El Recreativo se jugará su vuelta al fútbol profesional en una competición inédita

La RFEF insiste en una Segunda B con 100 equipos divididos en cinco grupos, estos a sus vez en dos subgrupos y la disputa de hasta tres fases para decidir los ascensos a Segunda y Segunda Pro, la permanencia y los descensos.

0
243
Siguen conociéndose detalles de cómo se quiera que sea la Segunda B en la temporada 2020-21.
Siguen conociéndose detalles de cómo se quiera que sea la Segunda B en la temporada 2020-21.

P. G. Aunque aún no ha acabado la temporada 2019-20 -y ya se verá si se puede y cómo se puede-, la mayoría de los clubes que seguirán en Segunda División B, el Recre entre ellos, tienen depositadas sus miradas en la que será la próxima campaña, en la que la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) baraja novedades importantes, principalmente debido al número de equipos que intervendrán, 100, debido a la suspensión de descensos en la actual.

La medida adoptada por la RFEF de dar por concluida la temporada 2019-20 sin descensos va a obligar al ente federativo a la confección de una competición inédita para el próximo curso, que a tenor de lo que comunicó el propio presidente Luis Rubiales a los equipos vascos de Segunda B y Tercera, no va a arrancar antes de mediados de octubre.



De momento, salvo que la situación sanitaria mejore ostensiblemente, la idea federativa es que los partidos se disputen a puerta cerrada, por lo menos hasta enero de 2021.

Hace unas semanas la RFEF dio a conocer algunos detalles de cómo se podría desarrollar la competición en Segunda B, en la que estarían, aparte de los 80 equipos que han compuesto esta campaña los cuatro grupos –cuatro subirán, pero bajarán otros cuatro de Segunda-, los 18 equipos que ganen los play-offs que se disputarán en Tercera División, más otros dos conjuntos campeones de grupo que no resulten ganadores de esa fase. En total serán 100 equipos, que se dividirán en cinco grupos de 20.



En la comunicación a los equipos vascos, Rubiales no concretó la manera de formación de esos grupos, sí que se harían dos subgrupos de 10 equipos en cada uno de ellos, que disputarán la primera fase de la competición.

Cada conjunto jugará 18 partidos y es establecerá una clasificación, de la que según su posición pelearán por un objetivo en la segunda fase. Así, los tres primeros de cada subgrupo, que se reunificarán en un de seis, pelearán por el ascenso; los de mitad de tabla –del cuarto al sexto– lo harán posiblemente por algunos puestos en la Segunda B Pro que se quiere instaurar en la campaña 2021-22; y los de abajo –del séptimo al décimo-, por eludir el descenso.



Se accedería a una tercera fase, un play-off en cada uno de los apartados -ascenso, Segunda B Pro y permanencia-, en el que se determinarán quien sube, quien accede a la categoría que se creará y quien desciende.

Por el momento no se conoce el modo de confeccionar cada grupo y subgrupo, aunque la RFEF quiere que sea por el sistema ‘cremallera’, es decir, estarían los clasificados en puestos impares esta temporada por un lado, y los pares por otra, aunque hay muchos equipos que han solicitado que se haga en la medida de lo posible por proximidad geográfica.

La manera de disputar la segunda fase tampoco se sabe aún, ya que por un lado podría jugarse por el llamado ‘sistema olímpico’, en el que los equipos clasificados entran con los resultados que obtuvieron entre ellos en la primera fase, y sólo se medirían a los del otro subgrupo -seis partidos-; o bien se podría jugar como si de una nueva competición se tratase, partiendo todos de cero.

Ni que decir tiene, la tercera fase, es decir el play-off final, es algo que tampoco se sabe como se resolverá.