Al igual que otro campamento similar que hubo en Mazagón, aquí venían niños de toda la provincia, generalmente de pueblos alejados de la costa, y durante veinte días convivían con otros jóvenes, realizando actividades al aire libre y disfrutando de la playa que muchos veían por primera vez.

La peculiar arquitectura de la casa cono recuerda algunas obras de arquitectos importantes.

CASA CONO. Vivienda de diseño en medio del Condado

He aquí un edificio de singular arquitectura, la casa cono, claramente emparentada con algunas construcciones de las marismas de Doñana. Esta original edificación se levantó para vivienda de los propietarios de la finca en 1961, época en la que existía aquí una gran plantación de eucaliptos y una caldera para elaboración de esencias, ambas ya desaparecidas.

La casa cono estuvo habitada muy poco tiempo, a mediados de los años sesenta los propietarios se fueron a vivir a Bollullos. Desde entonces el edificio está abandonado, habiendo servido de cuadra y de refugio de la lluvia para agricultores, cazadores y ciclistas.

A pesar de su incipiente ruina, su singular diseño aún puede contemplarse desde el camino que conduce hasta La Parrilla y Las Colonias.

Los dos tritones de la Fuente Magna se conservan en el cementerio de la Soledad.

LOS TRITONES DE LA FUENTE MAGNA. Seres mitológicos de piedra que perduran en nuestra capital

Mi amigo Diego Lopa fue el primero que me habló de estas criaturas de piedra que formaron parte de la desaparecida Fuente Magna. Dicha fuente presidió durante más de un decenio el lado sureste de la Plaza de las Monjas. Este pequeño gran arco de triunfo, obra del arquitecto municipal Hernández Morales, pronto levantó sentimientos encontrados: por un lado se convirtió en un querido lugar de encuentros y fotografías, mientras que por otro provocó las críticas mordaces del denominado Duende de la Placeta, cuyos artículos en el diario Odiel atacaron sin piedad este monumento durante el corto espacio de tiempo en que estuvo en pie.

Como recuerdo quedan sus dos tritones. En el estanque que existe en la entrada del cementerio de la Soledad, aguardan quizás ese momento en que se hagan realidad los deseos de muchos onubenses y la fuente sea reconstruida en el lugar donde estuvo y donde sigue perdurando en la memoria de los que la conocieron.

Entrada del Jardín Cinema en la barriada de Tres Ventanas.

JARDÍN CINEMA. Un cine de verano en Huerto Paco

Apenas veinte años duró la singladura de este entrañable cine de verano. Su inauguración oficial tuvo lugar el día 15 de junio de 1963 con la proyección de la película ‘Cita en Hong Kong’, teniendo lugar su última sesión en septiembre de 1983. Además de películas, el cine sirvió de lugar de conciertos, donde tocaron grupos tan emblemáticos de los ochenta como Alameda, Smash, Tabletón o Silvio y Luzbel.

Merece la pena detenerse a leer el pormenorizado estudio que el investigador local Antonio José Martínez Navarro, recientemente fallecido, hizo de este cine en las páginas de este mismo periódico hace algunos años; en él detalla algunas de las películas más famosas que pudieron verse durante los años en que el cine estuvo activo y se hace eco de la tragedia que ocurrió allí en el verano de 1981, cuando un espectador resultó apuñalado.

Aún puede verse la parte alta de la pantalla asomando por la verja y por la fachada de este cine situado en la confluencia de la avenida de Santa Marta con el callejón de las Sierpes. Podemos decir que es el único cine de verano que queda en nuestra ciudad, lo mismo no sería ocioso que algún emprendedor retomara la idea de volver a disfrutar de la magia de los cines de verano en este magnífico recinto cinematográfico.

6 Comentarios

  1. Por qué no mejorais la ubicación de estos lugares para facilitar la visita? En muchos casos son descripciones demasiado genéricas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here