El Infanta Elena implanta una nueva Unidad de Atención a Covid Persistente para hacer frente a las secuelas

El objetivo es tratar, de forma integral, a las personas que siguen sufriendo síntomas de la enfermedad meses después de superar la fase aguda de la misma.

0
489

Redacción. El Hospital Infanta Elena ha puesto en marcha en estos días una nueva Unidad destinada a la asistencia de Covid persistente, que es la denominación utilizada para designar los problemas de salud que aquejan a aquellos pacientes que siguen sufriendo síntomas de la enfermedad tiempo después de haber superado la fase aguda de la misma. El objetivo de esta nueva iniciativa es centralizar la asistencia a través de un área única, conformada por todos aquellos especialistas que puedan estar relacionados con dichos síntomas y ofrecer a los pacientes una atención integral que les ayude a volver a su vida habitual con las mayores garantías posibles.

Este nuevo dispositivo está liderado por el Servicio de Medicina Interna, pero en ella participan profesionales de diferentes especialidades, procedentes de las áreas de Rehabilitación, Neumología y Medicina Preventiva y del Trabajo, entre otros, además de incorporar a otros perfiles profesionales, como el personal de enfermería y de trabajo social, con el fin de abordar otros aspectos importantes para la recuperación del paciente, como su formación y conocimiento en el autocuidado o la detección y actuación ante una posible situación de riesgo o exclusión social.

Se puede definir el síndrome de Covid persistente como el conjunto de signos y síntomas que sufren los pacientes por infección por SARS-CoV-2 fuera de la fase aguda de la enfermedad y que no pueden explicarse por otras causas que no sean la propia infección. Los pacientes candidatos son, por tanto, aquellos que muestran niveles de IgG positiva frente al Covid-19, pero que siguen registrando una situación clínica compatible con la infección o que sufren complicaciones derivadas de ella.



En España los últimos estudios que se han llevado a cabo sobre este tema han constatado que más del 60% de los pacientes hospitalizados por Covid-19 referían persistencia de síntomas clínicos una vez pasados cuatro meses desde el alta. Los que aparecen con más frecuencia son disnea o dificultad para respirar, en un 31% de los casos, debilidad o fatiga (astenia) en un 30% de las ocasiones, dolores musculares o mialgias en un 13% de los casos, así como tos, pérdida del olfato y el gusto (anosmia y ageusia) en diferente proporción.

Una situación complicada que supone un reto con implicaciones, no solo médicas, sino también sociales, dado el alto número de paciente contagiados y la necesidad de recuperar a la población y ayudarla a volver a su vida de forma normalizada. En este sentido, el objetivo que se han planteado los profesionales, tras la experiencia personal y colectiva de un año de atención al virus, es ofrecer una respuesta integral a estos pacientes que, al presentar síntomas muy diversos, necesitan de un abordaje único que tenga en cuenta todas las complicaciones y síntomas persistentes y que reúna el conocimiento de los diferentes especialistas implicados.

De esta manera, desde el Hospital se ha puesto en marcha la Unidad, dirigida no solo a los pacientes externos que llegan derivados del resto de especialistas, sino también a los propios profesionales sanitarios que, una vez recuperados, vuelven a su trabajo con síntomas de astenia o disnea de esfuerzo, y que necesitan también de una respuesta efectiva que esté basada en la mejor evidencia científica disponible.

Con esta intención, el paciente que sigue con dichos síntomas tras haber sido dado de alta o valorado por otros especialistas, es citado en una primera visita en la consulta específica que corre a cargo de la Unidad de Medicina Interna, en la que se lleva a cabo una evaluación global del mismo y que no está centrada solo en el síntoma que haya motivado la derivación, sino que se realiza atendiendo a su situación general, con el fin de hacer aflorar aquellos aspectos o complicaciones derivadas del Covid persistente que pueden haber pasado desapercibidos y que resulte necesario abordar evitando también así su cronicidad.

Tras esta primera visita y una vez detectadas aquellas necesidades que impliquen la participación de otras especialidades que integran la Unidad, serán derivados para que los especialistas realicen su propia valoración, que se está llevando a cabo, en su mayor parte, en acto único, es decir, haciéndolo coincidir con la cita inicial, con la intención de reducir el número de desplazamientos y de visitas de los pacientes al Hospital. Posteriormente, las visitas sucesivas o de revisión tendrán un objetivo tanto diagnóstico como ya terapéutico, con especial atención a la puesta en marcha de programas enfermeros de promoción de la salud y del autocuidado.

Entre los objetivos de esta Unidad se encuentran también la futura creación de una escuela de pacientes que les ofrezca un espacio de información, consejos y apoyo y les permita aprender unos de otros, mejorando su respuesta y su ánimo frente a las secuelas provocadas por la enfermedad. La información que sobre este ámbito pueda aportar este programa, así como los hallazgos derivados de la reevaluación continua de sus resultados se comunicarán también a la sociedad con fines de investigación, con la intención de establecer sinergias con otros grupos en distintos territorios que estén trabajando en la misma dirección.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here