Tres décadas de un puente que lo cambió todo en las relaciones de Huelva con Portugal

La provincia onubense cuenta con cuatro conexiones con Portugal: los puentes de El Granado y de Paymogo, los últimos en inaugurarse, el paso de Rosal de la Frontera y el Internacional de Ayamonte, que lleva treinta años en funcionamiento. Más de 80.000 vehículos lo utilizan cada semana.

2
521
Un puente que ha unido todavía más a España y Portugal.
Es uno de los puentes más largos de España y el tercero de Portugal.

HBN. El 2 de septiembre de 1991 -aunque había abierto al tráfico el 22 de agosto anterior- se inauguraba oficialmente el Puente sobre el río Guadiana que une España y Portugal, entre las localidades de Ayamonte (Huelva) y Vila Real de Santo António (Distrito de Faro), por lo que este año se cumplen tres décadas de historia de esta infraestructura que lo cambió todo en las relaciones entre la provincia de Huelva y el país vecino. Una construcción de 666 metros, divididos en cinco vanos, que fue realizada por los arquitectos José Luis Cancio Martins y Teixeira Duarte en hormigón armado y acero, que se ha convertido desde entonces en un símbolo de la unión entre estos dos países hermanos, que conforman la Península Ibérica.

Su edificación se llevó a cabo a través de un consorcio hispano-portugués a unos dos kilómetros de la desembocadura del Guadiana, siendo uno de los puentes más largos de España y el tercero de Portugal. Su puesta en marcha supuso el dar respuesta a un viejo anhelo de los dos países, aunque las gestiones para llevar a cabo este proyecto no se iniciaron hasta 1960, finalizando en 1985, cuando se firma un convenio entre la Dirección General de Carreteras española y la Junta Autónoma de Estradas portuguesa. Las obras fueron realizadas por la empresa española Huarte S.A. y la entidad portuguesa Teixeira Duarte.

Unas 300 personas trabajaron en su construcción durante cuatro años.

Su construcción no fue nada fácil, por las dificultades que entrañaban las condiciones geográficas del río, por lo que, durante casi cuatro años, estuvieron trabajando en el puente unas 300 personas. Un número destacado de trabajadores, teniendo en cuenta las dimensiones del puente, que se eleva 20 metros sobre el río, lo que, junto con el transporte por carretera, esta vía permite la navegación de barcos de gran calado. Además, los dos pilares del puente, con sus  características formas triangulares -en forma de Y invertida-, tienen una altura de 100 metros. Como curiosidad, apuntar que el pilar del lado español se apoya en una isla artificial construida sobre el lecho del río, mientras que el pilar del lado portugués lo hace sobre tierra firme.



El ministro de Fomento de España, Íñigo de la Serna, y el ministro do Planeamento e das Infraestruturas de Portugal, Pedro Marques, inauguraron las obras del puente en junio de 2017.

Obras de reparación del Puente. En los últimos tiempos, este Puente Internacional ha sido noticia, no por ninguna efeméride, sino por la ejecución de una serie de obras de rehabilitación. Una actuación que, con un presupuesto de 9,3 millones de euros, se licitaba por parte del Gobierno portugués en el marco del convenio de colaboración entre el Reino de España y la República de Portugal, firmado el 22 de junio de 2015. De acuerdo con este convenio, la rehabilitación del puente es financiada al 50% por ambos países. Unas obras que han finalizado recientemente.

Puente Internacional del Bajo Guadiana. Foto: Ayuntamiento de El Granado.

Otras alternativas para viajar a Portugal, por El Granado y Paymogo. Más recientemente, el 26 de febrero de 2009, se inauguraba el puente entre El Granado (Huelva) y Pomarao y Mértola (Portugal). El puente tiene una longitud aproximada de 150 metros y una anchura de 11 metros. Situado en la frontera entre Portugal y España, une la región portuguesa del Alentejo con el Andévalo onubense. Justo ahí se sitúa el punto más occidental del territorio andaluz.

Fue financiado por las autoridades municipales de Mértola y por la Diputación de Huelva en gran parte por fondos de la Unión Europea, convirtiéndose en ese momento en la tercera vía de comunicación de España con Portugal en la provincial de Huelva.

Por cercanía une la localidad portuguesa de Pomarão con el municipio español de El Granado. Antes de la inauguración del puente los vecinos tenían que viajar más de 100 km por carretera para comunicarse entre los dos pueblos (vía puente de Ayamonte), lo que contrasta con los únicamente 12 km necesarios tras la inauguración.

Puente internacional sobre el Chanza. / Foto: Patronato de Turismo de Huelva.

Por otra parte, Huelva cuenta con otro puente sobre el río Chanza, que une España y Portugal a través de las poblaciones de Paymogo (Huelva) y San Marcos, en el término municipal de Serpa (Portugal). Fue inaugurado en abril de 2012.

Una infraestructura que se convertía en la cuarta conexión en la provincia de Huelva, después de las de Ayamonte, Rosal de la Frontera y El Granado, y que se ha terminado tras una inversión de 2,3 millones de euros, sufragados con fondos de la Consejería de Obras Públicas y Transportes y de la Unión Europea.

Este puente es una estructura de 149 metros de longitud.  Además, la Diputación Provincial de Huelva construía una carretera de 7,7 kilómetros entre Paymogo y la frontera portuguesa, hasta el río.

En total, la provincia de Huelva cuenta con cinco conexiones con Portugal: los puentes de El Granado y de Paymogo, el Puente Internacional de Ayamonte, el paso de Rosal de la Frontera y la conexión entre Encinasola y Barrancos.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here