La Huelva desconocida. Siglo XIX

Cinco lugares imperdibles de la provincia de Huelva, presentados este sábado por Antonio Delgado Pinto.

0
797

Antonio Delgado Pinto. Huelva es una gran desconocida para muchos, pero no solo para foráneos, también para los propios onubenses. De Sierra a Costa, pasando por Andévalo, Condado y Campiña, nuestra tierra tiene un sinfín de lugares bellos, a la par que desconocidos para la mayoría.

El onubense Antonio Delgado Pinto nos presenta cada sábado cinco lugares imperdibles de la provincia de Huelva. En esta ocasión, nos recoge monumentos e infraestructuras que datan del siglo XIX.

Apunta todos estos rincones que un buen choquero que se precie debe conocer.



LAS CAÑADAS. Una aldea abandonada en la Sierra de Aracena

Algunos vecinos de la comarca dicen que aquí llegaron a vivir casi doscientas personas y que fue durante la posguerra cuando la gente inició su emigración a la cuenca minera y a la capital, quedando la aldea completamente vacía a finales de los años cincuenta.

Mi amigo Ángel Santos, gran conocedor de esta zona, me trajo aquí por primera vez hace casi tres décadas, cuando aún el trazado de las calles podía verse y los muros enormes de la iglesia no estaban ocultos por la maleza. Los caminos, sepultados por la naturaleza desde hace lustros, hacen que no haya sido fácil llegar hasta aquí durante los últimos años, hasta que hace poco han empezado a restaurarse algunas casas para utilizarlas como viviendas de fin de semana y vacaciones.

FARO DE EL ROMPIDO. Un vigía del siglo XIX en nuestra costa

El Rompido fue mi primer destino como maestro a mediados de la década de los ochenta del pasado siglo. Este antiguo faro fue lo que más me llamó la atención el día de mi llegada, aunque aún no sabía la historia de este pequeño y bonito edificio construido en 1861, según los planos del ingeniero Ángel Mayo.

Además de balizar la desembocadura del río Piedras, que en esta época estaba frente a este lugar, el faro cubría la costa entre los ríos Guadiana, por el oeste, y Tinto y Odiel, por el este; enlazando pues con los faros de Mazagón, a levante, y con el de Vila Real, a poniente.

Su altura total es de trece metros sobre su base; en su interior, una coqueta escalera lleva hasta la linterna decagonal y hasta el balconcillo exterior. Un trabajo publicado por Teodoro Falcón Márquez, sobre los faros andaluces de la costa atlántica, especifica los cambios de apariencia de su luminaria hasta el año 1976 en que dejó de funcionar, sustituido por el nuevo faro.

Como nota curiosa, cabe señalar que la construcción del faro y de la vivienda del farero anexa, que aún se conserva, ascendió a 192.329 reales.

PUENTE DE LOS ALDEANOS. El puente ferroviario más antiguo de la provincia

También llamado puente de Buitrón o puente del Castillo, fue construido en la década de los años sesenta del siglo XIX y es el puente de ferrocarril más antiguo de nuestra provincia. Sus 68 metros de longitud vadean el arroyo de los Aldeanos, a muy poca distancia de la corta de las minas de Buitrón, en un paraje solitario y de gran belleza.

Este primer tendido ferroviario de Huelva tenía 49 kilómetros de longitud y unía estas minas con el desaparecido muelle de carga de San Juan del Puerto, en la margen derecha del río Tinto.

Hay que aplaudir el hecho de que Valverde del Camino conserve en excepcionales condiciones edificios construidos hace casi un siglo y medio por la dirección de las minas, como la estación de tren, los talleres, las cocheras de locomotoras, la casa dirección o el depósito de agua.

SANTUARIO DEL CARMEN. Un edificio religioso en la Campiña

El Condado de Huelva no fue una zona donde abundaran especialmente las haciendas; sin embargo, existieron algunas que además fueron prácticamente autosuficientes, como esta Dehesa del Duque.

Un vistazo al conjunto constructivo nos deja ver sus dos partes bien diferenciadas: la más moderna, compuesta por una enorme casa solariega con graneros y cuadras, construida en torno a un gran patio interior y habitada hasta hace algunos años; y la más antigua, abandonada y muy deteriorada, compuesta por esta ermita, una vivienda y un edificio de planta octogonal, que podría haber sido usado como palomar. El trazado de los edificios, incluso en la ruina en que se hallan actualmente, nos da una idea de su esplendoroso pasado.

FÁBRICA DE GUANO. Ruinas en un islote del río Carreras

Esta chimenea, que lleva en su parte superior la fecha de 1890, se levanta en un islote del río Carreras y pertenece a una antigua fábrica de abonos, conocida por los lugareños como fábrica de guano, de la que no quedan más que esta torre y algunos cimientos y lienzos de muro hundidos en el barro.

Los trabajos del historiador Vicente López Márquez aportan bastante información sobre el promotor de esta fábrica, el logroñés Román Pérez, y sobre la historia de este lugar que en Huelva, a partir de 1947, funcionó como una explotación salinera.

Las exigencias constructivas durante la posguerra conllevaron la utilización de los ladrillos de esta fábrica en otros lugares de Isla Cristina, por lo que aquí solo quedó la chimenea que puede verse en la actualidad; sin embargo, navegar cerca de ella posibilita ver su maltrecha cara noreste que anuncia la necesidad urgente de atacar su consolidación y restauración.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here