La salud mental, volátil y gran afectada en la pandemia

Paco Revuelta, doctor en Psicología Clínica de la UHU, llama a reforzar el papel de la psicología y a cuidar la salud mental tras la pandemia.

0
216
salud mental pandemia
salud mental pandemia

Fran Oliva. La pandemia entra en un nuevo estadio. Con la vacunación adquiriendo velocidad de crucero, bajándose el número de contagios y fallecidos y expandiéndose la inmunidad, se alivian restricciones en Andalucía.

Desde el domingo 9, se levanta el Estado de Alarma. Esto supone la eliminación del toque de queda y del cierre perimetral. Una desescalada que será en tres fases (fase 1 o Estabilización; fase 2 o avance y fase 3 o normalidad).



Además, se modifican horarios de comercios y hostelería de manera progresiva. También los aforos de comercios, bares, restaurantes, transportes y espectáculos públicos dependerán del nivel de alerta –del 1 al 4– que se declare en cada municipio.

Lo que si se mantiene, en cuanto a la movilidad, son los cierres perimetrales en los municipios de más de 5.000 habitantes con una incidencia acumulada a 14 días de más de 1.000 contagios por cada 100.000 habitantes. En ellos, únicamente se permitirá la actividad comercial esencial. En los de menos de 5.000 habitantes, se hará una evaluación de riesgo específica.



Fase 1 o de estabilización

Así, este domingo, con el levantamiento del estado de alarma, comienza la fase 1 o de estabilización, entran estas nuevas medidas.

  • Apertura de la hostelería hasta las 00.00 horas.
  • Mesas en restauración: aforo máximo de 8 personas en el interior y de 10 en el exterior, dependiendo del nivel de alerta de cada municipio.
  • En las celebraciones igual, con un aforo máximo de 300 personas en el interior y 500 en el exterior.
  • Los bares con música y discotecas podrán abrir hasta las 2.00 horas, con las mismas condiciones de aforo y mesas que los restaurantes. Sólo se permitirán pistas de baile en municipios con nivel de alerta 1, siempre en el exterior y siendo obligatoria la mascarilla.
  • En los espectáculos, cines, teatros, eventos deportivos y plazas de toros, en los niveles de alerta 1 y 2, habrá que dejar una butaca libre entre grupos de espectadores. En el resto de los niveles habrá que respetar el metro y medio de separación.
  • Finalmente, en playas y piscinas no se establece limitación de horario. Sí será necesario un plan específico de protección frente al Covid-19, como en 2020, y el mantenimiento de una distancia de metro y medio entre grupos.

Variedad de la respuesta social ante la reducción de restricciones

Sobre este levantamiento de restricciones, como puede afectar a la salud mental de la población y todo lo relacionado con esta hemos hablado con Paco Revuelta. El doctor en Psicología y Profesor Titular de Psicología Clínica de la Universidad de Huelva nos comenta que, tras esta nueva etapa de menos restricciones, “puede haber una variedad de respuestas. Habrá gente que, cuando se eliminen restricciones, actuarán, prácticamente, como si el problema se hubiera resuelto porque actuaban igual cuando las había, como si no hubiera nada, en lo peor de la pandemia. El virus está bajando con la vacunación pero sigue ahí porque aun no hay una vacuna que haga que no te infectes y corte la transmisión sino que las que hay aminora la gravedad del covid. También habrá gente que ha cumplido las normas y que, aunque tengan más libertad, actuarán con responsabilidad. Sin embargo, también hay un grupo de la población que seguirá con mucha cautela o incluso con miedo en gente que sea mucho más vulnerable. Pero repito, algunas medidas como la mascarilla, la distancia o el gel, por ejemplo, seguirán un tiempo y habrá que seguirlas porque se ha demostrado que son efectivas”.

Vacunarse, la gran arma para acabar con la pandemia

Por ello, tras hablar de la vacunación, emplaza a que “hay que vacunarse por el bien de uno y de todos. Todas las vacunas y medicamentos tienen sus riesgos pero lo normal es que se puede comprobar que hay medicamentos con menos riesgos que otros. Hasta ahora las vacunas con virus han producido trombos en una parte muy pequeña de la población y también en las de ARN mensajero pero mucho menos aún. Aún hay gente reacia a vacunarse pero si no te vacunas el riesgo es mayor. Hay que animar a la gente en que se vacunen porque es la única forma de salir de la pandemia”.

La crispación política, factor de empeoramiento de la salud mental

Durante la pandemia, un fenómeno que ha ido en aumento ha sido la crispación política. La situación de encierro, confinamiento pero también los enfrentamientos entre políticos y administraciones han tenido su traslación a la sociedad, más polarizada aún.

“Hay causas de esto que son objetivas como, por ejemplo, el paro, una falta de control de tu vida o la incertidumbre. Eso son estímulos para que las personas puedan padecer estrés y esto puede conducir a ansiedad, depresión, etc. Además de esto, hay efectos en la salud mental derivados de la crispación política. Una sociedad cuando no ve gobiernos estables y una oposición constructiva, criticando cuando hay que criticar pero sin tirar daros y viceversa, experimenta inquietud. La política determina la vida y hay decisiones pueden generar inquietud, crispación y malestar. Sensaciones no solo por hechos sino también por los modos. Hemos visto desde hace mucho tiempo una manera de actuar políticamente que deja mucho que desear. Hemos visto ataques que nunca ha habido en toda democracia y sacándose temas que estaban superados. Esto genera en la gente inquietud, desconfianza en la clase política y esto afecta en la salud mental.”.

Mas protagonismo de la psicología en la medicina

“Cuando hay un fenómeno como este, una pandemia, afecta a la salud mental de las personas de una u otra manera. El confinamiento ha sido una experiencia novedosa para todos y afecta a la salud mental. Ha habido problemas emocionales, psicológicos, que han aumentado como ansiedad, problemas del sueño, estrés o ideaciones suicidas. Estos no se resolvieron y puede derivar en depresiones, trastornos alimentarios y de sueño, incertidumbre, frustraciones o ideaciones suicidas. Estamos haciendo un estudio en toda Andalucia sobre esto preguntando a gente de todas las clases y estructurada en diversas categorías. En 3-4 meses sacaremos los resultados de este estudio, hecho a través del Centro de Estudios Andaluces  porque queremos que los psicólogos tengamos nuestro papel, aportemos y los resultados se traduzcan en políticas”apunta Revuelta sobre la participación de la psicología en la política.

Una participación que se tiene que extender a la medicina porque “España es uno de los países que destaca por un consumo elevado de fármacos. Estos tienen sus efectos secundarios si el consumo es continuado. La propia medicina tiene que desmedicalizarse un poco y estamos luchando por aumentar el papel de la psicología. Una buena gestión de la psicología puede reducir niveles de ansiedad, de depresión, etc sin recurrir a los medicamentos. La intervención psicologíca debe aumentar en los centros hospitalarios y en muchos tratamientos de los que sigue estando fuera”.

Un tabú cada vez menor durante la pandemia

Lo que si ve el doctor de la UHU es que el tabú de hablar sobre la salud mental va desapareciendo. “Afortunadamente, eso va cambiando. Antes, cuando alguien iba a un psicólogo o un psiquiatra, se le decía que si estaba, como popularmente se decía, loco. Sentaba mal. Eso se ha ido desapareciendo aunque hay una faceta desconocida aun, la psicología de la salud. Esta es una disciplina que relaciona la parte biológica y psíquica, las cuales están muy relacionadas. Por ejemplo, en mi tesis doctoral demostré que la ira estaba relacionada con sufrir mas dolencias cardíacas. Con la pandemia, actual, la psicoinmunología estudia, por ejemplo, como el manejo del estrés afecta al sistema inmunitario y tiene su relación. La intervención de Errejón fue muy oportuna porque aún hay tabú y así se contribuye a quitar”. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here