Lecturas casineras 34 – F. Cánovas Sánchez

El Grupo Azoteas nos muestra esta semana, en su sección de cada sábado, la vida, obra y compromiso de Benito Pérez Galdós.

0
299
dav
Comparte esta noticia

Salomé de Miguel

De Galdós ,en su centenario, se ha escrito mucho. Más que en todos los años anteriores. Y se han leído sus obras, también más que en toda la segunda mitad del siglo XX. Gente que no conocía a Galdós, por los motivos que sean, ha caído en la tentación de leer uno de sus libros, sobre todo de la serie Episodios Nacionales, por aquello de que todo el mundo identifica a Galdós con ellos, como si fueran su única obra o la más representativa. (Fortunata y Jacinta, La fontana de oro, Tristana, Misericordia, … son novelas para elegir un comienzo).

Pues no, no es así. Ni la única ni la más representativa, aunque, como pasa con Cervantes, todo el mundo lo identifica con El Quijote. ¡Pero anda que no tiene obras importantes y deliciosas el bueno de Don Miguel …!

Pues en Galdós, más de lo mismo. Los Episodios parecen la obra cumbre, cuando no la única, de un escritor tan prolífico y versátil como él.

Galdós ha escrito artículos, novelas, poesía, teatro, … y hasta ha dibujado cuadros notables. Todo en la vida del insigne canario es interesante, motivador y valioso. Valioso para la Literatura y para la Historia. Porque cada una de sus artículos, de sus novelas y de sus obras de teatro, son una imagen social de una época, de testimonio de su presencia, de su percepción de la sociedad y análisis desde su mente bien dotada.

El que quiera leer Historia, que lea a Galdós, que se la ofrece envuelta en la mas sutil de las percepciones.

El que quiera leer literatura, que lea a Galdós, porque su pluma es inteligente, realista (naturalista dirían algunos) y sus ojos son cámaras que fotografían el entorno. Un entorno tan rico como esa interesantísima segunda mitad del siglo XIX, llena de avatares, personajes, acontecimientos y movimientos políticos, de los que fue testigo Galdós.



Muchas veces hemos mencionado el siglo XIX en Azoteas, como el magnífico periodo que fue. Magnífico, atractivo y generador de evoluciones de todo tipo. Además de recoger en su seno una de las generaciones literarias mejor dotadas para la narrativa que hemos tenido. Podemos presumir de una segunda edad de oro en las letras, con notables como Clarín, Azorín, Palacio Valdés, Unamuno, Valera, … por citar solamente a los más conocidos.

Pues entre ellos, Benito Pérez Galdós, humilde, callado, tímido, observador, discreto, … . Y muchos años ignorado en los libros de texto porque no era buen ejemplo para quienes lo decidían.

Ahora, en el centenario de su fallecimiento (1920), sucede lo que es habitual en nuestro país: Todos los escaparates están llenos de sus libros, todos los artículos se vuelcan en rememorar a Galdós, todas las tertulias en los medios acogen a expertos en su obra, todo el mundo escribe estudios sobre su obra y su vida, …

Nosotros no queremos ser menos, pero no por los mismos motivos: Nosotros estamos recomendando una lectura porque nos gusta, no porque sea oportunista. Si hubiera sido así, hace muchas semanas hubiera tenido su sitio entre las Lecturas casineras, aprovechando el tirón del centenario.

Pero el momento de la moda ya ha pasado. Encima de nuestra mesa, pendiente de ser presentado, está un libro galdosiano, pero no de Galdós. Está entre los que llamamos «al retortero», porque siempre están a mano, encima de una mesita auxiliar, sobre una alfombra, … en cualquier sitio donde los tengamos cerca, porque son muchas las ocasiones que surgen para abrir sus páginas, para consulta o para disfrute. Da igual, lo importante es tenerlos cerca, porque son buenos compañero de intereses y de ocios. Son los libros «al retortero», los que no se guardan.

Esto es difícil de entender si no se milita en ese grupo que considera los libros como los mejores amigos en el ocio y los mejores colaboradores en la curiosidad. Desgraciadamente es un grupo minoritario, en un mundo que presume. Pues en ese lote magnífico de libros «al retorterto», está el libro que hoy traemos a esta serie recomendada.

Hoy no vamos a hablar de una obra de Galdós, que de eso ya han hablado muchos Los que saben y los que no saben) en los últimos meses. Se puede buscar en Internet, donde hay mucha y magnífica información (Junto a otra importante cantidad de sandeces, desinformaciones y opiniones de los que deberían estar callados y dejar que hablen los que saben). Pero hay cosas estupendas de estos últimos.

Nosotros hoy sacamos a la luz un libro sobre Galdós, escrito por alguien que lo conoce bien, porque ha dedicado su tiempo a impregnarse de todo cuanto es necesario saber sobre ese autor y, además, sabe contarlo.

Con motivo del Centenario han salido al mercado varias biografías sobre Galdós, faltaría mas … Nosotros conocemos tres, una de ellas en profundidad. (Como soy curiosa, hojeé las tres en la librería antes de decidirme) Todas estas biografías son buenas, excelentes, pero hay una que reúne características que la hacen diferente, interesante (a nuestro juicio) y sumamente rica en aspectos relacionados con la obra, la vida y las circunstancias sociales que rodearon y condicionaron la vida de nuestro literato.

El libro, «Vida, obra y compromiso de Benito Pérez Galdós». Su autor, Francisco Cánovas Sánchez.

Amplio, riguroso, bien estructurado (véase el índice) y mejor desarrollado con una prosa amena, divulgadora, detallista y que es leída con el placer del que cuenta las cosas que nos interesan en la forma que nos enteramos.

Un amigo mío decía de un médico al que acudía cuando lo necesitaba: «Me gusta porque me explica lo que me pasa y además me entero».

Pues eso es lo que hace Cánovas en su obra sobre Galdós. Termina por convertirse en nuestro libro de cabecera sobre Galdós …. y sobre muchos aspectos de la historia de ese increíble siglo XIX.

Búsquese en él un libro de historia, en el que los acontecimientos son el envoltorio que explica a Galdós. O al revés.

El caso es que no sé si recomendar un libro de Galdós empapado de historia o un libro de Historia impregnando a Galdós.

Es igual. Lo importante es que, si alguien tiene la tentación, se haga con él y lo coloque cerca de todo. Porque no es un libro para leer de un tirón. Es hermoso y amplio. Voluminoso diría uno de mi equipo que no soporta las novelas de moda de muchas páginas. Pero no es el caso. Este libro no es una novela, sino un libro sobre novela y sobre el entorno de novelas.

Si alguien está interesado en leer a Galdós (Bravo), antes debe leer este libro de Cánovas, porque es antesala que le hará disfrutar mas y mejor del autor canario-madrileño-cántabro.

No es mal año este de 2021 para reconducir nuestra apatía lectora y afiliarnos en ese grupo selecto (no privilegiados) de los que saben lo que hacen.

Pero no basta con afiliarnos, hay que militar.

Grupo Azoteas

azoteas.g@gmail.com

casinosdehuelva@gmail.com

www.casinosdehuelva.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here