La Hermandad del Rocío de Hinojos lleva su solidaridad a Malawi, uno de los cinco países más pobres del mundo

0
234
Una bella imagen del camino del Rocío de Hinojos de este año.
Los bueyes son un símbolo de la hermandad de Hinojos.

HBN. La Hermandad de Ntra. Sra. del Rocío de Hinojos es una de las más señeras de las filiales de la Matriz de Almonte. Fue fundada el 31 de julio de 1934, cuando aprobaron canónicamente sus reglas. Una hermandad conocida por contar con uno de los caminos más bonitos hacia la aldea almonteña, a lo largo del cual se recorren algo más de 21 kilómetros por bellos paisajes naturales.

Un camino muy especial.

Y es que hay muchas cosas que hacen peculiar a esta Hermandad en su peregrinar hacia la Virgen del Rocío, su carreta “de palo azul y blanca”, su inigualable Simpecado de terciopelo azul…, pero lo que, sin duda, la hace diferente de cuantas hermandades filiales se presentan en El Rocío, como decimos, es que su caminar entre pinos, lentisco y romero, y la arena que pisan sus peregrinos, transcurren íntegramente por su término municipal, desde la Venta de Los Pinos hasta el Puente del Ajolí, frontera natural entre Hinojos y su vecino pueblo de Almonte. Gran parte de este bello camino atraviesa el Espacio Natural de Doñana, cuya vinculación con el pueblo de Hinojos es palpable, no en vano, este pueblo marismeño es el propietario de una buena parte del humedal más importante de Europa.



Gracias a su labor social han logrado inaugurar un pozo en Malawi.

Junto a estas características, la hermandad desarrolla una importante labor social, que, el pasado fin de semana, les ha permitido vivir un momento de gran satisfacción, después de que se inaugurara un pozo de agua en Fulawo, situado en Malawi, gracias a los fondos de esta entidad onubense.

Momento de la inauguración.

¿Por qué un pozo en Malawi? Según explica la propia hermandad hinojera, Malawi es uno de los 5 países más pobre del mundo. Es muy difícil imaginar que significa extrema pobreza. Significa que, para conseguir una cuerda o un cubo para extraer el agua, las familias del poblado tienen que hacer una colecta. A veces, incluso esta pequeña contribución significa que durante unas semanas algunas familias sólo hagan una comida al día. Significa también que está totalmente fuera de su alcance construir un brocal (duradero) para el pozo. Sus propias casas son de arcilla.



Una zona de extrema pobreza.

Una iniciativa que ha sido posible gracias a labor desarrollada por el Grupo Joven de la Hermandad del Rocío de Hinojos. “Cuando hace ya algunos años nuestro #GrupoJoven escuchó hablar de estas dificultades, tuvo la iniciativa de organizar diferentes actividades donde recaudar fondos y acercar esta ayuda a las sociedades más necesitadas. Fue entonces cuando nació la idea de colaborar en el programa “un pueblo, un pozo” de Andalucía por un Mundo Nuevo”, explican los responsables de la organización rociera.

Relato recibido junto a las fotografías.

Para los rocieros de Hinojos ha sido toda una satisfacción ver las fotografías recibidas desde Malawi, junto a las cuales les han remitido un relato que, tal y como nos cuentan, “nos llegan al corazón y que nos alegra poder compartir con todos nuestros hermanos y seguidores”. Enhorabuena a todos.