El sur de España, un paraíso para el teletrabajo

La posibilidad de trabajar a distancia y con el solo requisito de un ordenador y una conexión a internet ahora toma más fuerza. Hace tan solo unos años era imposible planteárselo.

0
124

Redacción. Un paraíso para el teletrabajo, si. Si el sur de la península ibérica es, ya de por sí, un enclave envidiable en el que poder vivir, las nuevas circunstancias mundiales en las que nos encontramos a día de hoy lo convierten en un destino perfecto para desarrollar también nuestra carrera profesional. ¿La razón? Sencilla: se llama teletrabajo.

El sur de España tiene una cantidad de atractivos abrumadora, algo que lo convierte en un lugar ideal para estar en casi cualquier circunstancia. Ya sea para pasar una temporada corta, una estancia a medio o largo plazo, o incluso para planear toda una vida. La posibilidad de trabajar a distancia y con el solo requisito de un ordenador y una conexión a internet ahora toma más fuerza. Hace tan solo unos años era imposible planteárselo.



Buen clima, playas increíbles, comida de gran calidad, ambiente alegre y acogedor, belleza arquitectónica, riqueza cultural y artística… Y, además, seguridad, buenos servicios sociales, y, por qué no decirlo, unos precios que, siempre y cuando estemos fuera de temporada, pueden ser bastante competitivos (especialmente si los comparamos con los que solemos encontrarnos en las grandes ciudades). Lo que ofrece el sur no tiene comparación en ningún otro lugar del mundo.

El avance de las tecnologías ha hecho posible el teletrabajo en muchos sectores de producción y la pandemia de coronavirus ha dado a muchas empresas la ocasión de comprobar que no solo no reduce la productividad, sino que en muchos casos la aumenta.



Hoy en día muchos trabajadores pueden trabajar para empresas de cualquier lugar del mundo utilizando una VPN en España. Con estas circunstancias y dados los atractivos naturales, sociales y de modo de vida que presenta la región, es normal que se haya convertido en un foco de interés para estos nuevos teletrabajadores.

A esto hay que añadirle que a la infraestructura digital y de conectividad ya existente en la región, se están sumando muchos más lugares (bares y cafeterías, centros de coworking y otros locales de trabajo compartido, etc.) perfectamente acondicionados para desempeñar las tareas de un paraíso del teletrabajo o trabajo remoto con todas las garantías y comodidades.

Otro buen ejemplo de esta tendencia está en los hoteles. Muchos de ellos, ante la desfavorable situación provocada por la pandemia de Coronavirus se están viendo obligados a reinventarse. A dar un giro a su modelo de negocio para mantenerse a flote. Por ello, están surgiendo muchos hoteles en los que se pretende atraer a esos teletrabajadores que encuentran en el sur un lugar propicio para vivir y trabajar, ofreciendo programas de estancia especiales para todos aquellos que crean que esta nueva alternativa pueda ser viable. A su vez, están actualizando y adaptando sus instalaciones para estas nuevas necesidades derivadas del nuevo contexto laboral en el que hemos entrado.

En España, como todos sabemos, el turismo cuenta (o, más bien, contaba) con un peso relativo muy importante en la economía y el PIB. Es un hecho la bajada del número de visitantes de corta duración y la ralentización del movimiento de viajeros. Por eso nos vemos abocados a encontrar soluciones que puedan paliar la situación en la que estamos inmersos.

Los atractivos siguen ahí: el calor, el sol, el mar, los monumentos y los enclaves históricos, la gracia de sus gentes, las preciosas ciudades y sus encantadores pueblos. Y eso va a seguir haciendo atractivo el lugar. El teletrabajo lo que hace es abrir la puerta a un nuevo enfoque. Otra vía, un paraíso del teletrabajo, para que extranjeros y viajeros nacionales puedan seguir disfrutando de estos maravillosos recursos. Y eso tiene como consecuencia la generación de ingresos en un momento en el que tanto lo necesita el sector y la región.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here