Luz verde en Isla Cristina al cultivo experimental de una de las algas alucinógenas más prometedoras

El escritor José Manuel Alfaro nos trae, un domingo más, un artículo de ficción inspirado en la provincia de Huelva, dentro de su sección semanal 'El Cuaderno de Muleman'.

0
644
Paseo marítimo.
Alga alucinógena.

José Manuel Alfaro / Sección de ficción ‘El Cuaderno de Muleman’. Esta mañana se ha conocido, que ya existe autorización para el comienzo del estudio que podría hacer posible el cultivo de unas de las algas alucinógenas más prometedoras del mundo en Isla Cristina. De confirmarse los resultados que se creen arrojaran este proyecto, estos podrían poner a la localidad isleña a la cabeza de la producción de sustancias alucinógenas de toda provincia.

Aunque el estudio está en una fase inicial, el objetivo del mismo es demostrar la viabilidad y la rentabilidad de un cultivo que podría convertirse, junto a la pesca, en un motor de desarrollo que convertiría a Isla Cristina en un referente internacional, en la producción y comercialización de este alga alucinógena. Se estima que los trabajos podrían comenzar en breve en una parcela experimental acondicionada, en un lugar de la localidad que no se ha querido revelar por motivos de seguridad. En ella se llevarían a cabo los procesos de cultivo, crecimiento y recolección de las algas, para ser posteriormente procesadas para su comercialización en diferentes formatos, en función de la forma que posteriormente vaya a ser consumida.

Isla.

Además uno de los objetivos más ambiciosos que se ha planteado en este estudio ha sido el de seleccionar aquellas plantas que presenten la mayor concentración de sustancia alucinógena por kilogramo, algo que redundaría en la rentabilidad y sostenibilidad de la actividad. Aunque aún no se disponen de datos que nos permitan conocer cuándo estarán en el mercado las primeras bolsas de esta prometedora alga, lo cierto es que ya muchos isleños e isleñas ven en esta actividad una nueva revolución económica de un municipio castigado en los últimos años por el paro y crisis económica.



Un motor de desarrollo del que podrían ver beneficiarios ciudadanos como Miguel, un pescador y extoxicómano, que es uno de los socios de esta cooperativa pionera que muy pronto podría convertir a Isla Cristina en capital mundial del cultivo de algas alucinógenas, como nos cuenta en esta entrevista desde este lugar secreto de la marisma donde se está gestando este innovador y prometedor proyecto.

Pez.

– ¿Cómo ha tenido la suerte de ser accionista en este proyecto?
– Yo supongo que por mi experiencia, de los cinco socios que somos, yo soy el único que tengo conocimientos de acuicultura y de plantas alucinógenas. Y de eso supongo que tienen la culpa mis años de marinería como pescador de segunda, mi pasado de toxicómano y mi estancia de dos años en la cárcel por tráfico de drogas. Pero si hay algo que ha pesado por encima de todo son mis conocimientos en el cultivo bajo plástico de marihuana. Al final creo que lo que valoraron el resto de los inversores fue ese cúmulo de experiencia que de alguna forma garantiza la viabilidad y el éxito de un proyecto en el que hay mucho en juego.

Vista aérea de Isla.

Yo en este caso pongo mi conocimiento pero los otros socios, además de poner sus conocimientos en logística, mercadotecnia, comunicación y seguridad privada, han puesto su patrimonio como aval de un proyecto que pretende convertir a este municipio en el mayor productor de algas alucinógenas de la provincia. Un motor económico que debe de ser una esperanza firme y real para los cientos de jóvenes sin empleo de la localidad, que viven en la precariedad más absoluta y desahuciados por las administraciones públicas y sin un futuro a la vista más allá de las temporalidad del turismo, el carnaval y la campaña agrícola en las explotaciones de la zona.

Puerto.

– ¿Qué tiene esta alga, que la diferencia de otras plantas alucinógenas?
– Este alga tiene una cosa buena con respecto a otras sustancias alucinógenas de síntesis química o presente en otros estupefacientes, incluso en los conocidos hongos que no produce adicción. Además se necesitaría una gran cantidad de alga para obtener un concentrado que pudiera producir un fenómeno de intoxicación. Una circunstancia que no quita de que haya individuos capaces de llevar a cabo un proceso de purificación mediante destilación y absorción de las algas, por el que se obtenga una aceite esencial alucinógena super concentrado, con el riego que ello podría conllevar.

Y la otra cosa interesante, y que puede ser beneficioso para el sector acuícola, que es la existencia de una especie de pez llamado la Salpa (Sarpa salpa) que se alimenta de este alga y que, posteriormente consumido, produciría el mismo efecto que el alga en la propia ensalada. Esto es bastante interesante, comercialmente hablando, porque hay mucha gente a la que no le gustan las ensaladas, pero sin el pescado a la plancha. Algo que permitiría universalizar de alguna forma el consumo de este alga ya sea en fresco o absorbida en un pescado a la plancha, que es considerada en Asia como un súper alimento de primer nivel con propiedades alucinógenas inigualables.

Salinas.

– ¿Cómo se podrá consumir y comercializar?
– En principio se podría consumir de múltiples formas, pero la forma más idónea sería en crudo, mezclada en ensalada de espinaca con mango y aguacate y aliñada con vinagre de modena con sabor a fresas, algo que le daría a las ensaladas un sabor marino y salado muy apreciado en los amantes de la alta cocina. Luego estaría su consumo deshidratado, que también permitiría utilizarla de otras formas como las trufas o la pimienta en caso de utilizarse en comidas cocinadas. Hay que dejar claro que este alga está pensada especialmente para uso culinario, es decir para aquellos amantes de la cocina gourmet que desean experimentar nuevas sensaciones más allá de la de los sabores tradicionales y el esnobismo gastronómico. Aunque todo eso no quita que se pueda hacer un uso inadecuado de la misma por determinados individuos y por otras vías de entradas al cuerpo, como se hace actualmente de manera asidua y descontrolada, con otras sustancias estupefacientes en parques y jardines de la ciudad.

Punta.

– ¿Cuándo está prevista la primera cosecha?
– Si todo va bien, es decir, si el estudio concluye satisfactoriamente y las condiciones del mercado son las idóneas, estaríamos hablando que en un corto periodo de tiempo podría estar lista la primera cosecha. Sería una cosecha que nos permitiría evaluar la predisposición de los consumidores habituales de este tipo de sustancias a la nuestra, lo que implicaría un cambio de mentalidad y hábito que implicaría sustituir el cigarro por la ensalada fresca. También, al mismo tiempo, llevaremos a cabo una agresiva campaña de publicidad para atraer a nuevos consumidores. Una vez que se evalúe esta fase, estaremos en disposición de programar un plan de cultivo que afectaría a las zonas de la marisma más idóneas para su cultivo. Eso sí, se utilizarían zonas que no estuvieran protegidas e incidieran negativamente en el frágil ecosistema de la marisma. A partir de ahí solo queda soñar o mejor dicho alucinar con lo que quedará por hacer en este visionario proyecto que será capaz de producir más que alucinaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here