La protección de los Cabezos, un sentimiento que se expande en el 90% de los onubenses

Según un reciente estudio de la Universidad de Huelva.

0
789

Redacción. Diversos colectivos tanto ciudadanos como profesionales, sigueb posicionándose en contra de los proyectos urbanísticos que afectan a laa zonas de los cabezos. En esta línea centenares de personas se han manifestado, por dos veces en menos de una semana, junto a los cabezos y por las calles de la ciudad, haciendo patente su oposición a estos proyectos urbanísticos.

Un reciente estudio de la Universidad de Huelva, refleja como ese sentimiento se extiende al 90% de la población de Huelva, que manifiesta un sentimiento identitario con respecto a los Cabezos y su defensa del abandono y la especulación urbanística.

Y es que los Cabezos son una de las señas de identidad que conforman un único sistema patrimonial de interés geológico, paleontológico, histórico y paisajístico. Que junto con el estuario de los ríos Tinto y Odiel onubense y sus esteros y marismas, se constituyen en los valores más significativos de la ciudad, generando un paisaje singular, rico y variado.

Desde ARQO, colectivo de arqueólogas y arqueólogos onubenses quieren remarcar su apoyo al Manifiesto por los Cabezos de Huelva (2019), y su rechazo a la ejecución de la actual Plan Especial de Reforma Interior del Cabezo de La Joya, pues entienden que «supondrá una grave afección a los valores naturales y culturales que alberga esta área de la ciudad de Huelva» .

«La actuación que ahora se propone realizar sobre este cabezo, es un nuevo ejemplo de urbanismo irresponsable que arrastra nuestra ciudad desde hace ya mucho tiempo, ya demasiado; y que ha supuesto el enriquecimiento de unos con el visto bueno, y cuando no el apoyo, de las administraciones competentes qué, en algunas ocasiones, como la que ahora nos concita, son juez y parte de una misma operación», afirman desde el colectivo.



La necrópolis de la Joya sería dada a conocer a la comunidad científica y social en los años 70 del pasado siglo, gracias a las excavaciones de los arqueólogos Elena Orta y Juan Pedro Garrido. Es desde entonces un referente en la investigación del mundo Protohistórico Mediterráneo a nivel mundial, formando parte algunas de las piezas documentadas en La Joya de diferentes exposiciones en los museos más prestigiosos del mundo.

La actuación arqueológica que se ha llevado a cabo en el Cabezo de la Joya tan sólo ha confirmado lo evidente, que aún alberga un enorme potencial arqueológico por intervenir de manera científica. Un patrimonio arqueológico que va más allá de lo que algunos dicen, el mero registro material.



El patrimonio arqueológico abarca bienes muebles e inmuebles de muy diversa cronología y naturaleza, pero las evidencias arqueológicas van más allá del objeto o del yacimiento y se proyectan en los patrones de ocupación del territorio o en los paisajes culturales

«La necrópolis de la Joya, debe ser entendida como un bien patrimonial de naturaleza material pero que está relacionado inseparablemente con el espacio y el lugar que ocupan. Un emplazamiento específicamente escogido para albergar el descanso eterno de una élite social que, en la protohistoria del Mediterráneo, supuso la representación de nuestra ciudad en un mundo en el que la necesidad de metales puso a nuestra tierra en el mapa de las principales civilizaciones del mundo».

El Cabezo de La Joya, y todos los Cabezos de Huelva, son por definición un Paisaje Cultural, un paisaje que ha modelado en las mentalidades una idea sobre el territorio. En el caso de La Joya, la necrópolis que allí se ubica se asocia al mundo de la imaginación, de los mitos, de los rituales y tradiciones de una sociedad histórica, un paisaje cultural con un patrimonio arqueológico que ha llegado hasta nuestros días.

Desde ARQO quieren «que se mantenga la integridad de la superficie actual de Cabezo de La Joya, para su adecuada investigación y puesta en valor, lo que necesariamente pasa por la realización de una investigación arqueológica que no esté condicionada por la ejecución de nuevas edificaciones, y cuyos objetivos sean exclusivamente de naturaleza científica. Para el conocimiento, conservación y difusión de sus resultados, mediante la proyección de actuaciones patrimoniales íntegras y exclusivas de puesta en valor y difusión, creando aéreas de reserva arqueológica para investigaciones futuras».

«Como tantos otros colectivos, apostamos porque este cabezo junto a Mundaka y Roma queden liberados de las cargas urbanísticas que comprometen el futuro de estos elementos identitarios, y que por el contrario se constituyan en un corredor verde que conectaría con el Conquero y Parque Moret, y quedarían como áreas de interpretación patrimonial y natural de Huelva, desde el que conocer y reconocer nuestras señas de identidad, pues albergan en sus arenas los valores históricos, naturales, paisajísticos y culturales tangibles más trascendentales para la ciudadanía onubense» concluyen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here