Unos de los psicólogos más importantes de la localidad de Cala, participan en un importante estudio internacional sobre volcanes

El escritor José Manuel Alfaro nos trae un domingo más en su sección semanal 'El Cuaderno de Muleman', un artículo de ficción sobre la provincia de Huelva.

0
240

José Manuel Alfaro/ Sección de ficción ‘El Cuaderno de Muleman’. Hoy se ha conocido, que un consorcio internacional, ya trabaja en la localidad de Cala, en un estudio sobre el impacto que tendría la posible erupción de un volcán en la Tierra. Aunque existen numerosos tipos de erupción como: la Hawaiana, la estroboliana, la Vulcaniana, la Pliniana o vesubiana, la Freatomagmática o surtseyana, la Peleana, las erupciones submarinas, las de origen volcánico o las erupciones fisurales. Todas estas erupciones volcánicas, tienen en común que suelen tener un devastador e impacto local, pero sin apenas consecuencias globales. Nada que ver con el trabajo que está desarrollando este psicólogo de Cala, sobre una posible erupción inminente, como la se produjo en 1815 en Tambora, entre el 5 y el 15 de abril de ese año y más concretamente en la isla de Sumbawa, que arrojó a la atmósfera superior, millones de toneladas de polvo, cenizas volcánicas y dióxido de azufre que contribuyo a lo que se llamó en 1816, al año sin verano, que provocó graves anomalías en el clima global, que causaron una disminución en la temperatura mundial de entre 0,4–0,7 °C,? y una grave escasez de alimentos en el hemisferio norte. Aunque actualmente, no se tiene constancia de la existencia de ningún volcán en Cala o que nos encontremos en estos momentos, ante una amenaza mundial inminente del estallido de un volcán de estas características en alguna parte del mundo, que pudiera desatar el caos en Cala o en la Tierra. Este grupo de científicos, en el que participa este psicólogo de Cala, ya trabaja en un plan director, que permita mitigar las consecuencias de esta posible erupción, tanto desde el plano climatológico como desde el psicológico, como nos habla, este famoso psicólogo caleño en la siguiente entrevista.

¿Cuál es su campo de especialización?

Mi recorrido formativo ha sido de un grado de especialización bastante importante, que me ha llevado a ser uno de los psicólogos más reconocidos del mundo, de hecho en el campo en el que he realizado toda mis investigaciones, estoy entre los tres psicólogos internaciones más importantes, con mayor número de publicaciones y con mayor número de referencias en las más prestigiosas revistas de psicología volcánica, que es la especialidad en la que llevo volcado desde que termine mis estudios en la Universidad. Una especialidad en la que no es fácil hacerlo, porque apenas existen registros científicos, una condición que podría ser un hándicap en mis estudio, pero no, esto todo lo contrario, porque esto me permite explorar creativamente el conocimiento en este campo y articular una hipótesis suficientemente sólida, como para edificar sobre la teoría que lo sustenta, una tesis que a pesar de escaparse de la lógica, no tiene nada que envidiar, a la de otras disciplinas como la interpretación de los sueños de Freud. Por eso me especialice como le he comentado en psicología volcánica, porque me ha permitido coronarme, como uno de psicólogos más relevantes en este desconocido, pero apasionante disciplina psicológica, que se dedica al estudio del impacto del en ser humano de las consecuencias de una erupción volcánica. 

¿Qué consecuencias tendría la erupción de un volcán de este tipo?

Las consecuencias son muchas y variadas, de hecho, hablaré de ello con la Alcaldesa, cuando me sea posible. Desde los daños materiales que pueden producirse ante un hecho violento como es generalmente este, tanto en pérdidas de vidas humanas, como materiales, afecciones en el clima, visibilidad o climatológicas. A los daños psicológicos que estos fenómenos y sus consecuencias, pueden producir en el comportamiento del ser humano. De hecho, estamos centrados en las consecuencias que sobre este, tendría en una momento de globalidad extrema como en el que nos encontramos, una explosión como la que se produjo en 1815 en la isla de Sumbawa y que arrojó a la atmósfera superior, millones de toneladas de polvo, cenizas volcánicas y dióxido de azufre y que contribuyo a lo que se llamó en 1816, al año sin verano, que provocó graves anomalías en el clima global, que causaron una disminución en la temperatura mundial de entre 0,4–0,7 °C, y una grave escasez de alimentos en el hemisferio. Hasta ahora solo tenemos datos de las consecuencias de la suspensión durante un año de las fiestas de Cala, especialmente de la Romería, lo que nos ha permitido conocer el impacto que ha tenido en todo los Caleños y Caleñas. Lo que se pretende ahora conocer con este estudio, es que consecuencias psicológicas, tendría un año sin verano en la localidad y, por ende, en todo el mundo.



¿Qué medidas están previstas en caso de producirse?

En este equipo multidisciplinar hay: geólogos que son los encargados de valorar, cuantificar y temporizar la erupción, ellos serían los encargados de prever la erupción y el alcance. También hay en el equipo un grupo de ingenieros, encargados de trazar un plan de actuaciones que minimicen los daños y diseñen actuaciones a mitigar la propia erupción, también hay bomberos especializados en rescate, militares preparado para lanzar una bomba atómica sobre el cráter, chamanes adoctrinados en sacrificios y pócimas, tenemos incluso un grupo de pájaros enjaulados, entrenados para informar de la toxicidad del aire y como no un grupo  de psicólogos entre ellos yo, que somos los responsables de elaborar el plan de actuación psicológica, que se encargara de preparar a las personas ante un fenómeno como este, que podría tener consecuencias tan devastadoras, como el de una pandemia  provocada por un virus desconocido.

¿Qué probabilidad existe de que en los próximos años se produzca una erupción de este tipo?

En Cala ninguna, eso lo tengo claro, bueno existen una posibilidad, imagine que empiezan a extraer material de la mina, hasta llegar al manto interior. En ese caso a medida que descienden, habría un aumento continuo de la temperatura, pero de ahí a que salga lava u otro material incandescente, es algo poco probable, aunque no imposible. Lo que sí es posible y existe mucha probabilidad que suceda, y para ello estamos elaborando ese plan director, es que un día nos acostemos y al día siguiente nos levantemos con la noticia que un volcán en lugar de mundo, ha expulsado millones de toneladas de cenizas, provocando una nube, que la primera consecuencia iba a tener en nuestras vidas, iba ser la suspensión de todos los vuelos aéreos. Y eso para empezar, porque lo demás pues ya se lo puede imaginar, el caos en su pura esencia.

¿Qué consejo le daría a todos los Caleños y Caleñas en caso de producirse este fenómeno?

Más que un consejo, yo le daría una indicación, de hecho, es una de las que aparecen en el “Manual director y estrategia psicológica ante una erupción con ceniza volcánica”. Y es que disfrutemos del día a día, que no esperemos del futuro, lo bueno que le despreciamos al presente, que no nos obsesionemos con la muerte, las noticias en su justa medida, no dar más credibilidad a lo que pone tu vecino en el grupo de WhatsApp, que a lo que te dice tu propia intuición e inteligencia, pero, sobre todo una, vivir cada minuto de la próxima Romería de San Roque de Cala, como si fuera la última.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here