Francisco Muñoz y Cristina Borrachero: “Es un orgullo que se reconozca nuestra labor y enriquece mucho que lo hagan de esta forma”

Entrevista a los premiados con el galardón ‘La Minería de las Personas’ de Matsa.

1
603

HBN. Francisco Muñoz y Cristina Borrachero son doctores en el hospital Juan Ramón Jiménez y trabajan como médicos internistas en el tratamiento y seguimiento de las personas afectadas por la enfermedad de Andrade. Recientemente, la compañía MATSA les ha entregado su galardón ‘La Minería de las Personas’, en reconocimiento a la labor que realizan con los pacientes de esta enfermedad en Huelva y su participación en ensayos clínicos. En esta entrevista ofrecen algunas claves sobre su labor investigadora.

– ¿En qué consiste la enfermedad de Andrade?
– Cristina Borrachero: Es una enfermedad que se produce como consecuencia de un depósito de una proteína en distintas partes del organismo, lo que provoca falta de sensibilidad en los miembros inferiores y puede avanzar hacia una pérdida de fuerza. También, se le asocian síntomas digestivos, urinarios, oculares y de corazón.



Francisco Muñoz y Cristina Borrachero son doctores en el hospital Juan Ramón Jiménez y trabajan como médicos internistas.

– ¿Existe un perfil de personas afectadas por esta enfermedad?
– Francisco Muñoz: No hay un perfil concreto, sino que es una enfermedad genética. Tiene que haber, por tanto, un antecedente personal. No se desarrolla de forma espontánea, sino que se hereda de padres a hijos. En este sentido, se suele agrupar en focos endémicos, y en Valverde del Camino, Beas y las zonas circundantes tiene una especial incidencia.

– ¿Cuánto tiempo lleváis trabajando en la investigación y qué resultados habéis obtenido?
– C.B.: Los dos llevamos ocho años, si bien, antes trabajaron otras personas. Hasta 2012 no había ningún tratamiento, salvo el trasplante hepático. Ahora estamos en un momento bueno en el que aparecen medicamentos para tratar la enfermedad y, en ese sentido, hemos tenido suerte. Además, nuestro trabajo precisamente está enfocado a la búsqueda de los tratamientos médicos.



– ¿Hay en estos momentos un tratamiento efectivo?
– F.M.: Desde hace seis o siete años hay muchos ensayos clínicos en marcha en los que hemos podido participar y hemos pasado de trasplantar enfermos, que es una técnica muy agresiva, a disponer de fármacos que se administran por vía oral o intravenosa y que están teniendo resultados similares o mejores incluso a los del trasplante hepático. Debido a ello, ha cambiado de forma sustancial la supervivencia de estos pacientes, que de otra manera tenían un promedio de fallecimiento de unos diez años una vez realizado el diagnóstico.

– ¿Cuál es el objetivo de vuestra investigación?
– C.B.: Nuestro objetivo es ofrecer un tratamiento que los mantenga en las mejores condiciones posibles. No hay un sistema curativo, pero a corto o medio plazo conseguiremos frenar la patología, de ahí la importancia de hacer una detección precoz, para que la enfermedad se quede en el estadio más bajo posible. Ahora mismo solo podemos frenar el avance.

– ¿Hay más sitios donde se investigue sobre esta enfermedad?
– F.M.: En Andalucía somos referencia, ya que los médicos cogemos experiencia cuando tenemos pacientes similares y aquí los tenemos. En España hay otros centros en Madrid, Barcelona y Palma de Mallorca. Huelva es la más afectada en este tipo de enfermedad en Andalucía.

– ¿A qué se debe?
– F.M.: A la genética y los movimientos migratorios. Antes se limitaban a una población concreta, pero, ahora, los movimientos por motivos laborales o familiares hacen que se puedan dar en otras provincias. No obstante, todos los pacientes tienen familiares oriundos de los puntos de origen de la enfermedad.

Momento del reconocimiento otorgado por Matsa a los doctores.

– ¿Cómo valoráis el galardón que os ha otorgado MATSA?
– C.B.: Para nosotros es un orgullo que se reconozca nuestra labor y te enriquece mucho que lo hagan de esa forma. Y si eso beneficia para dar visibilidad a los pacientes y las asociaciones y para que otros compañeros médicos conozcan esta labor, pues es fantástico.

– F.M. Estamos muy contentos. Cuando me llamó Cristina para contármelo me dio mucha alegría. Uno no busca el reconocimiento, pero es verdad que a todos nos gusta recibir de vez en cuando una palmadita en la espalda.

– ¿Y qué os parece que una empresa minera como MATSA valore y premie vuestra labor investigadora?
– F.M.: Me parece bien, porque en este campo de las enfermedades raras este tipo de reconocimientos permite darle luz y visibilizarlas ante el público general, para que puedan reconocerlas pronto y detectar a los pacientes lo antes posible, ayudando a la detección precoz.

– C.B.: Sobre todo hay que potenciar y dar a conocer este tipo de investigaciones.

– ¿Qué mensaje os gustaría trasladarle a la ciudadanía y a las personas que padecen esta enfermedad?
– C:B.: Queremos que sepan que agradecemos el apoyo de la sociedad y si alguien necesita algo en relación a este problema que sepan que estamos para ayudarlos. Son pacientes que tienen muchas secuelas y necesitan apoyo médico y psicológico por lo que es importante que la sociedad y las administraciones lo conozcan para poder brindarles ese apoyo.

– F.M.: El panorama que se nos presenta a medio plazo es muy esperanzador y pronto tendremos distintos tratamientos que poder ofrecerles. Seguro que en corto plazo de tiempo los tendrán a su disposición.

1 Comentario

  1. ENHORABUENA, son 2 grandes profesionales y grandes personas, yo he sido paciente del Dr. Muñoz y lo soy actualmente de la Dra. Borrachero y se merecen estos reconocimientos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here