Vista en Berrocal la que podría ser la pantera negra de Huelma junto a un lince ibérico

José Manuel Alfaro, 'El Cuaderno de Muleman', cuenta en este relato de ficción cómo "el avistamiento tuvo lugar a primera hora de la mañana en El Alto del Casullo, una zona situada a 2 km de Berrocal en dirección a El Madroño, donde se encuentra uno de los asentamientos dolménicos mejor conservados de la provincia, un lugar desde donde ambos felinos podrían divisar casi todo el término de Berrocal".

0
2001
Pantera de Venta de Huelma.
Vista de Berrocal.

José Manuel Alfaro / ‘El Cuaderno de Muleman’. Hoy a las 9:00 h, un vecino del Berrocal habría divisado la pantera negra (Panthera pardus) que llevan días buscando en la localidad de Ventas de Huelva de Granada, junto a un lince ibérico (Lynx pardinus). El avistamiento tuvo lugar a primera hora de la mañana en El Alto del Casullo, una zona situada a 2 km de Berrocal en dirección a El Madroño, donde se encuentra uno de los asentamientos dolménicos mejor conservados de la provincia, un lugar desde donde ambos felinos podrían divisar casi todo el término de Berrocal. Un paraje ideal y único, rodeado por fincas de alcornocal y la Ribera de Hornueco, donde estos felinos podrían encontrar el lugar perfecto para alimentarse y descansar, para proseguir su huida juntos.

Estos felinos no se veían por la zona desde que fue concedida a Berrocal la emancipación municipal por privilegio del rey Felipe IV el día 25 de agosto de 1658. Una emancipación que se celebró con una gran fiesta circense que trajo hasta la localidad, decenas de saltimbanquis, bufones reales, equilibristas, mujeres barbudas y domadores de panteras y linces salvajes. Los felinos en cuestión fueron vistos andando por el interior del dolmen del Casullo, el más antiguo de la provincia de Huelva (IV milenio a.C.) muy cerca de donde se encontró, un ídolo tolva prehistórico con atributos femeninos realizado en barro con pigmentos rojos, conocido como la “Venus del Casullo”. La pantera y el lince fueron avistados por un biólogo del pueblo, a una distancia de tan solo 1 km, mientras mordisqueaban lo que podría ser un conejo que habrían cazado hace unos momentos.



Dolmen del Casullo.

Aunque hasta el momento estos hechos no han sido confirmados por ninguna fuente oficial, este biólogo nos cuenta que pondrá todo su material fotográfico al servicio del alcalde del pueblo, los investigadores de la Universidad y el servicio de protección de la naturaleza, para que emitan los informes técnicos pertinentes, que posiblemente demostrarán la veracidad de un avistamiento, del que todavía dudan muchos de los vecinos del pueblo. A continuación, adelantamos parte de una entrevista a este biólogo berrocaleño, que saldrá en una prestigiosa revista científica en las próximas semanas, si es aceptada por los revisores de la misma.

Pantera de Venta de Huelma.

-¿Cómo sabe que lo que vio fue una pantera negra y un lince?
-Si algo sé es diferenciar una pantera de un gato negro bien alimentado y con los ojos cerrados un conejo de un lince. Puede que fuera una hora en la que el sol estaba rompiendo en el horizonte y para los que no están acostumbrados a su luz cegadora, ellos podrían tener cierta dificultad para diferenciar un ratón de campo de un meloncillo. Pero para alguien que se ha hecho decenas de anillamientos de flamencos al amanecer en el Parque Natural de Marismas del Odiel, que ha participado en estudios de seguimiento del lince en el parque nacional de Doñana o que ha trabajado decenas de veranos en agosto, gestionando el tráfico en labores de asfaltado de la mitad de las carreteras secundarias de la provincia, la incidencia de la luz en mi retina no es un problema para alguien también adiestrado oftalmológicamente como yo. Así que, si me pregunta un científico de la Universidad, el Alcalde del pueblo, un agente de medio ambiente o el dueño de un circo de que si lo que había visto era realmente una pantera y un lince, yo les diría, que estoy seguro al 99%.



Lince ibérico.

-¿Cómo habrían llegado hasta aquí?
-Yo tengo una teoría, una sencilla y creíble para los escépticos. Yo creo que la pantera, no sé porque extraña razón llego a la Venta de Huelma en Granada, supongo que de algún circo ilegal o incluso no me extrañaría que fuera la mascota de algún narcotraficante de la zona con gustos exóticos, hay quien le da por los coches deportivos y otros por tener grandes felinos como mascotas. En ambos casos la pantera al escapar, iría rumbo al norte dirección a Sierra Morena, hasta llegar a Montoro, de allí avanzaría hacía el oeste por el GR-48 que recorre toda la Sierra, dirección a Portugal, yo creo que, al llegar a Cazalla de la Sierra, no sé por qué extraña razón avanzó dirección sur hasta llegar a Berrocal. Al paso de la pantera, se habría hecho la ruta de 550 km en aproximadamente en unos 3 días. Lo que no tengo claro es el lugar donde el lince y la pantera se encontraron, yo creo que podría ser en un punto entre Cazalla y Montoro. Porque se sabe que existe poblaciones consolidadas en Sierra Morena de Lince Ibérico adulto, que podrían estar migrando hacía Doñana, una circunstancia que habría provocado que ambos felinos se cruzaran en el camino y decidieran seguir juntos.

Hombres primitivos.

-¿Qué consecuencias podría tener para el medio ambiente de ser cierto?
-Pues esto por increíble que parece, podría sentar las bases de una nueva especie. Por lo que yo pude observar, la pantera era una hembra y el lince un macho adulto. Existe la posibilidad de que ambos felinos del mismo género se aparearán produciendo un felino con el aspecto de un lince, pero con el tamaño de una pantera, que se denominaría Pantlynx. De producirse este fenómeno casi imposible estaríamos, eso sí, ante una especie infértil, que no podría volver a reproducirse. Aunque eso habría que estudiarlo de producirse, porque se podría dar el caso contrario, esa decir que el felino concebido fuera fértil y entonces estaríamos, no solo ante el nacimiento de un nuevo linaje de ambas especies, sino ante un animal que podría enriquecer definitivamente el genoma de una especie emblemática de la Península como es el lince ibérico, algo equiparable a cuando los Homo sapiens’ se cruzaron con neandertales y denisovanos.

-¿Cuándo fue la última vez que se pudo ver una pantera negra y un lince en el pueblo?
-Yo es la primera vez que veo ambas especies juntas, si es verdad que, en fotografías, en internet o zoológicos sí que he visto bastantes, incluso una vez estuve cerca de un centro de cría en cautividad de linces en Doñana, así que verlos a tan solo 1 Km. ha sido impresionante. Si es verdad que las crónicas hablan de que en estos montes hace ya muchos años existían poblaciones consolidadas de linces. Lo de las panteras, si ha sido algo más exótico y cuenta las habladurías populares de que cuando se le fue concedida a Berrocal, la emancipación municipal por privilegio del rey Felipe IV el día 25 de agosto de 1658, se celebró una fiesta circense en la que una de las atracciones fue una pantera negra que vino de la áfrica profunda, pero eso suena más a cuento popular que otra cosa. Así que han tenido que pasar más de 350 años para que se pueda volver a ver una pantera y un lince en el Berrocal.

-¿Cuál cree que debería de ser el próximo paso?
-No lo tengo muy claro y es esperar a que todo esto se aclare y se confirme, para poner en evidencia a toda la gente del pueblo que cree que todo lo que ha sucedido es producto de mi imaginación y de mi congénito estrabismo, pero sobre todo de una forma exagerada de llamar la atención, de un territorio que dieciséis años después, no se ha recuperado del desastre causado por un fuego que quemó 35.000 hectáreas y acabo con la economía rural de un pueblo que vivía en gran parte del aprovechamiento forestal de su patrimonio natural. A pesar de todo y digan lo que digan, yo siempre diré que lo que vi, fue una pantera y un lince ibérico corriendo juntos por el dolmen del Casullo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here