El futbol handicap… ahora la Superliga

Con un sistema de fútbol hándicap todos, jugadores, aficionados, peñistas e indignados, encontrarían una mayor motivación para acudir a los estadios, disfrutarían en el encuentro de esta ventaja razonable que se tendría por ser un club modesto.

0
158
Cristóbal Guerrero.

Cristóbal Guerrero. Por muchos años el fútbol seguirá siendo como tal juego en España, el más popular de todos. En la actualidad, es el deporte más relevante en cuanto al número de practicantes, licencias federativas y por la ingente  cantidad de jugadores y aficionados al deporte rey.

Estos últimos son los apasionados protagonistas que llenan los estadios,  socios de clubes y peñas diseminadas en toda la geografía española. Son los defensores a ultranza de su equipo, de las señas de identidad, de su historia, de los triunfos conseguidos, del sentir los colores, el escudo, en definitiva, de estar orgullosos de pertenecer al Club de sus amores. Y es así tanto mejor cuando el equipo gana y sufriendo estoicamente cuando la pelota no quiere entrar y los resultados no acompañan.



La responsabilidad de la buena o mala racha de resultados, recae casi siempre en el entrenador, en los jugadores fichados,  en el equipo técnico y en los directivos que manejan el presupuesto del Club.

Es decir, a mayor presupuesto, mejor plantilla de jugadores para formar el mejor  equipo,  “poderoso caballero don dinero” que hace posible hacer fichajes de los grandes magos y atletas balompédicos que,  por muy en alza que sea la cotización de los mismos, son fichados, reconociendo que las cantidades astronómicas que manejan rayan en la irracionalidad.



Dinero que ponen sobre la mesa porque el fútbol negocio y el espectáculo así lo exige. El fútbol como deporte puro de equipo está muy dañado, las estrellas marcan la diferencia, dando un mal ejemplo para los jóvenes deportistas que disfrutan practicando este juego motivados por la disciplina y preparación atlética que el fútbol moderno exige, otros sueñan esperanzados de estar algún día junto a privilegiados profesionales, ese grupo de futbolistas galácticos que juegan a golpe de talonario, contratados para ganar siempre, para meter muchos goles, vender sus camisetas y a su vez para dar espectáculo …fútbol negocio. … La Superliga.

Conseguir que el fútbol  aceptara en su reglamento ciertas normas en la competición, con la finalidad de lograr un plano de igualdad y mayor competencia entre los equipos, de forma similar a las que se aplican en el deporte más extendido en el planeta, como es el golf, es una sugerencia que será recogida por los lectores, como  una utopía, pero posiblemente consideraría ahora, su sistema de juego de aplicar el hándicap.

Una inteligente regla de golf que tiene cada jugador no profesional, para competir en igualdad. Una norma que se traduce en una considerable ventaja en golpes que le concede el campo para, así, tener la posibilidad de competir contra el mejor jugador del mundo. Cualquier profesional de golf, deberá tener presente los golpes que le ha de conceder en el recorrido al competidor amateur, es decir el hándicap de juego. Una situación que en principio le supondrá mantener al profesional una mayor concentración y esfuerzo si desea ganar el reto.

Los grandes clubes que manejan desmesurados presupuestos debieran conceder un hándicap de juego, (léase puntos) a todos los clubes participantes en la liga española, aplicándoles proporcionalmente un hándicap que corresponde a los millones de euros que tiene asignados para defender la temporada.

Una ventaja en puntos que aplicada proporcionalmente daría como resultado iniciar los encuentros de  la liga,  en un grado de competencia más equilibrada y sobre todo más justa. Ejemplo,  480M€, 450M€,350€ etc.,  que son los equipos  de  mayor presupuesto, comenzarían la liga con -25 o -23  puntos y así sucesivamente en sentido ascendente y descendente. El último equipo, el de menor presupuesto, el más desfavorecido, jugaría con la ventaja de comenzar la competición con menos nervios y mucho más confiados, puesto que su hándicap de juego sería de +25 puntos.

Es una sugerencia golfística que creo será imposible de llevar a su práctica. En cualquier caso ahí queda, con la intención final de conseguir que el deporte del fútbol de Clubes fuera más competitivo, que se evitaran esas goleadas humillantes y las diferencias descomunales de puntos que para los clubes modestos son insalvables.

Con este sistema de fútbol hándicap, todos, jugadores, aficionados, peñistas e indignados, encontrarían una mayor motivación para acudir a los estadios, disfrutarían en el encuentro de esta ventaja razonable que tiene por ser un club modesto,  que maneja un bajo presupuesto y pretende estar en la liga del fútbol profesional en un plano de igualdad y competencia con el resto de equipos.

Si fuera posible llegar a este concierto, los aficionados encontrarían el entusiasmo suficiente para disfrutar más de su equipo y de nuestro fútbol. Es una idea más,  que puede encontrar luz a este debate que existe entre los aficionados, en las tertulias y en los medios de comunicación sobre la competitividad en la liga, de si es cosa de dos, o máximo tres los  equipos que por la enorme diferencia económica presupuestaria que manejan respecto a los modestos debieran jugar una liga para  champions,  ahora la Superliga.

De continuar así, las consecuencias que se traducen en  los resultados de puntos a favor  y goleadas humillantes de la mayoría de los equipos, se continuaran en el tiempo y tendrán que soportarlas los aficionados y asumirlas porque esto es lo que hay, a pesar de existir alternativas que a mi particularmente me gustan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here