Voluntarios de Huelva se unen en la plataforma ‘Cocinillas y solidarios’

Se trata de una campaña que arrancó en Madrid y ahora se ha expandido a Málaga, Huelva y Sevilla, y está previsto que llegue en breve a la Comunidad Valenciana, en colaboración con diversas ONGs.

0
170

Fermín Cabanillas. Un grupo de voluntarios de las provincias andaluzas de Huelva, Sevilla y Málaga se han unido a la plataforma ‘Cocinillas y solidarios’, una idea de la plataforma digital ‘Yoomers’ para donar comida casera a familias que lo necesiten por mor de la crisis provocada por el coronavirus.

Se trata, según informa la promotora en un comunicado, de una campaña que arrancó en Madrid, en barrios como San Blas y Usera, y ahora se ha expandido a Málaga, Huelva y Sevilla, y está previsto que llegue en breve a la Comunidad Valenciana, en colaboración con diversas ONGs.



La idea la puso en marcha la plataforma con el movimiento #food4heroes para organizar una campaña con voluntarios #cocinillasysolidarios, que estén dispuestos a cocinar comida casera en sus casas y a donarla a aquellas familias que lo necesitan ahora más que nunca.

Para ello, colabora con la Cruz Roja y con otras organizaciones, como Fundación Manos hacia la Humanidad, a cuyos centros llegan cada semana cientos de personas para conseguir comida.



Yoomers, “la plataforma digital que conecta a cocinillas, comilones y foodies para hacer quedadas gastronómicas”, coge el testigo del grupo de restaurantes de Madrid que fundaron, de forma espontánea, la iniciativa #food4heroes hace un par de meses con el objetivo de enviar comida sana y saludable a la gente que trabaja en primera línea contra la pandemia.

El funcionamiento se basa en que Yoomers activa grupos de whastsapp abiertos, y organizados por ciudades, y todas las semanas se lleva a cabo una operativa de tres pasos: los miércoles, se confirman los voluntarios de esa semana, que preparan un número de raciones acordado y las empaquetan en tápers; los jueves, se anuncian las rutas y las horas para recoger la comida; y los sábados, se recogen los tápers y se reparten a los centros colaboradores.



Madrid ha sido la ciudad piloto para esta campaña y cuenta ya con más de 70 voluntarios, en una idea abierta a todas las personas que quieran participar, ya sea cocinando, o repartiendo las comidas que otros voluntarios preparan.