Habas, el rico manjar de los pobres

"Está tan arraigada en la gastronomía huelvana la consumición de choco, es tan típica su presencia en los actos eminentemente huelvanos, que el sábado 5 de agosto de 1995, fechas colombinas, la Diputación Provincial y el Ayuntamiento de Huelva celebraron una cena en la caseta 'El rincón choquero', para concejales, diputados y otras personalidades onubenses, en la que el menú que se les ofrecía a los políticos consistía en entremeses, carne con champiñones, habas con choco y tarta". Por Antonio J. Martínez Navarro.

0
178
Chocos con habas, un plato típico de Huelva. / Foto: Canal Cocina.

Antonio José Martínez Navarro. Planta de la familia de las leguminosas que produce un fruto comestible encerrado en una vaina con flores mariposadas, blancas o rosáceas; las semillas son gruesas, oblongas o arriñonadas. Procede de Oriente. La vaina tierna es comestible y el fruto más sabroso en el momento en que ha alcanzado la tercera parte de su volumen definitivo.

Las habas son fuentes de vitaminas A, B y C. Ciertas clases de habas suelen formar parte del pienso de los animales bovinos y equinos. El ganado lechero acrecienta de un modo admirable la producción láctea y los caballos adquieren ese pelo luciente, característico del animal bien nutrido. Son también un cultivo ideal para devolver  al suelo el nitrógeno consumido por otras plantas. En este sentido, en las numerosas tierras de cultivo que circundaban a la villa de Huelva, a la cosecha de habas solía suceder la de trigo. Más tarde, las numerosas huertas con que contaba la ya ciudad de Huelva cosechaban habas, ya que se servían en guisos, hervidas, fritas (incluyendo su pellejo) o en ensalada; en aquellas fechas, algunas personas las comían crudas, acompañadas con bacalao.



En una solicitud de los precios que, en años anteriores, habían corrido en esta provincia, de cara al aprovisionamiento de los soldados, observamos que la fanega de cebada y de habas tenía el mismo precio:

<<Yo el infrascrito, Secretario del Ayuntamiento Constitucional de esta capital certifico que en virtud de orden del Sr. Alcalde a consecuencia del oficio recibido del Sr. Jefe de la Comisión de Estadística de la provincia.



Año de 1841, fanegas de cebada, 18. Fanegas de habas, 18.

Año de 1842, fanegas de cebada, 18,  Fanegas de habas, 18.



Año de 1843, fanegas de cebada, 18.  Fanegas de habas, 18.

Año de 1844, fanegas de cebada, 14. Fanegas de habas, 14….>>.

Finalizando abril de 1850, el alcalde de Huelva recibía un oficio alusivo a la denuncia presentada por el guarda rural José Toledo a un matrimonio al que había cogido in fraganti robando habas en el sitio de La Rivera o Valcerezo (Oficios y Minutas de 1850):

<<Por el guarda de este término José Toledo han sido denunciados en el día de ayer Domingo Romero y su mujer, vecinos de esa villa por haberlos aprendido cogiendo habas en tierra de Antonio Monís de esta vecindad al sitio de Valcerezo; y en su vista espero de la atención de V. S. se sirva mandar hacer saber a los dichos Romero y Sobero comparezcan a mi presencia el día 25 del actual para celebrar el juicio verbal prevenido por el código peal, acusándome recibo  Dios… Huelva, 23 de abril de 1850. Juan de Mora García…>>.

Son desconocidas para el onubense actual las excelencias que tenían las habas grandes que se criaban en los numerosos huertos que existían en el término de Huelva, hasta tal punto que, según observamos en Oficios y Minutas, Legajo número 223 del A. M. H. el Gobernador civil, José de Escudero, las llevó a que participaran en la Exposición General que se celebró en Londres en 1851. Así, en un escrito que le remitió al Alcalde de Huelva le decía:

<<El Gobierno de S. M. deseoso de que en la Exposición General que debe celebrarse en Londres, se encuentren reunidos cuantos productos de la Industria Agrícola puedan dar a conocer el adelanto de nuestros labradores y la feracidad del terreno de nuestro país, me tiene prevenido que caso como no es de expresar los agricultores no presenten por sí los productos en dicha Exposición puedan ocupar un lugar digno entre los de su clase, me cupe auxiliarlo con los conocimientos  de la Junta de Agricultura y aprovechando el espíritu de sentimiento de nacionalismo de los alcaldes de reunir por cuenta del Gobierno los objetos que consideren deban remitirse a dicha Exposición.

En su consecuencia y de acuerdo con la Junta de Agricultura de la provincia, he considerado como tal las habas grandes que se crían en este término, y por lo tanto he resuelto estimular su celo para que con toda brevedad y valiéndose de cuantos medios le sugieran su deseo porque dicho producto obtenga la consideración que merece me remita un cuartillo de las mejores que existan, indicándome al hacerlo, el método  que para su cultivo se observa y que produzcan mejores resultados como también el precio a que generalmente se expende, qué terreno es más a propósito para dicho cultivo y si está muy generalizado.

Debo advertir a Vd. que el valor de dichas muestras le será abonado. Dios… Huelva, 9 de enero de 1851. José de Escudero…>>.

En junio de 1873, Antonio Castilla se introduce en un habar y causa daños en el mismo. Sepamos, a través del Legajo, número 239, el castigo que sufrió:

<<Pongo a disposición de Vd. a Antonio Castilla, de esta vecindad, para que sufra el arresto de dos días, en sustitución a la multa que se le tiene impuesta en juicio de falta contra el mismo por daños en un habar, segando yerbas, sirviéndose acusar el recibo. Dios…Huelva, 25 de junio de 1873. Francisco de Mora…>>.

En un robo de habas, encontramos a uno de los ascendientes del célebre novillero (fallecido en la enfermería de la plaza de toros de la Merced tras haber su lidia en el Corpus de 1954, Rafael Carbonell) del mismo nombre y apellido (Legajo, número 248):

<<Para los fines que determina el artículo 606 del código penal, el denunciado Rafael Carbonell, las habas aprehendidas han sido puestas a disposición del Juzgado municipal. Lo participo a Vd. contestando a su oficio de esta fecha. Dios… Huelva, 15 de abril de 1880. José María López y Ortiz… >>.

A partir de 1873, Huelva y Riotinto quedan unidas en pro de los intereses de la todopoderosa Compañía minera de Río-Tinto. Así, la segunda de las citadas va a proporcionar minerales que van a ser embarcados en el puerto de Huelva.

A través del documento hallado en el Legajo, número 256 se sabe que en la hacienda de Cardeñas se cultivaban habas exactamente en marzo de 1883:

<<…Espero se servirá Vd. disponer que por medio de uno de los guardas de campo se haga comparecer ante este Juzgado a Manuel Redondo Romero vecino de Gibraleón el cual se halla trabajando en la cava de havas (¡) de unas tierras de don Aurelio Monís, cita (¡) en las inmediaciones de su cortijo en Cardeñas o en la Rivera, para que declare en la causa que se instruye sobre hurto de dinero al Manuel Redondo, sirviéndose en todo caso manifestarme el resultado de la diligencia que practique el guarda. Huelva, 7 de marzo de 1883…>>.

En abril de 1884, el Gobernador civil de la provincia de Huelva solicita del alcalde la producción de cereales y plantaciones de viñas en los últimos diez años (Legajo, número 261:

<<Consejo Provincial de Agricultura, Industria y Comercio de Huelva. Nº 497. Agricultura. Para dar cumplimiento a una orden de la Dirección General de Agricultura, Industria y Comercio, espero se sirva remitir a este Gobierno civil una nota comprensiva de la producción de cereales en esta capital, referente al año 1884, y otra de las plantaciones de viñas que se han hecho en los últimos diez años. Dios… Huelva, 20 de abril de 1885. Eduardo Fernández de Rodas…>>.

La contestación se le remite un mes más tarde. En la nota (Legajo, número 261)  podemos valorar que las habas eran de mucha calidad, pero escasas:

<<Ilmo. Sr. Gobernador civil. 21 de mayo de 1885. Tengo el honor de remitir a V. S. la adjunta nota comprensiva de la producción de cereales en esta capital, referente a 1884, y de las plantaciones de viñas que se han hecho en los últimos diez años, cuyo servicio se sirve reclamarme en su orden de 20 de abril último número 497.

Nota de los cereales recolectados en el año de 1884.

—————————————————————–

Especies.                                                      Fanegas.

————-                                                    ————

Trigo                                                            20.501

Cebada                                                           1.500

Habas                                                                  84

Maíz                                                                  287

Garbanzos                                                         296

Durante los diez últimos años se han hecho 125.000 plantaciones de cepas.

Nota de los cereales recolectados en la cosecha de 1884.

———————————————————————

Especies.                                                          Kilos.

————–                                                       ———

Trigo                                                                861.049

Cebada                                                               45.000

Habas                                                                   3.718

Maíz                                                                   17.845

Garbanzos                                                           15.832

Equivalencia en  fanegas:

A la fanega de trigo se le calculan 42 kilos.

A la fanega de cebada se le calculan 30 kilos.

A la fanega de habas se le calculan 44 kilos.

A la fanega de maíz se le calculan 46 kilos.

A la fanega de garbanzos se le calculan 53 kilos.

La equivalencia en Huelva puede hacerla la oficina de Agricultura>>.

Existiendo los dos núcleos más importantes de la Compañía en las dos ciudades, estas quedarán unidas en numerosos contratos y actividades comunes. Eso sí, realizándose las contrataciones en Minas de Riotinto, ya que el control establecido por la Compañía sólo quería tener un libro de entradas y de salidas, esto es, que cualquier gastos que se originara en una población distinta a Minas de Riotinto, quedaba reflejado en el libro único de ésta última ciudad. Así, cada año la Compañía solicitaba proposiciones que en el año 1884 fueron, según el documento original que obra en el Archivo de Antonio José Martínez Navarro (Legajo, número 29):

<<Compañía de Río Tinto Limitada. Se recibirán proposiciones en los almacenes de la Compañía, para el abastecimiento de las cuadras de las mismas bajo el pliego de condiciones que se hallan de manifiesto en las oficinas de dicho departamento, por las cantidades de paja y granos siguientes:

Paja de trigo…. 20.000 arrobas

Cebada……….    1.800 fanegas

Avena…………   1.800  ídem.

Habas………….      850  ídem.

Minas de Río Tinto.   20 de mayo 1884>>.

En agosto de 1884, a un patrón de una embarcación matriculada en este puerto le solicitan los derechos de pesaje, ya que introdujo habas en su barco sin utilizar el Sistema Métrico Decimal (Legajo, número 258):

<<Don Manuel Vázquez Conejo, patrón de esta matrícula, condujo a bordo de su buque seiscientas fanegas de habas, que me dio sin medidas reglamentarias, por medio del medidor Diego Pulido, debiendo haber usado las medidas de la contrata conforme a la condición octava.

Muchas veces se le han reclamado por mis dependientes el pago de los derechos establecidos, y siempre se ha negado a ello, por cuya razón lo pongo en conocimiento de V. S. para que se sirva ordenarle su abono, o en otro caso acordar se proceda con arreglo a Derecho. Dios… Huelva, 30 de agosto de 1884. José Garrido…. >>.

En los años finales del siglo XIX e iniciales del XX, Fernando Soler vendía al por mayor en su establecimiento patatas francesas para siembra, trigo extremo, cebadas y habas.

Las habas tenían muchos enemigos: el pulgón (insecto que las devoraba), ciertos hongos y el frío. Así, en el diario “La Provincia” del día 14 de febrero de 1902, podemos leer:

<<…Las continuadas y abundantes lluvias caídas, han sido motivo  de satisfacción para los labradores, pues los sembrados en general estaban atrasados por la sequía y por las heladas poco comunes en este país.

Las heladas han perjudicado a las huertas, quemándose gran número de plantas; también han sufrido algo las habas…>>.

Los hijos de Caco también atentaban contra las huertas de habas. Así, la prensa local del 19 de marzo de 1912 comunicaba a sus lectores un robo de habas:

<<Por hurto de habas. La guardia civil del puesto del Polvorín, ha detenido a tres vecinos de aquella barriada, que en la noche anterior robaron unos treinta kilos de habas verdes, en la finca don Francisco Fernández Toscano, al sitio de Montija, amenazando con piedras al guarda de la Comunidad de Labradores, Juan Fernández Prieto, que trató de suspender la faena agrícola de los rateros>>.

Días más tarde, 8 de abril del citado año, el mismo cauce informaba que tres elementos pretendían las habas a unos precios demasiado barato, esto es, gratis:

<<En la tarde de ayer fueron sorprendidos por la Guardia Civil del puesto de El Polvorín tres sujetos llamados Manuel y Alejandro Millán Moreno y Julio Wert Delgado, los cuales habían penetrado en un sembrado de habas propiedad de Francisco Fernández Toscano, apoderándose de unos 30 kilos de frutos, y habían amenazado a un guarda de la Comunidad de Labradores.

Los detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado>>.

El lunes, 16 de febrero de 1914, “La Provincia” anunciaba las exquisitas habas de Verde, Tarragona:

<<En “La Gloria”. En el acreditado establecimiento de ultramarinos finos “La Gloria”, se venden las finísimas habas de Verdes de Tarragona>>.

En ocasiones, las habas y las cebadas eran traídas de otros lares. Así, el 29 de julio de 1920 fondeaba en el puerto de Huelva un velero cargado de habas y cebadas:

El viernes 22 de julio de 1921 el Agente Roberto W. Adam, con sede social en la calle Almirante H. Pinzón número 15 mandaba fijar el siguiente Aviso en el diario “La Provincia”, alusivo a un cargamento de cebada y habas procedente del reino de Marruecos:

<<Aviso. El capitán del velero italiano  nombrado “Bice”, que entró en este puerto el día 18 del corriente procedente de Casablanca y Mazagán, con cargamento de cebada y habas, cargado por el señor J. Bovele y consignado a la orden, notifica a los receptores encontrarse listo para entregar dicho cargamento contra entrega de los conocimientos correspondientes…>>.

En la sesión municipal del día 10 de mayo de 1980, se toma el acuerdo de prohibir toda venta ambulante de productos alimenticios, a excepción de melones, sandías, naranjas, espárragos trigueros, rábanos, tomates, pimientos, lechugas, habas, patatas frescas, plátanos, fresas, limones, berenjenas, zanahorias, avellanas, almendras, castañas, nueves, piñones, bellotas, y de productos de confitería, tortas y derivados.

Está tan arraigada en la gastronomía huelvana la consumición de choco, es tan típica su presencia en los actos eminentemente huelvanos, que el sábado 5 de agosto de 1995, fechas colombinas, la Diputación Provincial y el Ayuntamiento de Huelva celebraron una cena en la caseta “El rincón choquero”, para concejales, diputados y otras personalidades onubenses, en la que el menú que se les ofrecía a los políticos consistía en entremeses, carne con champiñones, habas con choco y tarta.

(Continuará)