Luz verde a la fabricación mundial de una revolucionaria máquina de un vecino de la localidad de El Granado

José Manuel Alfaro, 'El Cuaderno de Muleman', nos cuenta en este relato de ficción que "el proyecto ha contado con el asesoramiento de un grupo de vecinos de la localidad andevaleña, entre los que se encontrarían un ingeniero de minas jubilado, experto en explosivos y voladuras controladas, un cerrajero metálico con más de 10 años de experiencia en el sector del conformado y el laminado del aluminio, el propietario de un locutorio, una economista de reconocido prestigio en la comarca y este vecino emprendedor, cabrero del Andévalo y gran cinéfilo".

0
1209
El Granado.
Imagen 3D de algunas piezas.

José Manuel Alfaro / ‘El Cuaderno de Muleman’. Este domingo ha sido presentada la que podría ser la patente, de una de las máquinas más revolucionarias que se han ideado en los últimos meses. La máquina, que ha sido soñada y diseñada por un vecino de El Granado, tras un momento de lucidez extrema durante una tórrida sobremesa, se encuentra en fase de pruebas. Un proyecto que ha contado además con el asesoramiento de un grupo de vecinos de la localidad andevaleña, entre los que se encontrarían un ingeniero de minas jubilado, experto en explosivos y voladuras controladas, un cerrajero metálico con más de 10 años de experiencia en el sector del conformado y el laminado del aluminio, el propietario de un locutorio, una economista de reconocido prestigio en la comarca y este vecino emprendedor, cabrero del Andévalo y gran cinéfilo. La máquina sobre las que ya hay numerosas empresas interesadas para hacerse con su patente. Entre ellas una franquicia de salas de cine y una famosa cadena de supermercados de ámbito nacional.

Yo y mis cabras.

Multinacionales que ya están diseñando sus planes de implantación de esta máquina que está llamada a revolucionar el mercado en su segmento. Aunque para este granaino y criador de cabras y ovejas, no es el primer proyecto, ya que cuenta con numerosas patentes registradas, con las que hasta ahora no ha tenido mucho éxito. Inventos entre las que podría nombrar, un protector de cuernos para machos cabríos en celo con materiales de última generación, un forro polar para ovejas recién esquiladas, un localizador GPS para perros pastores despistados o una funda de hierbas aromáticas autóctonas para cantimploras de plástico.



Parque eólico.

Si es cierto que con este nueva máquina ha tenido el impacto mediático suficiente para suscitar el interés de algunos de los grupos tecnológicos más importante de la comarca y los fondos de inversión más solvente de la provincia. Aunque la máquina se encuentra en fase de pruebas, ya se están haciendo las gestiones con numerosos proveedores locales y provinciales que serán los encargados de suministrar las piezas necesarias para su construcción, en una futura factoría en la localidad de la que saldrían máquinas para todo el mundo y en la que podrían trabajar numerosos vecinos y vecinas de localidad y de la comarca. Un motor económico que hará posible que casi todos los insumos derivados de este megaproyecto, sean generados en la provincia, lo que se traducirá en la creación de un tejido socio económico vinculado a esta máquina, que está llamada a ser parte de la quinta revolución en la que nos encontramos y de la que nos habla a continuación el creador de este ingenio industrial.

Escudo de El Granado.

-¿Cómo se le ocurrió la idea?
-Las ideas más tontas, te vienen en los momentos más tontos, eso es una constante universal que ha estado presente en numerosos descubrimientos científicos que han cambiado el mundo. Le paso a Newton cuando se le cayó la manzana en la cabeza, a Einstein con su teoría de la relatividad y al ya fallecido Stephen Hawking con su teoría del Big Bang. Pues a mí me paso lo mismo el lunes pasado cuando estaba yo vigilando mis cabras y ovejas debajo de un árbol y las 18:30 h y en medio de un pastizal marcaba el termómetro la friolera cifra de 41,5 º C. Yo había empezado a ver incluso como las ovejas parecían quitarse el chaleco de lana, tirarse a las cabras en plancha al pantano, hasta el queso que llevaba en el zurrón se hizo aceite manchándome y dejando un olor asfixiante. Pero lo peor vino cuando el maíz que estaba en los comederos comenzó a convertirse en palomitas, menudo susto, parecía como si cien ametralladoras estuvieran disparando contra las ovejas y cabras que no paraban de correr asustadas. Fue en ese momento de pánico cuando se me encendió la lucecita de mi ingenio y dije “Eureka”, ya lo demás vino después, bajo la calma de los 29ºC que me acompañaron durante toda la noche.



Posible ubicación de la factoría.

-¿Cuál ha sido la parte más difícil del proyecto?
-Si te tengo que ser sincero, he tenido la suerte de rodearme de los mejores granainos y granainas del pueblo. el ingeniero de minas jubilado ha hecho el estudio energético del proyecto, quizás una de las partes más complejas, porque canalizar la energía y convertirla en un ente transformador ha requerido un gran esfuerzo por este alcohólico rehabilitado. Después mi amigo el cerrajero ha sabido interpretar mis planos y darle forma a cada una de las piezas que conforman la máquina, ha sido un proceso laborioso, pero al final ha sabido poner su destreza al servicio del proyecto. Luego está la parte tecnológica que ha sido más tediosa de lo que parece, hacer que todo funcione desde un dispositivo móvil no hubiera sido posible si este emprendedor no hubiera adquirido los conocimientos en el locutorio que regenta. Y luego está la parte económica, comercial y de marketing, que ha sido llevada por mi amiga Pepa, con una creatividad digna de la mejor agencia de publicidad del mundo y además cuadrando la cuentas, de algo que ha salido de unos planos pintados en un trozo de corcho.

Parque eólico.

-¿Ha recibido ayudas de alguna entidad pública?
-Nada más terminar el prototipo, preparamos una memoria técnica y económica de más de 500 páginas, en la que hemos invertido más de una semana, cinco personas contratadas para tal fin y trabajando doce horas diarias. Lo hemos entregado a las administraciones públicas para que analicen el proyecto, que lo han acogido con gran expectación, tanto es así que han puesto a un equipo de técnicos a estudiar el proyecto del que esperan tener un informe preliminar en menos de seis meses y una propuesta de subvención a fondo perdido en menos de dos años. Si todo va bien en tres años tendríamos el dinero en la cuenta del banco, listo para poner la primera y espero que no la última de este proyecto que podría generar un polo de desarrollo industrial nunca visto en la comarca.



-¿Qué futuro le aguarda a su máquina?
-Cuando lo dejas todo por una idea, lo único que puede salir de ella es algo bueno, no mucho o poco sino algo bueno. Yo estoy seguro de que si todo sale como tengo pensado en la cabeza, esto nos permitirá ver el futuro de otra forma y sobre todo con la identidad emprendedora que nunca debimos perder en esta comarca olvidada, que parece haberse plegado al ruralismo más pasivo. Aquí en esta comarca nos sobran ideas, pero nos falta iniciativa, empuje, vemos en el riesgo una debilidad, no una fortaleza. La gente joven y en estos tiempos más aún, en los que el paro los golpea con más fuerza que nunca, deben asumir que el cambio está en nuestras manos, en nuestra tierra. Debemos ser conscientes ahora más que nunca que somos nosotros la única máquina que puede mover esta comarca.

-¿Qué nombre le ha puesto?
-Siempre he querido tener un barco y ponerle un nombre, aunque mi perra se llama Diana, mi coche Chatarrilla, todos los peluches con los que duermo tienen nombre propio o incluso cada piedra que piso en este Andévalo tiene nombre. Así que no se me ocurre ponerle mejor nombre que “La máquina de la ilusión” aunque simplemente sea una máquina de hacer palomitas que funciona con la energía del sol.