La hostelería onubense, siempre luchadora pese a los malos tiempos

La hostelería onubense está saliendo muy malparada por la pandemia, se queja de estar en el foco de las restricciones y exigen más ayudas

0
284
hosteleria modelo huelva
hosteleria modelo huelva

Fran Oliva. Es una proclama unánime. Como el resto del sector en España, la hostelería onubense está saliendo muy malparada por la pandemia, se queja de estar en el foco de las restricciones y exigen mas ayudas. Con esa sensación, de luchar y lucha en tiempos tan adversos para ellos, están viviendo este 2020 por la COVID-19 y en Huelva no se iba a dar la excepción. En este caso, no se cumple la máxima que dice que “la excepción confirma la regla”.

Desde Marzo, el grueso de las restricciones han ido a parar en estos sectores. El cierre completo desde el 13 de Marzo se mantuvo hasta el 4 de Mayo cuando comenzó la desescalada. Desde entonces, cuatro fases (1,2,3,4) hasta llegar a la ansiada “nueva normalidad” que ha durado poco.

CERRADOS HASTA LA DESESCALADA

Los establecimientos hosteleros podían abrir desde la fase 1 (30% de las terrazas) para pasar después a la apertura de un tercio del aforo interior con servicio exclusivo en mesas en la fase 2. Después, la fase 3 posibilitaba el consumo en barra y ampliaba el aforo de las terrazas al 75% de las mesas, con una ocupación máxima de 20 personas. Finalmente, la nueva normalidad flexibilizaba las restricciones aunque mantenía ciertas limitaciones de aforo y de distancia de seguridad entre mesas y sillas.



La hostelería onubense está siendo uno de los sectores económicos más golpeados

Todo esto, bajo estrictas medidas de seguridad higiénico-sanitarias como la colocación de dispensadores de geles, desinfección de mesas o eliminación de productos de autoservicio como servilleteros, palilleros, vinagreras, aceiteras. También se popularizo la implantación de maquinas de ozono, de aires acondicionados con filtros HEPA o, en caso de no tenerlo, la ventilación continua de los interiores de bares, restaurantes y cafeterías.

Algo que nos cuenta de primera mano Rafael Acevedo, presidente de la Asociación Provincial de Bares, Restaurantes y Cafeterías de Huelva (Bareca). “Somos un sector tan castigado pero tan obediente… pasó con las limitaciones al tabaco, que las acatamos a rajatabla… pasó con el primer confinamiento, cerramos sin rechistar desde el dia 1. Cuando empezamos a abrir por fases empezando por el servicio a domicilio, después la recogida a los establecimiento y terminando por el aforo limitado, hemos acatado las ordenes al máximo”.

A finales de Mayo, según datos de la Asociación Provincial de Empresarios de la Hostelería, el 50% de los bares y restaurantes de la provincia habían abierto. Dato que Bareca elevará a esa fecha al 70% de sus asociados. Un inicio de recuperación que la hostelería onubense esperaba en estos meses, al término de la fase 3 -en la fase 1 solo abrieron el 10-15% de los asociados a Bareca y el 6% de los negocios de hostelería afiliados al Círculo Empresarial de Turismo- y que para ser total había que esperar unos meses

UN SECTOR MUY CASTIGADO

La reapertura del sector ha sido muy al ralentí por la perdida irrecuperable de épocas como la Semana Santa, el Rocio, comuniones, cruces de mayo o la primavera y parte del verano. Además, otro dato que refleja esas perdidas fueron las contrataciones, que en el sector se desplomaron en julio. Según datos del Servicio de Empleo Público Estatal, en julio se firmaron 233.752 contratos, una cifra que supone menos de la mitad de la que se produjo un año antes, cuando se alcanzaron los 486.151. 

Y es que el daño que sufrió en los primeros meses de la pandemia del coronavirus fue muy grande. La hostelería onubense, por ejemplo, fue uno de los sectores que, por ejemplo, se acogió de forma masiva a los ERTEs para minimizar el daño económico. En esos primeros meses, los datos, según Bareca, ya mostraban una perdida de la facturación anual del 22%.

Actualmente, otro dato que refleja el desplome es el de las afiliaciones a la Seguridad Social de los trabajadores de la hostelería onubense. En Noviembre, el número de trabajadores afiliados con alta en la provincia de Huelva era de 10.732 personas, descendiendo un 16,5% respecto a Octubre (12.852 personas) según datos del Ministerio de Trabajo. Concretamente, en régimen general se reflejaron 7.361 trabajadores en la provincia de Huelva, cayendo un 21,8% con respecto a Octubre (9.414). El número de autónomos en el sector se cifró en 3.371, que representó un descenso del 1,7% en comparación a Octubre (3.438). Respecto a Febrero, la caída se ve más pronunciada. En ese mes, había 10.131 trabajadores afiliados por el régimen general y 3.399 por el de autónomos, siendo el total de 13.530 afiliados. De Febrero a Noviembre se ha perdido un 21,7% de trabajadores.

Además, el Circulo Empresarial de Turismo ha calculado que la pandemia se llevará por delante el 15% de los negocios hosteleros de Huelva. Un porcentaje que con las actuales restricciones puede ir a más.

PREVISIONES CATASTRÓFICAS

A dia de hoy estamos con unas perdidas del 60% de facturación respecto al mismo periodo del año pasado. Esto hablamos de bares, restaurantes y cafeterías que están abiertas… si hablamos de caterings y el sector nocturno, son perdidas del 100%. El tema de comidas con las restricciones, se van a perder un 80-90% respecto a las Navidades del año pasado porque la gente no se esta animando por las limitaciones que hay”. Así de pesimista se nos muestra Acevedo con la campaña de Navidad para el sector.

Y es que las restricciones actuales de movilidad y de cierre a las 18:00 están atacando sin piedad a la hostelería. De forma muy amarga se queja Acevedo de esta situación ya que “ahora mismo somos policías, pendiente a la gente que venga y se ponga las mascarillas, de que no junten las mesas, que no se pongan en la barra, pendiente de los horarios. A la gente le cuesta trabajo porque después de las 17:00 cuando termina de trabajar o de almorzar, le gusta una sobremesa o una copia y nosotros nos ponemos como loco a recoger la terraza, a echar a la gente… estamos trabajando como nunca y somos el sector más acribillado, más quemado”.

Y aprovecha para quejarse amargamente de la ayuda gubernamental. “Nos han cogido como conejillos de india y no nos han ayudado para nada. Es una pura vergüenza lo del Gobierno y la Junta de Andalucía. Estamos atados de pies y manos y como esto siga así, cerrará mas de un 35% de establecimientos”.

´NECESITAMOS AYUDA’

Y, con este panorama, deja claro un mensaje Acevedo. “Las medidas de la Junta del Plan de Rescate Económico no se ha aplicado nada de momento, cero. Lo único que ha venido ha sido lo de los autónomos, que han tenido que rellenar un montón de papeles y a ver cuándo llega. A los empresarios que somos sociedad limitada con mas de tres empleados, estamos como antes. De la Junta, y sobre todo también del Gobierno central, la ayuda ha sido muy poca”.

“Con el tema de los suministros, seguimos igual aunque el Ayuntamiento en esto nos ha ayudado con el plan de las terrazas y ampliación, los impuestos y el agua de Huelva que nos quitaron toda la pandemia. También hemos recibido el plan de ayuda de los 500 euros para la hostelería”.

En este terreno, aprovecha Rafael Acevedo para mandar un mensaje claro. “Queremos que nos dejen trabajar. La mejor ayuda para la hostelería onubense es esa. Si nos dejan, nos tocaría la lotería. No podemos con las limitaciones actuales. Por lo menos, podrían dejarnos hasta las 22:00 en estes fechas cuando miren las limitaciones a partir del dia 10. Que se amplíe un poco el aforo de las mesas, que sean de 10 personas para las pequeñas comidas de Navidad porque aunque lo damos por perdido podríamos aprovechar algo esta semana y la siguiente. Es lo que pedimos porque sino es una ruina total.

Desde el sector, se pide, a nivel económico, la complementación de hasta el 100% la exención de las cotizaciones sociales por los ERTE, la prórroga de estos hasta finales de 2021 o la reducción del IVA de la hostelería y el ocio nocturno al 4% hasta final de 2021. También se pide la eliminación de pago de autónomo durante el periodo en el que se establezcan limitaciones o restricciones, la supresión de los impuestos energéticos, la disminución de los módulos y la bonificación de las tasas de juego al 100%.

RECONVERSIÓN

Por último, como muchos sectores, la hostelería está experimentado una reconversión que supondrá un lavado de cara al futuro. En este aspecto, Bareca se centra en la fortaleza para el futuro cómo señala Acevedo. Lo que estamos padeciendo nos esta obligando a reinventarnos y a luchar más que nunca… el día que esto pase, que parece una pesadilla, el sector y los que quedemos en el camino nos volveremos tan fuertes que, venga lo que venga, será imposible que se derrumben los negocios porque lo que estamos pasando es una tortura. Vemos el túnel negro pero quien pase esto, será el máximo ejemplo de que ha hecho los deberes muy bien. Somos supervivientes.”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here