Un vecino de Villablanca, crea una aplicación que detecta ratas vivas en los paquetes de comercio electrónico

José Manuel Alfaro nos trae un nuevo relato de ficción como cada domingo, dentro de su sección semanal 'El Cuaderno de Muleman'.

0
182
Activación aplicación.
Escorpión negro.

José Manuel Alfaro/ Sección de ficción ‘Cuaderno de Muleman’. Hoy a las 9:00 h se ha presentado una aplicación, que podría dar seguridad y tranquilidad a todos los que en estos días realizan compras por internet, especialmente las que se hacen a los principales gigantes del comercio electrónico. Su creador es un informático de Villablanca, cuya idea y germen del proyecto nació a partir de un incidente en una de las compras que realizó a una de estas plataformas, como los miles de usuarios que compran en internet productos que podrían encontrar en cualquier comercio de proximidad de su localidad.

Aunque la aplicación está en una fase beta inicial y no pasará al PlayStore hasta que no se validen las últimas correcciones del algoritmo, que se ha convertido en el gran elemento de innovación de una aplicación única en el mercado. Si todo va bien, a principios de noviembre la aplicación podría entrar en la fase “beta star”, lo que implicaría que podría ser descargada por un grupo de usuarios seleccionados previa invitación, que serían los responsables de evaluarla antes de subir una versión “beta star 2”, que ya podría ser descargada por los usuarios de una determinada zona y que serían los responsables de comprobar el verdadero potencial de la App, antes de revalidar la versión y poner en el mercado una versión “beta star 3”, ya disponible para el todo el continente.



Festival de danza de Villablanca.

Si el mercado regulatorio la aprobara para el continente, podría lanzarse una versión “beta star global” disponible para todo el mundo, menos para Australia. Por su especial legislación medioambiental, el país de los canguros tendría que autorizarla en un plazo máximo de un mes, lo que podría hacer posible que antes de navidades la versión “Star Global 1” estuviera disponible incluso en la Antártida, algo que significaría que la aplicación podría ser descargada por más de 3.800 millones de personas, es decir el 51% de la población mundial.

Esto podría generar a este informático de Villablanca unas plusvalías de más de 3.800 millones de euros, si la aplicación tuviera un precio de mercado por descarga de un euro, haciendo multimillonario a este joven emprendedor Villablanquero, que a continuación nos habla en la siguiente entrevista de cómo el éxito no se logra solo con cualidades especiales, sino con trabajo, constancia, método y organización.



– ¿Cómo se le ocurrió la idea?
– Puede que no todo el mundo piense así, pero la inspiración te tiene que llegar trabajando, de nada sirve que tengas una mente abierta y creativa, la escribas en un papel y luego la guardes en el cajón. Eso con el tiempo te das cuenta de que no sirve para nada, puedes escribir el poema más bonito, anotar la idea de una aplicación que puede acabar con el hambre en una década, pero si no la pones en marcha, si no haces posible que esa inspiración llegue cuando estés delante del ordenador, como pasó conmigo, al final terminarás siendo un simple soñador, un protagonista más de los miles y miles más del cuento de la lechera que hay en el mundo.

Momento de la entrega.

Así que cuando recibí aquel paquete en el que se supone que venía algo que había pedido a uno de los mayores gigantes de comercio de internet y comencé a escuchar un ruido en su interior, surgió inmediatamente la idea. En ese momento me encontraba delante del ordenador para hacer otro pedido, dejé el pedido en la cesta y me puse a programar. Estuve toda la noche, hasta que logré diseñar una aplicación móvil que seguramente podría sacarme del estupor en el que me encontraba, tras escuchar un ruido indescriptible dentro de la caja, un ruido como si algo estuviera arañando las paredes de cartón aún precintadas. Lo demás vino solo, porque en el momento que le di forma y la hice pública todo fue un no parar.



– ¿Cree que esta aplicación podría mejorar el mundo en estos momentos?
– Yo creo que sí, no soy el único comprador compulsivo de internet en el mundo, miles de personas se llevan navegando sin rumbo por la red, hasta que terminan comprando algo que podrían conseguir en un comercio de proximidad de los que aún quedan en su barrio. Así que siguiendo la estela de esta sociedad que avanza hacia la normalización de las compras en internet, en estos momentos mi aplicación tiene más sentido porque contribuye esencialmente a generar confianza a ese comprador al que, cuando le llega su paquete, siente miedo al abrirlo, porque piensa que dentro de él puede haber algo más que su pedido. ¿Cuántas veces has comprado algo en internet que ha llegado desde China, por ejemplo, y has pensado en la posibilidad de que viniera dentro un escorpión, una tarántula en vez del paquete de pilas recargables que has pedido a la otra punta del mundo? Pues a mí me paso, que pedí un paquete en uno de esos días prime y, nada más colocarlo sobre la mesa, escuché ruido en su interior, cuando lo abrí la sorpresa fue mayúscula, salió saltando una rata ¡menudo susto! casi le da un infarto a mi madre. Si yo hubiera sabido de la existencia de la aplicación que he diseñado, la habría utilizado para conocer que había en su interior.

Pueblo de Villablanca.

– ¿Cómo funciona la aplicación?
– De una forma muy sencilla, básicamente cuando abres la aplicación, se activa el micrófono y una voz te dice que coloques el teléfono sobre una de las superficies de la caja, una vez que lo colocas, este comienza a grabar el interior de la caja. Después de un minuto de grabación de alta sensibilidad, un potente algoritmo especialmente creado para la aplicación analiza la grabación y, pasados unos segundos, te dice qué tipo de animal viene dentro de la caja. En esta primera fase, la capacidad de detección del algoritmo es de casi 100 especies de animales, que son los más comunes y de los que se tiene constancia que han llegado a colarse en numerosos envíos. Entre estos estarían ratas, ratones, escorpiones, gorriones, diversas especies de serpientes, sobre todo las venenosas como cobras y cascabel, murciélagos, avispas y abejas. La detección de estos animales antes de abrir los paquetes ahorraría sustos que podrían provocar incluso infartos o accidentes. Así que imagínese la dimensión que podría tomar la aplicación en todo el mundo, con los miles de millones de paquetes que se piden diariamente por Internet.

– ¿Qué va hacer con todo el dinero que podría ganar?
– Lo tengo claro, primero invertir en mejorar la aplicación, que debería detectar en un futuro no solo animales minúsculos como arañas y hormigas, sino también tendría que ir más allá y detectar si dentro de la caja viene algún virus o bacteria, algo que podría saber perfectamente por el ruido atómico de sus átomos, porque como todo el mundo sabe, cada objeto, cada ser vivo por muy pequeño que sea tiene su propio ruido. Es verdad que para esto estamos lejos porque los teléfonos de hoy en día no están equipados con micrófonos de sensibilidad atómica, pero se podría buscar una solución y acoplar uno accesorio para aquellos que no lo tuvieran. Quién sabe, si la próxima revolución de los teléfonos móviles no es la carama, sino su micrófono con capacidad para oír cómo se mueven las moléculas de un virus. Y lo segundo que voy a hacer es comprarme un ordenador con al menos Windows 7 y un teléfono de última generación con una pantalla de al menos 5 pulgadas.

Rata tipo.

– ¿Tiene pensado algún otro proyecto?
– Pues sí, y aunque se encuentra en fase muy embrionaria, ya le puedo adelantar algo porque va en la misma línea de trabajo que la anterior. Estoy terminando de diseñar una aplicación especialmente pensada para gente estreñida, una aplicación que permitirá conocer a los usuarios que la utilicen el tiempo aproximado que va a transcurrir desde que se coloca el teléfono en la barriga hasta que concluye completamente el proceso de defecación. De todas formas, ya le adelanto que como éstas ya tengo pensadas varias, todas encaminadas al campo de la salud y el bienestar, pero eso será en otra entrevista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here