Incorporado un equipo de 6 enfermeras de refuerzo para las residencias afectadas por Covid

Este operativo va destinado a los centros residenciales de personas mayores y del ámbito de la discapacidad que requieran atención sanitaria presencial y continuada debido a la aparición de casos.

0
103

Redacción. Los Distritos Sanitarios de Atención Primaria Huelva-Costa y Condado-Campiña han incorporado en los últimos días un equipo de seis enfermeras de refuerzo destinado a las residencias de personas mayores y otros centros sociales con personales institucionalizadas, fundamentalmente del ámbito de la discapacidad, que requieran atención sanitaria presencial y continuada ante la aparición de casos de Covid-19.

Esta actuación se enmarca dentro de las diferentes medidas impulsadas por la Consejería de Salud y Familias en la provincia de Huelva con el objetivo de mejorar, desde el comienzo de la pandemia, la protección de los centros residenciales de carácter sociosanitario, así como dar respuesta a sus necesidades en materia asistencial en este apartado, intensificando las labores de seguimiento habitual que ya se venían realizando por parte del Servicio Andaluz de Salud (SAS) en este tipo de instalaciones.



Las nuevas enfermeras han sido contratadas específicamente por los distritos onubenses para desarrollar su labor in situ en aquellas residencias ubicadas en su radio de influencia que tengan que ser medicalizadas debido a la detección de casos entre sus usuarios, una actividad que prestan en coordinación con los profesionales médicos y de enfermería de referencia asignados a estos centros y en apoyo al personal interno.

Previa a esta reciente medida que viene a sumarse, la Consejería ha creado una red de enfermeras gestoras de casos que lleva a cabo tareas de vigilancia y seguimiento proactivo tanto de las personas institucionalizadas como de los trabajadores de los centros residenciales de forma ininterrumpida los siete días de la semana, a través de llamadas telefónicas y visitas. La función de estas profesionales pertenecientes también al SAS se centra en atender, asesorar y colaborar en el cuidado de los problemas de salud de los residentes, a la vez que supervisar la aplicación de las medidas de prevención de la enfermedad, facilitando información sobre cuidados a pacientes en aislamiento, intervención durante el desarrollo de síntomas, trabajos de limpieza y desinfección y uso de equipos de protección en los trabajadores.



Otra de las acciones implementadas en este ámbito ha sido la mencionada constitución de equipos de refuerzo para la atención residencial formados por médicos y enfermeras de familia, que en turnos diarios prestan apoyo ante aquellas situaciones clínicas que lo precisan. En esta misma línea y dando un paso más, se está procediendo a la medicalización de aquellas residencias en las que por la complejidad o condiciones clínicas de los casos es necesaria asistencia médica presencial y permanente.

Desde el SAS también se ha promovido un programa de cribado del Covid-19 en los centros residenciales, consistente en la realización de test diagnósticos para la detección precoz de casos en la totalidad de usuarios y profesionales -ya está en proceso la quinta ronda de estas pruebas-. E igualmente es reseñable la organización de cursos formativos con vistas a dotar al personal de conocimientos y herramientas prácticas para prevenir la transmisión de la enfermedad en estos espacios.



Por último, desde la semana pasada ya se encuentra activo el centro de evacuación de la provincia de Huelva, puesto en marcha por la Consejería de Salud y Familias para acoger a usuarios de residencias afectadas y que tiene como sede las instalaciones de la asociación Frater (Fraternidad Cristiana de Personas con Discapacidad) en la capital onubense.

La finalidad de este nuevo dispositivo, dependiente funcionalmente del Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez, es ofrecer apoyo asistencial a aquellas residencias que presenten dificultades estructurales para organizar adecuadamente los aislamientos ante la aparición de casos, exista falta de personal a la hora de prestar los cuidados o cuando se produzcan situaciones clínicas que puedan mejorarse evacuando a los residentes. A todos los efectos estos espacios de evacuación se consideran como una residencia más de cara a la activación de atención médica presencial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here