La gran nevada en Arroyomolinos de León, acelera el estudio del proyecto de la construcción de la primera estación de Esquí de la provincia

José Manuel Alfaro nos trae un domingo más, un nuevo capítulo ficticio del cuaderno de Muleman.

1
214

José Manuel Alfaro. Hoy se ha conocido la noticia, que la gran nevada que se ha producido en Arroyomolinos de León ha acelerado el estudio del proyecto de la construcción de la primera estación de Esquí de la provincia. Un estudio que llevaba desde la gran última nevada que se produjo, a la espera de que alguno grupo inversor se interesará por las potencialidades de este entorno, que podría convertirse en la estación de esquí más occidental de la provincia. La estación estaría proyectada en El monte Bonales (también conocido como cerro Bonales o cumbre Bonales) es, con 1055 msnm, la elevación más alta de la provincia. Una elevación encuadrada en el Parque natural de Sierra de Aracena y Picos de Aroche y limítrofe con la provincia vecina y desde el que puede contemplar en días claros prácticamente toda la provincia.



Aunque aún es pronto para prever el impacto que esta instalación podría tener en la economía de la comarca y de la provincia. Las estimaciones realizadas hablan de un incremento sustancial del PIB de la provincia, en unos meses en los que los que existe un déficit de actividad económica importante. Aunque aún es pronto para poner fecha a la inauguración de las instalaciones, estas contarían con un complejo de apartamentos de cinco estrellas y restaurantes de cinco tenedores, preparados para atender a los huéspedes y comensales más exclusivos deporte blanco de todo el mundo.



Unas obras que comenzarían, una vez aprobado el estudio, elaborado el proyecto y obtenido todos los permisos administrativos y ambientales necesarios para poner en marcha una infraestructura turística que podría crear cientos de puestos de trabajos en una comarca que lleva buscando en los últimos años un revulsivo a su delicada salud socioeconómica. Un proyecto en el que podría estar interesado un potente grupo de capital de riesgo americano, con sede en el paraíso fiscal de las Isla Caimán y que haría posible que todo estuviera en marcha antes de la próxima gran nevada en la zona, con el cien por cien de los remontes en funcionamiento.

Un proyecto o sueño como lo quieran llamar que tiene detrás a uno de los arroyencos más conocidos del pueblo y que nos ha concedido una entrevista en la que desvela muchas de las incógnitas de este faraónico proyecto.

¿Cómo se ha gestado el estudio de este proyecto?

La idea lleva tiempo circunscribiendo mi cabeza, el pueblo se encuentra a las faldas del techo de la provincia. Lo que le confiere a la zona una fisionomía con grandes desniveles que facilitarían la construcción de las futuras pistas.

Por otra parte, la climatología nos favorece en los años de inviernos duros y con temporales en los que una nevada podría cubrir parte de la meseta del pico. En el plano económico, que es quizás el asunto más complejo, hemos encontrado un posible inversor, un fondo americano de capital de riesgo con sede en un paraíso fiscal.

Este tipo de fondos tiburón tienen hambre de inversión, incluso a ellos no creo que les preocupara que este proyecto fracasará por su insostenibilidad, mientras que el monte de Bonales se pusiera como garantía de pago en caso de que esto sucediera, algo que lo que estoy seguro no pasará, si este proyecto termina ejecutándose, pero eso lo tendrá que decir el tiempo.

¿De qué dependerá el éxito del mismo?

Aquí hay tres factores clave, uno técnico, es decir que el terreno permita diseñar y construir una estación de esquí el monte Bonales y alrededores, eso es totalmente viable. Uno climatológico, el que haya al menos un intervalo de tiempo en el que bajas temperaturas y precipitaciones de nieve coexistan, esto también es posible, existen determinados años en los que existen meses en los que hay bajas temperaturas y nieve o probabilidad de que la haya.

Y la última la administrativa, aunque este quizás es el menor de los problemas, porque seguro que la Alcaldesa se convierte en la interlocutora perfecta para mediar con todas las administraciones y romper algunas de las trabas administrativas más importantes, sobre todo las vinculadas a la pertenencia de esta zona al Parque Natural, pero yo creo que con dialogo y voluntad seguro que somos capaces de romper esas barreras burocráticas.

¿Qué impacto tendría en la zona?

Imagínese, si el pueblo de la noche a la mañana se llena de esquiadores y amantes de la nieve. Imagínese que este pueblo se transforma en invierno en una de esos pueblos de los Alpes que se ven en las películas alemanas. Imagínese ver las calles del pueblo llenas de joyerías, coches de lujo aparcados en sus aceras, restaurantes de lujo, porque que nadie se engañe, el esquí es un deporte de elites, nada de que ve con la petanca o el senderismo. Imagínese por imaginar, una piara de cerdos ibéricos tirando de un trineo como si fueran Husky Siberianos

¿Qué plazos se barajan?

Yo, por coherencia y por ética no podría decirle fechas a la ciudadanía de Arroyomolinos de León, lo que sí le puedo decir es que se va todo lo deprisa que se puede, incluso ahora más. A los inversores americanos con el asalto al Capitolio, le has entrado la prisa, porque no saben las consecuencias, que, para la democracia del espectáculo, tendrá este intento de inoculación de violencia gratuita en el corazón de la democracia como llaman a la Casa Blanca.

Así que estos acontecimientos, en los que ves cientos de personas asaltando una institución para hacerse fotos en los despachos y luciendo todo tipo de disfraces de comparsas, lo que han conseguido es dos cosas, una tormenta de desconcierto mundial y acelerar más este proceso, gracias a un esperpento que ha convertido a un país de certezas, en un país donde reina el caos y la incertidumbre. Pero, de todas formas, lo importante es que el estudio del proyecto ha tomado impulso y eso solo significa una cosa, que la Estación de esquí de los Bonales está mas cerca.

¿Podría traer este proyecto otros más?

Este proyecto puede ser el impulso definitivo, de un pueblo que está en medio de todo y de nada al mismo tiempo, es como el gato de Schrödinger de la provincia, pero en versión pueblo, está cerca de país vecino, pero al mismo tiempo llegar allí se hace eterno. Puedes casi tocar Aracena desde el monte de Bonales, pero imposible llegar en menos de una hora hasta allí, puedes ver el mar o el aeropuerto en los días claros, pero solo eso, porque llegar allí puede ser una odisea. Por tanto, este proyecto podía convertir el pueblo en un nudo de comunicación, cuyas sinergias podrían aprovechar los pueblos de la comarca. Pero para que esto ocurra solo tiene que ocurrir dos cosas que todo el mundo ponga lo mejor de ellos y algo sencillo y gratis, que nieve con abundancia todos los años.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here