Walter Browning, director de Rio-Tinto Company Limited durante 19 años, tenía tanto poder que era conocido como ‘El Rey de Huelva’

Gracias a Juan Carlos Domínguez conocemos más en profundidad a este controvertido personaje. Entre hoy y el sábado que viene, descubriremos más sobre este importante alto mando de la mina de Riotinto durante casi 20 años.

0
2329

Juan Carlos Dominguez. Walter Browning un hombre autoritario, déspota, de fuerte personalidad y con mucho temperamento, llegó a dominar las minas de Riotinto y la provincia de Huelva. Durante su mandato, The Rio-Tinto Company Limited llegó a tener casi 20.000 obreros y con ello, las mayores tasas de producción; pero también las mayores huelgas laborales, como la de 1920, donde varios miles de niños tuvieron que trasladarse a otras provincias españolas para poder subsistir.

Entró con gran éxito en la compañía en 1908 y le obligaron a dimitir en 1927 con grandes dudas sobre su actividad financiera y laboral. Walter James Browning nació en Londres, en el seno de una familia acomodada, en el año 1867, cuando ya se estaba gestando la venta de las Minas de Rio-Tinto por parte del gobierno español.



Hijo menor de un rico agente de bolsa londinense, había estudiado en el Jesus College de Cambridge. Era un vividor, que malgastaba el dinero de su padre, el cual tuvo que pagar una deuda que dejó por importe de 10 libras, así que se vio obligado a que su hijo abandonara sus estudios en Cambridge, tan solo un año después de haber empezado y volver de esta forma a Londres.

Al principio no quiso estudiar, pero más tarde realizó un curso de minería en la Escuela Técnica de Liverpool, consiguiendo dinero para el pasaje que le llevaría a trabajar a México, a las minas de oro de Sierra Madre, donde la experiencia lo transformaría. En esas duras tierras de ambiente peligroso y difícil para un chico joven como él, se acostumbró a llevar en el bolsillo una pistola para su defensa, además que era muy habilidoso con el fusil.



David Avery relata que al cabalgar por las minas, ya en Riotinto, enfundaba en su montura un rifle de repetición Winchester y en el costado derecho, debajo del cinto, el revólver Colt utilizado en México que en tiempos de conflictos laborales añadía un segundo revólver al otro lado.

En México le acompañó el éxito y en 1903 llegó a ser el todopoderoso director de la Mazapil Copper Company Limited. Una de las compañías más importantes del mundo en la extracción de diversos minerales, principalmente cobre, oro y plata. Fue un hombre duro y con mucho temperamento, contratado por otro hombre con gran personalidad y elevado carácter, su amigo Charles W. Fielding.

Charles W. Fielding había entrado a trabajar en las minas como escribiente en 1880, consiguiendo llegar a ser el representante de los accionistas Rothschild a finales de 1900. En el año 1904 la familia Rothschild, propietarios de las minas, lo nombró Presidente de la Rio Tinto Company Limited, cargo que ocuparía hasta 1923.

Fielding, que era un hombre de complexión fuerte y gran tamaño, había visitado América en varias ocasiones y en uno de sus viajes compartió un departamento de tren durante un largo viaje con un personaje cuyos conocimientos mineros y extraordinaria personalidad le habían impresionado; era Walter Browning. Así que cuando el anterior director general, William Arthur Carlyle, le presentó sus intenciones de dejar el puesto que había ocupado desde 1900 hasta 1907, Fielding se acordó de Browning para ocupar la Dirección General de la Rio Tinto Company Limited.

Cuando Browning recibió la noticia regresó a Inglaterra y estuvo unos días de vacaciones con la familia de Fielding. Walter James Browning llegó a las Minas de Rio-Tinto el jueves 9 de enero de 1908 con su esposa Alice o Lucy como la llaman algunos, a sus 41 años y estuvo como Director General de la RTCL durante 19 años, hasta 1927.

El día de su llegada los directivos y sus señoras les recibieron en la Casa Consejo de Bellavista. A la noche del día siguiente del 10 de enero le sorprendió el hundimiento de una de las cortas de Filón Norte, producidas por los efectos del agua, dicen que la Plaza de la Constitución se partió por el mismo centro y aunque no se produjeron víctimas se lanzó a dirigir las operaciones con tanta energía que antes no se había visto. Los trabajadores le apodaron inmediatamente “el terremoto”.

1 de marzo de 1914.

Durante las primeras semanas de trabajo estableció un dominio sobre las minas que jamás abandonó durante su estancia en Riotinto. Era un hombre déspota y que no aceptaba críticas, pero como era amigo del Presidente, estaba justificado.

Browning aunque no fuese alto, era hombre de buen parecer, con magnífico porte y figura. Pedro Valdés, escritor de Riotinto, cuenta que algunos obreros lo llamaban “Gañafote” por la rigidez del cuello, que hacía que su cuerpo girase levemente al mover la cabeza.

Son innumerables las anécdotas sobre Browning y su escueta manera de expresarse:

Por ejemplo, al jefe del departamento de las minas le dijo:

–          ¿Sabes usted redactar una dimisión?

–          Si, contestó

–        Pues vaya a su casa y redacte la suya.

En otra ocasión, a un inglés que solicitaba una casa para poder casarse con una sirvienta española le preguntó:

–          ¿Sabe usted a qué hora sale el tren correo desde El Coso?

–          A las diez y dos minutos, respondió.

–          No deje de cogerlo mañana. Está usted despedido.

Walter tenía tanta autoridad que su palabra tenía fuerza de ley, no solo en Riotinto sino en toda la provincia de Huelva y las autoridades de más alto nivel de la Administración, por ello en 1914 lo llamaban ‘El Rey de Huelva’.

Su reinado fue turbulento, con frecuentes conflictos laborales, disturbios políticos e incluso amenazas de asesinato. La fotografía anterior se trata de una reunión del staff de la RTCL con la presidencia del gobierno el 19 de febrero de 1914, para tratar el tema sobre los conflictos obreros. En ella se aprecia a la derecha el Presidente del Gobierno, Eduardo Dato, que sería asesinado posteriormente en 1921.

Nada más llegar Browning en 1908 a las minas, en la primera reunión que sostuvo al reunir a su staff diseñó claramente cuál sería la política a seguir para la etapa que emprendía. La prioridad del programa sería el aumento de la extracción de mineral, controlando los costes de materiales y de mano de obra, reducción de jornales, ajuste de contratos y horarios adecuados para esa finalidad.

El próximo sábado seguiremos conociendo las hazañas de este personaje tan destacado en la historia minera de la provincia.

BIBLIOGRAFÍA

https://dialogosenlacallesanz.blogspot.com/

http://garrat-patrimoniominero-industrial.blogspot.com/2010/04/walter-browning-rey-de-huelva.html

http://cronocracia.blogspot.com/2010/05/sobre-rio-tinto.html

http://recuerdosderiotinto.blogspot.com/2019

https://revistalacomuna.com/cultura-y-memoria/movimiento-obrero-cuenca

Avery, David.- NUNCA EN EL CUMPLEAÑOS DE LA REINA VICTORIA – Labor-1985

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here