Encuentran un libro sagrado en un sótano de Niebla, que podría contener formulas secretas de la Alquimia

José Manuel Alfaro, 'El Cuaderno de Muleman', nos cuenta en este relato de ficción que "tras la inspección visual, el albañil y estudiante de Filología Griega, procedieron a abrir el libro por una de sus páginas en la que pudieron ver una serie de textos en griego, que se entremezclaban con unos dibujos, que les recordaron a las imágenes de uno de los laboratorios de drogas que se pueden ver en la película de Pablo Escobar".

0
893
Puerta del Buey.

José Manuel Alfaro / ‘El Cuaderno de Muleman’. Hoy domingo ha sido hallado en un sótano de Niebla un posible libro sagrado incunable que podría alcanzar un valor de dimensiones nunca vistas hasta la fecha en el mundo del libro antiguo. El libro que ha sido encontrado en una caja de plomo que estaba embutida en una pared próxima a la muralla, ha sido extraído por unos albañiles que se encontraban reformando una casa, a unos escasos centenares de metros de la Puerta del Buey. El hallazgo se produjo cuando iban a proceder al alicatado de una zona de la cocina, instante en él que se derrumbó parte de la pared de tierra dejando a la vista una caja gris. Aunque en un primer momento se pensó que podría ser algún tipo de artefacto explosivo sin detonar. Tras una segunda inspección los albañiles pudieron comprobar que se trataba de una caja que parecía contener algo bajo llave.

Zona de obras.

Gracias a la intervención de uno de ellos, con experiencia en cerrajería, pudieron abrir la caja, en la que descubrieron una serie de morteros y velas, además de un libro que por su aspecto dedujeron que se trataba de un incunable antiquísimo, que podría haberse escrito entre el 740-696 A.C. El libro que fue extraído con sumo cuidado por uno de ellos, fue colocado en una mesa, donde los dos albañiles pudieron observar toda la belleza del mismo, que además de poseer los cantos dorados, lucía en su cubierta de cuero de buey, uno rosetón de lo que parecían piedras preciosas, junto a unos textos en alfabeto griego, en los que apenas se distinguían las palabras sagrado, brujería, hechizos, pócimas y dragones. Tras la inspección visual, el albañil y estudiante de Filología Griega, procedieron a abrir el libro por una de sus páginas en la que pudieron ver una serie de textos en griego, que se entremezclaban con unos dibujos, que les recordaron a las imágenes de uno de los laboratorios de drogas que se pueden ver en la película de Pablo Escobar. Tras terminar la inspección y comprobar que se trataba de un tesorobibliográfico, procedieron a llamar a uno de sus primos, que acaba de terminar la carrera de Historia del Arte para que hiciera una valoración más técnica del libro y con el que nos hemos puesto en contacto para que contestara a algunas de nuestras preguntas, tras su inspección minuciosa, antes de que Patrimonio Nacional proceda a su catalogación, restauración y estudio de esta obra, que ha marcado un  extraño hito a resolver de la historia de Niebla.

Castillo de Niebla.

-¿Qué es lo que más le ha inquietado de todo esto?
-Todo, desde que lo encontró mi primo, hasta que se lo ha llevado los técnicos de patrimonio. Esa casa llevaba mucho tiempo cerrada, se encontraba muy cerca de la muralla. Son unos de esos lugares del pueblo que cuando pasas por al lado, su aspecto fantasmagórico te eriza la piel, su geometría, la distribución, las proporciones. Yo ya se lo dije a mis primos cuando me dijeron que iban a hacer obras en ella, máxime cuando ni siquiera habían hablado con los propietarios. Simplemente habían contactado con ellos por correo, les había dado unos planos para hacer la reforma, unas llaves para abrir la casa y un anticipo de la obra en metálico de 30.000 euros para empezarla. En el pueblo nadie lo dice abiertamente, pero mucha gente piensa que esa casa está maldita, por no sé qué leyenda, de un vecino que hizo un pacto con el diablo para poder convertir todo lo que tocaba en oro y termino muriendo de hambre en su propia casa. Así que a mi cuando me llamaron para que fuera para allá, pensé, que algo habían encontrado y así fue.

Alquimia.

-¿Podría tratarse de un libro maldito?
-Yo pienso que sí. Yo he estudiado Historia del Arte y nunca he visto un libro como ese, mi primo, el albañil ha estudiado Filología Griega tampoco había visto nada así, ni siquiera en las clases de la facultad por videoconferencia. Incluso voy a ir más allá. Creo que el libro estaba esperando que lo encontrara mi primo y todo parecía estar predestinado para ello, la propiedad solo había pedido presupuesto a ellos, querían que empezarán por la cocina cuando lo normal es hacerlo primero por la planta alta, les había dejado una juego de llaves y una de ellas abría la caja de plomo donde estaba el libro, mi primo creo que es el único de los albañiles del pueblo que han estudiado filología griega, tiene conocimientos en biblioteconomía y documentación y además es un gran bibliófilo. Nadie mejor que el para haberse encontrado ese libro, por eso creo que ese libro podría estar maldito, porque creo que es el libro el que ha encontrado a mi primo y no mi primo al libro,  como si fuera parte se plan.

El Ministerio del Tiempo.

-¿Estamos ante un hallazgo único?
-Sin duda que sí, que además crea un agujero histórico que los hombres y mujeres del Ministerio del Tiempo tendrán que reparar. Si los datos de mi estudio y de mi primo son ciertos, estaríamos hablando de un libro, cuya escritura se podría fechar entre el 740-696 a.c. Un libro escrito en alfabeto griego en plena época orientalizante Tartésica, durante la cual se mantuvo un rico comercio. Y de la que no se han encontrado demasiados objetos en Niebla, de esta época, quizás el más importante un anillo de oro, en el que se representa lo que parece ser una diosa cuidando de un niño. Pero nunca se había encontrado ningún libro u objeto que se le pareciese y cuyo contenido estuviera conformado por formulas y dibujos propios de un prontuario de la Alquimia más pura.




El Rey Midas.

-¿Es cierto que algunos testigos afirman que podría ser el libro perdido del Rey Midas?
-El libro no es solo un compendio de química y otras ciencias, también se puede ver en él, una parte literaria y de diario, en la que se cuenta la historia del Rey Midas. No sabemos aún, si este libro solo es un artefacto literario que pretende acercarnos al mito o realmente utiliza el mito para hacer una metáfora del hallazgo que hizo el autor del mismo y si esto último fuera así, estaríamos ante uno de los secretos mejor guardados de la Alquimia. Un secreto por lo que muchos hombres y mujeres matarían, un secreto de un incalculable valor.

-¿Qué pasaría si este libro desvelara el secreto de convertir cualquier metal en oro?
-No quiero ni imaginarme que este libro cayera en las manos equivocadas. Imagínese que cayera en las manos de un banquero, que gracias a él, pudieran convertir todo lo que quisieran en oro, hasta el café que sale de sus máquinas expendedoras, incluso voy más allá, y además convirtieran en oro a sus empleados, que pasarían a ser estatuas de oro a las que no tendrían que pagar sus míseros salarios, ni la seguridad social. Oro que podrían cambiar por ingentes cantidades de activos, que después podrían prestar a sus clientes, incluso a clientes de dudosa confianza crediticia, a los que incluso cobrarían intereses próximos a la usura. Banqueros y banqueras que terminarían convirtiendo a sus hijos y hijos en oro, a sus mujeres y hombres, a sus amantes, su ropa o sus objetos más preciados. Imagina que convirtieran en oro el agua que calma su sed o la comida que alimentan sus cuerpos, y no dejaran de convertirlo todo en oro, hasta terminar muriendo de pena y hambre.