El puntaumbrieño Antonio Cabrera impulsa la creación del grupo ‘The Blueberries’ tras su paso por el mítico ‘The Dreamers’

Este docente y músico onubense hace balance de su trayectoria en tiempos de pandemia por el Covid-19, una etapa en la que ha querido aportar su granito de arena para hacer más llevadero el confinamiento. Y es que tiene claro que, "en los momentos más difíciles, la música siempre me ha hecho seguir adelante".

0
339
Foto: Julián Ropero.
Antonio Cabrera es un puntaumbrieño enamorado de la música.

Mari Paz Díaz. En la crisis del Covid-19, la música se ha erigido como de las grandes manifestaciones con las que luchar contra el abatimiento, la desilusión y la desesperanza. Lo sabe bien el puntaumbrieño Antonio Cabrera Vázquez, profesor de Música en el instituto de Algeciras. Un onubense que lleva toda la vida ligado a la música. Y es que, a sus 18 años, Antonio se marchó a Huelva a estudiar Magisterio de Música, una elección crucial en su trayectoria, puesto que fue entonces cuando comenzó realmente a introducirse en este ámbito. Según recuerda, “aprendí a tocar la guitarra solo y empecé a rodearme de amigos con los que nos divertíamos grabando nuestras primeras maquetas caseras. Montamos algunas versiones para intentar tocar en directo, pero apenas hicimos dos conciertos dentro de la universidad. Poco más tarde, a los 19 años, decidí probar con la batería. Me compré una, y apenas en dos semanas ya estaba dentro de la que sería mi primera banda de pop-rock, llamada ‘Por Inercia’. En este grupo aprendí muchísimas cosas que me servirían para definir mis gustos musicales. Al mismo tiempo, me apunté al Coro de la Universidad por probar y allí estuve cinco años, despertando así mi pasión por las armonías vocales, lo que sería la base de mis próximos proyectos”.

Componentes de la banda onubense 'The Dreamers'.
Componentes de la banda onubense ‘The Dreamers’.

Experiencias vitales que le han permitido formar parte de varios grupos de música en los que ha dado rienda suelta a su creatividad y afición. Uno de los proyectos más emblemáticos de los que ha formado parte ha sido ‘The Dreamers’, una agrupación onubense que ha dicho adiós recientemente, pero de la que aún queda un bonito recuerdo en la mente de todos por su estilo inconfundible, propio de los años 50. Un grupo que se disolvía tras nueve años, si bien, sus integrantes siguen siendo grandes amigos. A pesar de ello, Cabrera no ha querido abandonar esta faceta y, en la actualidad, forma parte de ‘The Blueberries’, una nueva agrupación que ha puesto en marcha en Algeciras, donde reside por motivos de trabajo. Una nueva ilusión con la que está cosechando nuevos éxitos, tal y como nos cuenta en esta entrevista concedida a Huelva Buenas Noticias.



-Antonio, ¿cómo te inicias en la música de los años 50?
-Mi afición por esta música se debe en gran parte al proyecto al que pertenecí durante nueve años (2009-2018), ‘The Dreamers’. Este grupo despertó mi gran pasión por el mundo de los 50/60, que, sin saberlo, había estado presente desde que nací, gracias a grupos de Doo Wop revival de mi infancia, como ‘Tennessee’, ‘Sha Na Na’, ‘The Boppers’, y películas que marcaron también mis gustos musicales, como ‘Grease’, ‘Cry-Baby’ y, por supuesto, ‘Regreso al futuro’.

Los miembros de ‘The Dreamers’ siguen siendo sus mejores amigos.

-¿Cómo fue tu experiencia en ‘The Dreamers’?
-Durante esos nueve años en ‘The Dreamers’ conseguimos cosas con las que cualquier músico amateur hubiera soñado: rápidamente fuimos conocidos dentro del género a nivel nacional, actuando en Madrid, Barcelona e, incluso, en grandes festivales internacionales, como Almería y Alemania; compusimos nuestros propios temas, grabamos dos discos y presentamos el primero de ellos en Huelva junto a nuestros actuales amigos de Tennessee. ¿Qué más se puede pedir? Hicimos realidad muchos de nuestros sueños, pero lo más importante que me llevé de este proyecto fueron mis Dreamers, que siguen siendo hoy día mis mejores amigos. Ellos son Benito Prieto, Carlos García y Gema Prieto.



‘The Blueberries’, un nuevo proyecto.

-¿Cómo surge la idea de crear un nuevo grupo musical?
-En 2018, ‘The Dreamers’ se disuelve tras mi marcha a Algeciras por motivos de trabajo. En mi nuevo destino, apenas tardé dos meses en formar un nuevo proyecto con compañeros de profesión, maestros. Aquí nacería mi actual formación, ‘The Blueberries’. En este proyecto pondría todas mis ilusiones y todas mi ganas en crear algo nuevo, que me mantuviera vivo dentro de este mundo que tanto me “enganchó”. Y, por supuesto, basado en las armonías vocales de los 50, el Doo Wop. Pero, cuando apenas estaba arrancando, se vio truncado por la marcha de algunos componentes por motivos laborales y, meses después, cuando estábamos rehaciendo el grupo, llegó el tremendo palo del COVID-19. Aún así, hemos querido mantener viva la llama durante el confinamiento, realizamos varias versiones online que podréis ver en nuestro facebook.

Tocando la batería con ‘Elvis Dreams’.

Paralelamente a ‘The Blueberries’, fue naciendo el año pasado otro proyecto en el que me encuentro actualmente inmerso junto con mi gran amigo Benny y grandes músicos de Huelva, como Juanma Ruiz, Pablo Vázquez y Manuel Vargas. Se trata de ‘Elvis Dreams’, el cual llegamos a estrenar justo antes del confinamiento en el Gran Teatro de Huelva, recibiendo una gran ovación y una fantástica crítica del público que aquel día llenó el teatro.



 -¿Quiénes sois los miembros de este proyecto?
-‘The Blueberries’ somos actualmente Antonio Cabrera, Laura Mariscal y Jesús Pérez, aunque durante el confinamiento hemos hecho un nuevo fichaje para que nos acompaña a la guitarra en esta nueva etapa, Óliver Mota.

Cartel del concierto ofrecido en el Gran Teatro de Huelva.

-¿Qué trayectoria habéis desarrollado hasta ahora?
-El proyecto se ha visto en varias ocasiones frenado, teniendo que cambiar varias veces de componentes, pero la base, las tres voces, los tres fundadores del grupo, seguimos unidos. Apenas hemos dado una decena de conciertos por la zona desde que comenzó el proyecto a funcionar en marzo del pasado año, pero las circunstancias no han sido todo lo favorable que nos hubiera gustado. Aún así, el grupo tuvo muy buena acogida por el público de la zona y de las redes sociales. Recién colgado nuestro primer video, antes de empezar a tocar en directo, ya nos estaban escribiendo de festivales alemanes. Por ello, estamos deseando de que acabe esta crisis para demostrar nuestro potencial, dándolo todo en los escenarios.

Como otros artistas, se ha volcado por hacer más liviano el confinamiento.

-También estáis ofreciendo vuestra música para hacer más liviana la pandemia. ¿De qué forma? ¿Qué respuesta está teniendo?
-Como muchos grupos durante esta pandemia, al no poder actuar en directo, hemos sentido la necesidad de hacer algo al menos en la distancia, poniendo nuestro granito de arena para hacer un poco más llevadero este confinamiento. A nivel grupal, hemos realizado montajes de versiones míticas de Doo Wop, como “Fools fall in love” de The Drifters, con el grupo ‘The Blueberries’. Con ‘The Dreamers’ hemos querido recordar a capela uno de nuestros temas propios, “A new chance”. También quise hacer una colaboración con Rosám, el grupo de mi hermana Rosa, con el famoso “My girl”. Además, esta pandemia ha sacado de mí el valor para hacer por primera vez algo en solitario, grabando varias versiones, como “Shu-Bop” de Dion o “The Stranger” de Frankie Valli, llevándome una grata sorpresa al ver la fantástica reacción de la gente ante esta propuesta. Imagino que nunca creí lo suficientemente en mí como para cantar en solitario.

Tiene en mente otros proyectos. / En la foto, con su amigo Benny, grabando su primer videoclip, ‘You can fly’.

-¿Alguna otra propuesta?
-De momento, mientras dure esta crisis, mi idea es seguir montando canciones nuevas de Doo Wop, versiones y temas propios, a nivel grupal e individual, pero sin dejar nunca de hacer música. Y puede que esté tramando algún otro proyecto, de otro género, aunque dentro de la época, pero todavía no hay nada seguro, por eso no puedo dar detalles.

-Compaginas la música con la docencia…
-Sí. Creo que tengo uno de los mejores trabajos que hay para poder compaginarlo con mi afición, puesto que, además de poder llevar la música a las escuelas, me permite tener tiempo para poder desarrollarla fuera de ellas.

-¿Cuál es tu balance de la experiencia por ahora?
-Mirando hacia atrás, al mismo tiempo que echo de menos muchos momentos vividos en la música, me puedo sentir orgulloso de todo lo que he conseguido hasta ahora, teniendo en cuenta que no me dedico a ello y no puedo invertir todo el tiempo que me gustaría.

Ha vivido momentos inolvidables en la música.

-Trabajas fuera. ¿Qué es lo que más echas de menos de tu tierra?
-A mi familia, mis amigos y los momentos tan buenos que vivimos tocando juntos.

-Para terminar: un mensaje a los onubenses.
-No me considero nadie para poder dar mensajes de optimismo, pero sí puedo decir que, en los momentos más difíciles, la música me ha hecho seguir adelante, teniendo siempre alguna meta que cumplir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here