El regreso de los deportes y sus consecuencias tras el confinamiento

0
225

Redacción. Durante el confinamiento obligatorio se suspendieron el 95% de los torneos del mundo. En el país, algunas de las más importantes competiciones deportivas ya han retornado a la actividad, aunque de modo especial, según el caso. Sin embargo, hay quienes creen que la pausa prolongada puede haber afectado a los deportistas de alto rendimiento, quienes están acostumbrados a mantener un ritmo de competencia alto; otros sugieren que este nuevo comienzo es un buen experimento para motivar a los atletas. A continuación analizaremos el resurgir del deporte.

La vuelta de las competiciones



La reanudación de La Liga el pasado 8 de junio fue un buen símbolo de la nueva modalidad del deporte: sin público y con competición constante para recuperar el tiempo perdido. Asi han retomado la mayor parte de los deportes del país, con los principales torneos en marcha. Junto con las competiciones, se ponen en marcha industrias laterales, como los gimnasios, los productos dietarios, los medios especializados, y los sitios de apuestas deportivas, como los listados en esta guía, que habían estado en pausa desde marzo en España.

Todas las industrias afectadas por la suspensión de la actividad deportiva profesional habían ejercido presión sobre las instituciones para que la competición se reanudara lo antes posible. Fue solo tras repetidas negociaciones con el gobierno que se llegó a un acuerdo que respetara la necesidad de prevención de contagios. Se trató, como durante toda la pandemia, de tensiones entre dos fuerzas enfrentadas: la de la reactivación económica y la de la preservación de la salud comunitaria. La industria del deporte perdió mucho dinero durante el receso forzado, y algunos opositores señalan que las competiciones de élite sin público podrían haberse reanudado antes. La OMS, sin embargo, desaconsejaba esa idea, y aún hoy pone más reparos que ninguna otra institución sobre la vuelta a los torneos profesionales.



El regreso a la actividad física

Además de la reanudación de las competiciones profesionales, vuelve a quedar habilitada la práctica de deporte. Según se anunció a través de los medios oficiales, la actividad física puede realizarse en espacios cerrados o al aire libre sin que exista contacto físico entre los participantes. Los grupos no deben superar las veinticinco personas, teniendo en cuenta que el aforo no puede ser mayor que el 75%. Además, se deberá mantener la distancia recomendada y usar mascarilla en todo momento. Ya hay fotos de gente jugando al fútbol espaciadamente, como si se tratara de un futbolín: una imagen caricaturesca de los tiempos que corren, que quizás en el futuro cueste explicar.



Los complejos deportivos deben presentar un protocolo especial para la circunstancia. No se recomienda compartir material, y si se lo hace, es obligatorio desinfectarlo. Tampoco está permitido compartir alimentos y bebidas.

En cuanto a las piscinas al aire libre o cubiertas, también deben respetar la condición del límite del 75% del aforo. Las competencias federadas podrán exceptuar esta regla si se respetan espacios separados para cada equipo.

También regresan los eventos deportivos amateur, con la presencia de público limitado al 75% del aforo o según lo estipulado por las autoridades para el caso.

Efecto del confinamiento en los deportistas

En el caso de los deportistas de élite, se especula que puede producirse un desentrenamiento de las capacidades físicas, a causa de la pérdida de masa muscular y la disminución de la fuerza, de la potencia y del equilibrio. La vida en espacios reducidos podría implicar la disminución de las resistencias aeróbica y anaeróbica, así como la flexibilidad y la velocidad. También puede ser perjudicial para lo que se conoce como el gesto deportivo, entendido como una serie de movimientos encadenados que se ejecutan con un objetivo puntual.

Según algunos estudios, cinco semanas sin entrenar podrían producir un aumento en la grasa corporal, asociado a la disminución en el consumo de oxígeno. Esto produce una caída de la tasa metabólica. También puede haber consecuencias negativas para la estructura ósea, a causa de la reducción de su densidad y de la mineralización producida por la falta de exposición al sol. Todo esto implica que existen mayores riesgos de sufrir lesiones al volver a la rutina, tanto para deportistas profesionales como para aficionados. Así pues, se sugiere realizar dos o tres semanas de reacondicionamiento para preparar el cuerpo y el ánimo.

Restructuración del deporte

La sociedad entera deberá repensarse con la vuelta a la actividad; el deporte no podrá ser la excepción. Este regreso a la práctica y a los espectáculos deberá ser un momento de reflexión para pensar el deporte que tenemos y el que queremos.