Alosno conmemora sus tradicionales Cruces de Mayo con la esperanza de volver a celebrarlas pronto

Por segundo año, la localidad andevaleña ve suspendida una de sus fiestas más emblemáticas a causa de la pandemia. Este festejo transmite las señas de identidad del pueblo, en el que tiene gran protagonismo el flamenco.

0
384

HBN. Cuando llega mayo, cada año cambia el ambiente en Alosno, que se viste de gala para conmemorar sus Cruces de Mayo. Se trata de una de las fiestas más emblemáticas de la localidad andevaleña, que lleva implícita la idiosincrasia de una tierra de tradiciones y en la que el flamenco y, en concreto el fandango, son clave para entender cualquier celebración.

Durante dos sábados, los correspondientes a los dos primeros fines de semana de mayo, el municipio se volcaba en esta singular celebración con la que los sones flamencos inundaban tanto las calles del pueblo como las doce cruces instaladas en las denominadas ‘colás’. Alrededor de la medianoche de ambos sábados, daban comienzo estas fiestas que se prolongaban hasta altas horas de la madrugada y en las que destacaban los impresionantes montajes y las cuidadas decoraciones de las distintas cruces, así como las ceremoniosas tradiciones que los alosneros vienen conservando durante siglos y que sitúa a las mujeres en distintos asientos según sus edades.



Lamentablemente, por segundo año consecutivo hay que hablar en pasado al referirse a esta fiesta popular, ya que la pandemia de Covid-19 que sufrimos vuelve a impedir su celebración. Sin embargo, el pueblo lleva en el corazón esta seña de identidad de la localidad. Los fandangos y las seguidillas son los protagonistas de las dos veladas diferenciadas bajo los nombres de ‘La Cruz Grande’ y ‘La Cruz Chica’ y que congregaba cada año en el municipio a centenares de visitantes. Este fin de semana viviríamos la segunda de ellas, y por eso queremos recordar las cruces y conocer un poco más de su historia.



Desde finales del siglo XIX hasta mediados del siglo XX, se celebraba en Alosno la efeméride de la Santa Cruz el día 3 de mayo con una misa en el templo parroquial y la bendición de la más antiguas de las cruces, la de la Calle Santos. Con el tiempo comenzó a celebrarse el día de la Cruz Grande en el primer fin de semana. Lo de ampliar los festejos al segundo fin de semana, conocido como Cruz Chica, fue consecuencia de una mayoritaria petición de las gentes dependientes de las minas que percibían su salario el segundo sábado de mes. Parece ser que era en la Cruz Chica cuando venían los mineros de Tharsis a bailar.

Se conserva un documento del año 1909 que describe la Fiesta de las Cruces de Mayo de Alosno de forma muy similar a como se desarrollan en la actualidad. En el año 1950, Julio Caro Baroja visita Alosno y describe la fiesta. En aquel año se colocaron trece cruces siendo las más lujosas las de la calle Nueva, Real y Rico.

En la madrugada del domingo, a partir de media noche, se abren los salones donde están instaladas las cruces, llamados ‘colás’, que desde días antes han sido preparadas por las mujeres. El número de colás que se instalan en Alosno puede variar cada año, pero oscila entre 10 y 15. Son las mujeres de una calle o zona las que se agrupan para organizar y montar la colá. En todas ellas, de plantas más o menos rectangulares, la cruz queda situada enfrente, bajo ésta y en los contornos de la habitación se ponen sillas y bancos donde se sientan las mujeres ataviadas con sus mejores galas, cada una, según su edad y estado civil, en un lugar predeterminado: casada y mujeres mayores bajo la cruz, niñas y adolescentes a la izquierda de éstas, y mozas casaderas a la derecha.

El rectángulo se cierra también con bancos y sillas para los visitantes dejando un pequeño pasillo para acceder a la zona central vacía, el “llano”, donde se baila. Mientras que las mujeres permanecen en sus colás, cantando sevillanas y esperando, los hombres forman “reuniones”, grupos de amistad que pasean por las calles con sus guitarras, cantando fandangos alosnero, y bebiendo de las bebidas que ellos mismos portan en canastos de caña. Recorren el pueblo visitando cada colá.

Cuando una “reunión” llega a visitar una colá, el grupo de hombres se queda en el espacio de entrada y quien de ellos desee bailar, se acerca por el pasillo a la mujer escogida mostrándole su deseo. La mujer elegida nunca podrá negarse a bailar con el hombre que le haya escogido. Dependiendo de las dimensiones del “llano” y de cuántas quepan, se forman varias parejas para bailar. Todos cantan seguidillas para que las parejas bailen, los hombres de la “reunión” acompañando con sus guitarras y las mujeres con panderetas y palillos. Una vez terminada las tres seguidillas, el hombre da a la mujer con la que ha bailado algo de dinero (antes “una perrilla para la luz”), y ésta se lo entrega a la mujer “mayor” que lleve las cuentas. De nuevo la mujer se sentará en su lugar hasta que otro hombre la vuelva a sacar a bailar.

Cuando la “reunión” de hombres ha permanecido un tiempo en una colá cantando y bailando, se manchan a visitar otra, permitiendo que otras “reuniones” puedan acceder y continuar la fiesta, y siguiendo su recorrido por todas las ‘colás’ del pueblo. La Cruz Grande transcurre de esta manera, de colá en colá, hasta el amanecer. El fin de semana siguiente, el segundo sábado de mayo, el proceso se vuelve a repetir con la llamada ‘Cruz Chica’.

Con el objetivo de mantener viva la ilusión por una fiesta tan importante para el pueblo, este año desde Guadalinfo se ha impulsado una actividad que requiere su participación. Se trata del reto ‘Vive la Cruz de Mayo 2021’, para revivir la magia de las noches de Cruz a través de TikTok, la red social por excelencia de los más jóvenes. Así, usando fotografías de las Colás de otros años, podrán simular que se encuentran en una de ellas, escoger el audio de la cuenta de @cguadalinfoalosno para así contar ya con fondo y sonido para simular estar verdaderamente disfrutando de una Cruz de Mayo en la realidad. Una forma de rendir homenaje a esta fiesta y disfrutar, aunque sea desde casa, bailando, cantando, tocando la guitarra o vistiendo de flamenca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here