Préstamos online, ¿cuál es su situación en 2020?

0
165

Redacción. Desde luego, el año 2020 es uno que va a quedar para el recuerdo en medio planeta. La COVID-19 ha acaparado todas las miradas. Una pandemia que ha obligado a declarar el estado de alarma en numerosos países, entre ellos España, durante un largo periodo de tiempo y que, a su vez, ha hecho que se detenga en seco toda actividad económica durante un tiempo reducido.

Algo que ya está empezando a dejar sus secuelas a nivel socioeconómico. Muchos especialistas en economía ya vaticinan que habrá una potente crisis económica a nivel global y la UE ya está moviendo ficha para preparar un plan de contingencia económica con el que intentar, entre todos, aguantar la tormenta que se avecina tras la pandemia. El escenario que se dibuja de cara al futuro es, cuanto menos, curioso, y tiene potentes repercusiones en el sector financiero.



A la vista está, sobre todo, con los créditos online. Las entidades financieras que ofrecen sus productos por internet están trabajando más que nunca para otorgar muchos más préstamos a los consumidores que se acercan en masa. La demanda se ha disparado porque, entre otras cosas, las ayudas económicas prometidas a muchos ciudadanos no están llegando a tiempo. Ante la amenaza de los números rojos, las solicitudes crecen, pero, ¿están amoldándose los créditos online a las nuevas necesidades?

Préstamos online, ¿a la altura de la situación actual?



Su esquema principal sigue siendo exactamente el mismo. De hecho, muchas entidades financieras siguen ofreciendo los mismos productos con las mismas características. Esto es positivo por una parte, pero también negativo por otra. Y es que, para el que no lo sepa, moverse sin cuidado por este terreno puede hacer que lo que a priori parecía una solución, acabe siendo un verdadero problema.

A pesar de la seguridad que impera en el sector, todavía siguen apareciendo propuestas de financieras de dudosa calidad. En ese sentido, los portales comparadores de préstamos en línea siguen siendo el punto de partida para todo usuario que quiera moverse con seguridad aquí. Por esa razón, buscar información sobre minicreditos online en PrestamosPerfectos.es y en otras webs similares es algo cada vez más frecuente. Los consumidores cada vez tienen más claro que hay que prestar atención a los pequeños detalles en estos créditos, y estos portales les brindan esa facilidad.

Soluciones no tan solventes

Algunas entidades se han quedado atascadas en el pasado y ofrecen exactamente lo mismo, tanto en el lado positivo como en el negativo. Hay compañías que pueden ser muy flexibles en cuanto a plazos y cantidades, pero que esconden detrás de su propuesta unos porcentajes de interés directamente inasumibles para cualquier bolsillo, y menos en tiempos de posible crisis.

No son cifras cualesquiera, hablamos de cuantías con porcentajes que pueden ser del 100% o hasta del 200%, o lo que es lo mismo, de compañías que acaban cobrando al cliente el doble del dinero que había pedido. Algo bastante peligroso, pero que se puede evitar yendo con cautela y observando siempre todos los detalles de cada préstamo. Ahí es donde, por ejemplo, entra en juego la labor de los portales comparadores, especializados en señalar ese tipo de detalles.

Huelga decir que sí hay soluciones que han sabido adaptarse, como veremos más adelante, pero no todas están siguiendo esa senda, y eso está complicando las cosas a muchas familias que, al pasar por sus manos, suman más deudas que tranquilidades.

Ofertas que sí son interesantes

Aun así, muchas financieras sí que están ofreciendo soluciones que se amoldan mejor al panorama que se está viviendo. Los que ya conocen algo el sector saben que los créditos rápidos siempre han estado ahí, dando dinero al instante a los solicitantes y, también, ofreciendo facilidades que en otros lugares no pueden encontrarse. Algunas compañías, sin ir más lejos, están ofreciendo algunos de sus productos con unos intereses del 0%. Es decir, recibiendo únicamente el dinero que dan a los clientes.

Una propuesta cada vez más presente y, ciertamente, bastante interesante para esas familias que puedan necesitar una inyección económica urgente para poder encarar un problema de dinero que haya surgido repentinamente. Puede ser un buen salvavidas, al menos de entrada, porque a veces a cambio de esa oferta establecen unos plazos de devolución demasiado apretados. La buena solución para un préstamo es poder dividir el gasto en el tiempo para reducir el impacto de su coste, no apresurarlo para que el impacto siga siendo igual de grande.

Algunos lo tienen muy en cuenta y, precisamente, han establecido cambios en sus políticas de devolución para facilitar las prórrogas, flexibilizar plazos y, en general, ofrecer facilidades a sus clientes. Son tiempos difíciles para todos, tanto empresas como consumidores, y cada uno tiene que poner de su parte para cooperar, sobre todo cuando hablamos de materia económica, esa que tantas complicaciones puede traer si no se trata con cuidado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here