La subcampeona del mundo triguereña Carmen González lanza una campaña solidaria para acudir con una nueva prótesis a los Juegos Paralímpicos de París 2024

1
2354
Tras 21 años de éxitos deportivos, ahora se le presenta una oportunidad única para convertirse en paratriatleta de alta competición dentro del proyecto ‘Promesas del Paratriatlon’ del Comité Paralímpico Español.

Mari Paz Díaz. Ser subcampeona del mundo y campeona de Europa en cualquier disciplina deportiva ya es un motivo para aparecer en las noticias. Pero si, además, lo logras con una discapacidad, el resultado es aún más llamativo, pudiendo causar la admiración de todos. Esto es precisamente lo que ha conseguido a sus 37 años la triguereña Carmen González Sánchez, que, lejos de ver como un obstáculo el no contar con el pie derecho, -se lo tuvieron que amputar por una malformación congénita cuando tenía 4 años-, ha apostado por el deporte, llevando la bandera española a lo más alto de los pódiums de las competiciones en las que participa.

Atrás quedaron los años de niñez en los que le decía a su mamá que sólo quería que los Reyes Magos le trajeran un pie de verdad para ser una niña como todas las demás. También quedaron superados los duros momentos de la adolescencia, cuando no se aceptaba a sí misma y era incapaz de ponerse un pantalón corto por verse diferente. Hoy ha podido superarlo con creces gracias a su tesón, su esfuerzo, el apoyo de todos -especialmente de su madre, que siempre le decía que ella tenía que ser más fuerte y más valiente que todos los demás-, pero, sobre todo, lo ha conseguido gracias al DEPORTE.

En la actualidad, continúa infatigable y con nuevos desafíos para llevar un mensaje claro a todos, a personas con alguna discapacidad o sin ella: “Quiero ser un ejemplo para otras personas con discapacidad, porque todos tenemos días malos y, a veces, es inevitable pensar que ¡vaya putada me hizo a mí la vida! Pero también quiero animar a cualquier otra persona que se encuentre mal o no tiene fuerzas para continuar. Todos podemos hacerlo”.



Un ejemplo para todos, que ahora puede llegar a París 2024.

Esto lo dice alguien que, lejos de centrase en las limitaciones, apuesta por superarse cada día más. Tanto es así que es imposible transcribir al completo su currículum deportivo en unas líneas. Entre otros méritos deportivos internacionales, Carmen ha logrado ser subcampeona en la Copa del Mundo de Paratriatlón, categoría PTS4, celebrada en Alhandra (Portugal) el pasado 10 de octubre, en plena pandemia; campeona de Europa de Duatlón, categoría PTS4, que tuvo lugar en Punta Umbría el 8 de marzo de  este año; Medalla de Bronce en el Campeonato del Mundo de Atletismo en 100 metros lisos de Barcelona (1999); y cuarto puesto en el Campeonato Nacional de Alemania para Minusválidos Físicos en 100 metros lisos, habiendo quedado finalista en los XI Juegos Paralímpicos de Sidney (Australia), ambos celebrados en 2000. A todo ello se unen otros premios y reconocimientos a nivel nacional, como el ser campeona de Andalucía de natación en 2000 y 2002 o campeona de España en salto de longitud y 100 metros lisos en 1999.

En concreto, Carmen está federada en la Federación Andaluza de Triatlón, el CD Triatlón Huelva, el Club de Atletismo Conistorsis de Trigueros y el Club Ciclista La Alcolea de Trigueros. Y, profesionalmente, se dedica al fitness y actividades dirigidas, habiendo estado trabajando en el Polideportivo de San Juan del Puerto hasta el inicio de la pandemia, esperando ahora que termine la crisis sanitaria para retomar su actividad profesional. Ocupaciones que compagina con su faceta de madre de un niño de 8 años.

Presentación del equipo del proyecto del Comité Olímpico Español. / Foto: www.dxtadaptado.com

Además, acaba de iniciarse como componente del proyecto ‘Promesas del Paratriatlon’ del Comité Paralímpico Español, un nuevo reto que ha sido posible gracias a la propuesta que ha recibido de la Federación Española de Triatlon para convertirse en paratriatleta de alta competición y participar así como representante de España en los Juegos Paralímpicos de París 2024. Una invitación que le ha llenado de alegría e ilusión, consciente de que es una oportunidad única con la que, además, podrá dar visibilidad a la presencia de la mujer en el deporte, donde este colectivo continúa siendo minoría.

Necesita una nueva prótesis para ser más competitiva.

De cara a este nuevo objetivo, se está preparando de forma concienzuda a diario, puesto que lleva a cabo un calculado plan de entrenamiento, que incluye natación por la mañana, fuerza a media mañana y bicicleta por la tarde. Más de cuatro horas de entrenamiento diario, que pueden resultar en vano, porque necesita una prótesis más moderna y competitiva para su pierna, con la que sustituir la actual, que se encuentra completamente obsoleta. La cuestión es que cuesta 10.500 euros. Como ella misma nos explica, “mi problema es que me falta un pie y tengo una prótesis de hace 20 años, por lo que está anticuada. La nueva cuesta 10.508 euros, un precio que me es imposible pagar, porque soy mileurista y tengo responsabilidades familiares, una hipoteca… En mi vida diaria, los entrenos específicos de carrera los hago con la prótesis que en su día, hace 20 años, me dio rendimiento, pero se ha quedado antigua y no me permite evolucionar mucho más”. No sólo está el esfuerzo deportivo, sino que también está la parte económica por “los gastos que genera cierto nivel de entrenamientos, viajes, materiales…, es casi imposible de mantener si no se tiene un patrocinio que respalde. Todos los gastos corren de mi parte, de ahí la necesidad de ayuda”.

Por el momento, ya cuenta con algunas entidades que le han mostrado su apoyo, como sucede con el Ayuntamiento de Trigueros, pero no es suficiente. Necesita las aportaciones de algún patrocinador, que podría insertar su logo en su ropa de competición, entrenamientos, desplazamientos, incluso, su ropa de trabajo. También se ofrece a publicitarlo a través de redes sociales y entrevistas. Un bagaje que, además, se desarrollará durante cuatro años hasta alcanzar los Juegos de París. Objetivo imposible de conseguir sin la prótesis.

Veinte años de grandes de metas

Para Carmen, el deporte no sólo le ha ayudado a mejor su calidad de vida, sino también desde el punto de vista psicológico.

Su participación en la competición parisina sería el colofón a una trayectoria de más de dos décadas como deportista. Una carrera que se iniciaba hacia 1997-1998, cuando esta triguereña acudió a Sevilla a un clinic deportivo organizado por su ortopedia, en el que participaban medallistas paralímpicos. Según recuerda, “allí nos dijeron que con el deporte podíamos mejorar nuestra calidad de vida y, cuando me vieron correr, en seguida me propusieron que practicara atletismo. Yo acepté de inmediato, porque era una niña muy inquieta que montaba a caballo, en bici, etcétera”. Han pasado 21 años y hoy, mirando hacia atrás, se sorprende de todo lo conseguido.

Carmen comenzó haciendo sus prácticas con José Manuel Chacón Crespillo como entrenador de atletismo y, hasta ahora, continúan juntos. Una figura que ha sido fundamental en su vida, como ella misma reconoce: “una persona a la que tengo tanto que agradecerle, porque siempre ha estado conmigo y, al igual que me ayudó con el reto de Sidney, ahora está conmigo preparándome de manera totalmente altruista para París. Tanto a él, como a toda mi familia y mis amigos, tengo mucho que agradecerles por el apoyo que me dan. Es muy importante que los tuyos, que la gente te valore. Yo soy una compañera muy inquieta y me considero revolucionara. Y siento muy de cerca el cariño de todos. Si no fuera por la familia del deporte, no sería igual. Porque la vida está hecha de afinidades, de personas que compartimos esta pasión y, en mi caso, el deporte es un modo de vida. Sé que mis padres están muy orgullosos de mí, al igual que mi hijo, que, a veces, me acompaña con su bici cuando salgo a correr y, por supuesto, mi pareja, Juanfe, al que también le tengo mucho que agradecer”.

Realmente, los éxitos deportivos de González Sánchez llegaron muy pronto. Tan sólo cuatro meses después de comenzar a entrenar atletismo participó en el Campeonato de Andalucía y luego en el de España, llegando a alcanzar en 1999 una Medalla de Bronce en el Campeonato del Mundo. “Todo esto me ayudó muchísimo, porque me cogió en plena adolescencia. Tendría unos 16 años y fue una etapa muy dura, en la que no me aceptaba como era, tenía mucho complejo, tanto que era incapaz de ponerme en pantalón corto. Y con la actividad deportiva aprendí a superarlo todo, pudiendo transmitir un ejemplo a otras personas que estuvieran en una situación similar a la mía”, nos cuenta.

Su primer triatlón lo disputó nadando en la Ría de Huelva.

En este contexto, tuvo unos años de silencio deportivo, porque “no me veía capaz de compartir con gente sin discapacidad faltándome un pie”. Así fue hasta que, buscando hacer otra actividad deportiva, más allá del atletismo, descubrió a través de un monitor el Club Triatlon Huelva, donde “no sólo he encontrado a gente con la que hacer deporte, sino también mucho apoyo con el que superar todos los problemas que se nos presenta en la vida, como la muerte de mi madre, tu pareja o los baches laborales. El deporte es el mejor tratamiento que existe, no sólo a nivel físico, sino, sobre todo, psicológico”. Y es que, “aunque tengo mi reunión de amigos de toda la vida en Trigueros, el club para mí es como una familia, una experiencia que te da vida, porque me puedo codear con gente que me aporta mucho. Y, cuando no entreno con ellos, los echo mucho de menos”. Carmen forma parte de la directiva del club, donde ha podido demostrar que la mujer tiene mucho que decir en el deporte, a pesar de que, cuando ella comenzó, era una práctica copada por los hombres.

Carmen González, en el segundo puesto del podio, junto a la también española Marta Francés, ganadora de la prueba. / Foto: @TRIATLONSP.
Carmen González, en el segundo puesto del podio de la Copa del Mundo de Triatlón Paralímpico, junto a la también española Marta Francés, ganadora de la prueba. / Foto: @TRIATLONSP.

El primer triatlón en el que participó fue el Olímpico por relevos ‘Huelva, Puerto del Descubrimiento’ del Club Triatlon Huelva, que se celebró hace cuatro años, donde ella hizo la parte de la natación. Tal y como nos dice en esta entrevista, “fue muy emocionante y precioso, al celebrarse en un escenario espectacular, como es la Ría de Huelva. El único punto negativo fue que una jueza no me dejó ponerme una aleta especial que me suelo poner. Me hizo llorar, pero me repuse y competí con una sola pierna”.

A partir de aquí, hizo dos triatlones más por relevos y luego alguno más hasta que, participando en el Campeonato de Duatlon Europeo de Punta Umbría, un compañero que había conocido en Sidney le propuso acudir a París 2024. No lo tuvo claro, pero, de nuevo, se lo volvió a plantear en Portugal, así que “le pedí un poco de prudencia. Luego, me convocaron a una concentración, donde me incluyeron en este proyecto de promesas paralímpicas, lo que significa que nos llegarán un control y estudiarán nuestra evolución”.

Puedes ayudar a Carmen comprando una de sus camisetas o, si eres una firma o entidad, mediante un sponsor.

Por este motivo, Carmen quiere y necesita comprar una nueva prótesis y ha puesto en marcha la iniciativa de vender camisetas a un precio de 15 € con la idea de recaudar fondos. Así, todo aquel que lo desee puede colaborar con su proyecto. Es consciente de que, de este modo, es difícil conseguirlo, aunque todo suma. Lo ideal sería encontrar también algún patrocinador o patrocinadores. Siendo así, nos deja este mensaje de llamamiento: “Si alguien quiere ayudarme puede localizarme a través de las redes sociales o directamente en el Club Triatlon Huelva”.

Un llamamiento que hace desde el corazón, dado que esta onubense quiere “seguir compitiendo con calidad de vida. Quiero acudir al Campeonato de España, al Campeonato del Mundo en Miami y a otras fechas aún por cerrar por la pandemia”. Una ayuda que Carmen y el mundo del deporte, sin duda, agradecerán siempre. Mucha suerte.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here