Puebla de Guzmán sustituirá la techumbre del Molino de la Horca para incorporar el edificio como lugar de visita

El Ayuntamiento de la localidad desarrolla labores de mantenimiento y reparación de este emblemático edificio, tras el que continuará con el Molino del Pozo de Beber, apostando así por la puesta en valor del patrimonio cultural del municipio.

0
345
Un lugar emblemático.

HBN. El Ayuntamiento de Puebla de Guzmán está llevando a cabo obras de mantenimiento y reparación del Molino de la Horca, cuya techumbre será sustituida completamente.

El Consistorio quiere aprovechar esta actuación para dotarlo de las instalaciones y los mecanismos que le faltaban para poder convertir su visita en lugar imprescindible del recorrido cultural de La Puebla.



Posteriormente, continuarán con el Molino del Pozo de Beber, apostando por poner en valor nuestro patrimonio cultural.

Los molinos, un baluarte del patrimonio de Puebla



Apuesta por el patrimonio.

Abandonados y derruidos durante gran parte del pasado siglo, en Puebla de Guzmán hubo hasta 18 molinos de viento en funcionamiento hacia el año 1880. En el año 1924, aún funcionaban. A principios del siglo XXI se inició una restauración que hasta la fecha ha devuelto al pueblo dos de ellos: el de La Horca y el del Pozo de Bebé.

En un típico molino de viento el techo, suspendido sobre rodetes, se mueve para permitir el libre movimiento de las aspas de cara al viento. Estas aspas transmiten el movimiento a la piedra volandera, la que muele el grano, a través de la rueda de engrane y la linterna. Se calcula que, durante un buen día ventoso, los molinos de Puebla de Guzmán llegaban a moler hasta una tonelada de trigo, unas 24 fanegas de entonces.



El molino de La Horca se encuentra en la salida de la carretera hacia Cabezas Rubias, en una zona de recreo recientemente habilitada. En los alrededores, dispersas en el suelo, se muestran varias piedras utilizadas para la molienda.

Molino del Pozo de Bebé.

El otro molino restaurado, el del Pozo de Bebé, se encuentra junto a un grupo de otros dos no restaurados en la salida del camino hacia la ermita de la Peña (final de la calle Ventorro), por encima del mítico pozo que le da nombre.

Asimismo, aún hoy son perceptibles los restos de otros tantos molinos harineros en algunos cursos de agua cercanos al núcleo urbano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here