Inauguración en Huelva de ‘Necesito un Trastero’

La empresa de franquicias de trasteros, en plena expansión a pesar de la crisis del Covid, abre su 63 delegación.

0
1423

De izqda. a dcha. Carlos Torres, CEO de Necesito un Trastero; José Rafael Garzón, responsable delegación de Huelva; Tania González; Concejala de Comercio y José Manuel Alfaro; diputado de Presidencia de la Diputació durante el acto de Inauguración Foto: Comunicatura

Redacción. La empresa Necesito un Trastero ha abierto este jueves 2 de julio sus puertas con un acto de inauguración con una nueva delegación en la capital onubense, que ha contado con la presencia de la Concejala de Comercio y Mercados del Ayuntamiento de Huelva, Tania González; José Manuel Alfaro, diputado de Presidencia en la Diputación de Huelva; Carlos Torres, cofundador y Business Development de la empresa de franquicias y José Rafael Garzón, responsable de la recién inaugurada franquicia.

Tanto la concejala González como el diputado Alfaro han celebrado la llegada de nuevas empresas nacionales a Huelva, precisamente en un momento como este, con la crisis económica generada por la covid-19, y que irrumpan con la fuerza con la que lo ha hecho Necesito un Trastero. La marca de almacenaje acaba de abrir con esta su franquicia número 63, repartidas por toda España.



Nueva delegación de Necesito un Trastero en la calle Alfonso de Ojeda, 7, en Huelva.

El cofundador de Necesito un Trastero ha mencionada la ventaja de disponer de esta extensa red de delegaciones, que “facilita el acuerdo económico con empresas nacionales y multinacionales con puntos de venta en toda la Península”, como punto de recogida.

Sobre el almacenamiento para particulares, el diputado de la Diputación ha puesto en valor que “durante el confinamiento nos hemos dado cuenta de la cantidad de cosas que tenemos en casa y no nos caben, ni sabemos qué hacer con ellas, e iniciativas como esta nos pueden ayudar a organizarnos”.



Necesito un trastero, líder en el sector del self storage, está ubicado en la zona próxima a la nueva Ciudad del Marisco, con acceso rápido a las principales vías de comunicación, con un servicio de 24 horas, 365 días al año.

Delegación de Necesito un Trastero en el polígono de Raos
de Santander Foto: Necesito un Trastero.

Hasta ahora había una clara carencia de este tipo de servicios en la provincia, algo subsanado con la recién apertura en la calle Alonso de Ojeda, 7, detrás del Mercadona del Molino de la Vega, muy cerca de la que va a ser la nueva ciudad del marisco.



Una marca nacional líder en el sector

Este negocio pone a disposición de los onubenses más de 1.000 metros cuadrados y un centenar de trasteros, que en la primera fase que ahora comienza abarca tamaños alquilables desde 1 a 10 metros. En sus instalaciones también se reservan espacios para logística y almacenaje. Una ventaja competitiva esencial del modelo con inmejorables sistemas en seguridad.

Llega esta firma a Huelva de la mano del onubense José Rafael Garzón, joven empresario, economista, que ha visto una oportunidad en este nicho de mercado dada la demanda de almacenaje en la zona. Que la fórmula es exitosa lo prueba el hecho de que la matriz, que empezó con la actividad en 2014, se expande sin pausa. Tanto es así que en la era post covid-19, Huelva es la cuarta nueva delegación que ponen en funcionamiento, tras Mérida, Murcia y Burgos.

El precio medio por m2 de los trasteros es de 19,5 euros. El 65 % de sus clientes son particulares, que utilizan una media de 3 m2, con lo que se suelen gastar un promedio de 60 euros mensuales. El 35% son empresas, con una ocupación de 4,5 m2 de media.

Inversión en tecnología

El rápido crecimiento de la compañía ha sido posible gracias a la inversión tecnológica, con un sistema de gestión interno de las delegaciones interconectado, para dar respuesta rápida al franquiciado,  y que permite automatizar procesos y registrar la trazabilidad de las entradas y salidas en tiempo real. La tecnología se ha incorporado también a los locales, con sistemas de control de la temperatura que garantizan el almacenaje de la mercadería en óptimas condiciones, y un control de acceso seguro a través de huella digital.