¡Cómo de caprichosa es la casualidad!

La onubense que creó la exitosa cuenta de Twitter 'Modelos con ciática', nos cuenta en primera persona cómo ha vivido su inesperada popularidad. Su perfil, que parodia las poses de modelos de marcas como Zara, suma ya más de 57.000 seguidores.

0
347

MCiatica. Te dan un golpe en el coche y el causante se larga sin dejar nota y para no entrar en cólera por algo material creas una cuenta en twitter en la que comentar las fotos de las actuales campañas de moda, con frases sencillas y un poco de humor satírico.

Esta es la historia. Siento decepcionarles. No hay más nada detrás.



Es curioso que lo que siempre ha sido mi punto débil, la espalda, sea la culpable del éxito de mi vida.

La primera noche me fui a dormir teniendo unos 1.400 seguidores, cosa que ya me parecía una barbaridad. (En mi cuenta personal, con doce años de vida, tengo algo más de 600)



A los tres días rondaba los 15.000 y con esto la primera de muchas llamadas: Alguien del programa de Julia Otero me pide comentar todo esto en su programa, Julia en la Onda.

No les voy a mentir: esto asusta. Asusta mucho.



Después vino Francino, Carlos Herrera, Las Mañanas de la uno, Canal Sur… Hoy un mes después, con casi 60.000 seguidores en Twitter y en torno a 16.000 en Instagram, pues fue creada tiempo después, puedo decir haber pasado por los programas más importantes de las radios nacionales, haber dado entrevistas a los medios escritos de primera línea, a medios digitales, puedo decir que se han escrito columnas de opinión, que han comentado y versionado la cuenta en programas de televisión y que incluso, en Zapeando, el exitoso programa de la sobremesa en La Sexta, dedicaron a esta 15 minutos de su directo.

He tenido de forma casual mucha más promoción que artistas de primer nivel en el ámbito cultural y esto, créanme, me alegra y apena a partes iguales. Porque la cultura es nuestro legado y nos estamos olvidado de lo que realmente importa.

Y eso por no hablar de los seguidores…

Imagínense cómo abruma esto, porque sinceramente, verme en esta situación era algo totalmente impensable.

Yo, una chica normal, de Huelva, que trabaja en ingeniería y que sin ningún tipo de pretensión con esto, se ha visto en boca de todos. Bien es cierto que podría sacar tajada de todo esto, pero me parece tan surrealista que creo que lo menos importante es quién se esconde detrás de la cuenta sino el porqué se ha convertido en un fenómeno viral, hasta el momento perpetuo, por el que se han interesado hasta los informativos nacionales.

Recuerdo con algo de angustia la solicitud de entrevista de El País. Querían a bombo y platillo sacar quién era porque debían garantizar que tras de mi no había una empresa de Marketing lucrándose de esto y yo, lo único que podía ofrecerles era mi palabra de honor.

A veces no vale ni la palabra ni el honor, pides por favor que no den demasiada información y si das datos off the record los sacan sin moralidad, por aquello de publicar si acaso un poquito más que los demás.

Pero luego, llega la llamada de Vanity Fair con una entrevista preciosa y se me pasa todo, porque si una revista de moda entiende la cuenta de tal manera es que tan mal no lo estaremos haciendo. Y digo bien, ‘estaremos’, porque si algo me ha demostrado el paso de los días, es que esta cuenta ya no es mía sino de todos los que la siguen con respeto y fidelidad.

Tras Modelos con Ciática no hay mayor pretensión que hacer reír y hacerlo con un trasfondo crítico y feminista no premeditado, porque somos lo que somos y de tal manera, actuamos. Un sentido del humor limpio, blanco y que no ofenda a nadie. Estas son las premisas.

No quiero desfavorecer a modelos, fotógrafos o marcas en ningún momento y mucho menos ofenderlos. Si esto sucediera no tendría problema en cerrar la cuenta.

La base es dotar a las imágenes con una vida ficticia y textos que cualquiera pueda pensar al verlas.

No entro a cuestionar las campañas publicitarias porque no soy experta en el tema y tampoco sé cuáles son las pesquisas que se marcan en las compañías para hacer tal o cual campaña. A título personal, me encantaría que tras ellas estuviera la realidad del ‘posturing’. Ese que intenta matar la hipersexualización de la mujer llevando las campañas a la comedia. ¿Se imaginan?

Por lo demás y por mi parte, esa que alguna vez ha paseado por este digital de puntillas, solo me queda ofrecer con reverencia de modelo mi más sincero agradecimiento, dejar nuestros perfiles a disposición de cualquier ámbito cultural necesitado de un poquito cabida y con ello hacer distinto este mundo del postureo de personas influyentes.

Porque en el humor y en las frases mundanas están nuestros orígenes y sin duda, esto no es más que el fruto de una necesidad que en tiempos de crisis nos había robado hasta las ganas de reírnos.

Si ya sabes quién soy, por favor, guárdame el secreto.

Si no lo sabes, sigamos sin conocernos… Nos merecemos esto. Sentirnos cerca sin ponernos más cara que la que deja tu sonrisa.

Con amor.

Una chica con dolores de espalda que cierto día se hizo llamar: ‘Modelos con Ciática’

Twitter e instagram: @mciatica

Conoce más Aquí.