El onubense que vivió en primera persona los ’55 días en Pekin’

Fernando de Antón del Olmet formaba parte de la legación española en China cuando se produjo el sitio que fijó los ojos del mundo en el conflicto de los boxers, en el umbral del siglo XX.

0
1008

R.F.B. En el barrio del Huerto Paco hay una calle que se llama Marqués de Dos Fuentes. Se rotuló en homenaje a un personaje nacido aquí y reconocido a nivel nacional, a principios del siglo XX. Es seguro que la mayoría de los onubenses, no obstante, desconocen el perfil de este huelvano polifacético y singular. Y muy probablemente en dicho barrio e incluso en la propia calle los vecinos sean completamente ajenos a la historia de este, en su día célebre, nativo de nuestra ciudad.

El onubense Fernando de Antón del Olmet.

Se llamaba Fernando de Antón del Olmet y López de Haro, y nació en Huelva en 1872, en la calle Botica. Hijo de Fernando de Antón del Olmet y Serón de Aragón, barcelonés de origen alicantino, funcionario de Aduanas que llegó destinado a la capital onubense; y Casilda López de Haro Ruiz de Baeza y Vélez Ladrón de Guevara, nativa de Huelva e hija del regidor de la ciudad. El perfil aristocrático de sus ascendientes no llevaba aparejado título nobiliario alguno.

Cartel del film ’55 días en Pekin’.

Sin embargo, Fernando consiguió en 1910 la rehabilitación a su favor del título de Marqués de Dos Fuentes, por ser descendiente del cuñado de la III marquesa. El título había quedado anulado en 1855 por impago de los derechos de sucesión.



Pero antes de ostentar el título Antón de Olmet vivió en primera persona la sublevación y asedio al barrio de las embajadas que tuvo lugar en China y que sirvió de argumento para la conocida película norteamericana ’55 días en Pekin’, protagonizada por David Niven, Ava Gardner y Charlton Heston. Era secretario de la embajada.

Imagen de una fiesta real de disfraces que tuvo lugar en agosto de 1900, en la embajada francesa en Pekin. En el centro arriba con bigote, Fernando de Antón, A su izquierda el embajador español.

Y aunque en el film hollywoodiense tuvieron más peso los diplomáticos y militares anglosajones, la historia real supuso que los españoles jugaron un papel transcendental en la solución del conflicto -los chinos se alzaron contra el imperialismo occidental, al objeto de expulsar a los extranjeros del país-. El embajador español, Bernardo Cólogan, al que asistía Fernando de Antón, era el decano de los diplomáticos extranjeros en China.

La importancia de las relaciones de Antón de Olmet y su posición en el nucleo del conflicto debió ser evidente. Ya de vuelta en España, en diciembre de 1900, publicaba un artículo en el principal medio nacional, ‘La Ilustración Española y Americana’, en el que reproducía los autógrafos que había obtenido de los firmantes del acuerdo de paz, entre otros.

Plano del barrio de las embajadas en Pekin, el que fue sitiado en 1900 en el conflicto llamado de los Boxers.

Posteriormente llegaría el mismo a ser embajador de España en China, a principios de la década de los 20. Además de diplomático, Fernando de Antón fue un importante autor literario, sociólogo, Poeta e Historiador. En este sentido fue nombrado por el ayuntamiento Cronista Oficial de Huelva.

Fernando de Antón escribió numerosos títulos. Adquirió celebridad como experto en temas del lejano oriente pero también en otras materias. Fue defensor de la idea de que Cristóbal Colón era gallego y no genovés. Esta teoría le valió que llegaran a escribir un libro para rebatirle titulado ‘Cristóbal Colón y su detractor el marqués de Dos Fuentes (Don Fernando Antón del Olmet)‘, de Enrique Sanfuentes y Correa.

Artículo de Antón de Olmet que reproduce los relevantes autógrafos que obtuvo. (BNE)

El diplomático onubense tuvo una pareja de hermanos: Luís, también escritor, además de político, murió joven asesinado, según se ha escrito por una cuestión sentimental; y Casilda, poeta y dramaturga. Ninguno de los tres tuvo descendencia, con lo que el título nobiliario dejo de existir.

Fernando de Antón de Olmet López de Haro falleció en Madrid, en 1955.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here