El confinamiento y la prevención del COVID-19 aumentan el consumo de agua en los hogares

La factura de este mes en muchos municipios recoge el incremento producido durante todo el estado de alarma.

0
186

Redacción. El confinamiento decretado durante el estado de alarma así como las medidas de prevención higiénico sanitarias para frenar el COVID-19 ha ocasionado un significativo aumento del consumo de agua en los hogares. A fin de aliviar este incremento en el gasto, Giahsa aprobó al inicio de la crisis una serie de medidas, entre ellas la ampliación a dos meses en el periodo de pago de los recibos.

Hasta un 20 por ciento se ha incremento el consumo de agua en los hogares en algunos municipios de la provincia de Huelva. Este aumento está originado por dos motivos. En primer lugar, el confinamiento trae como consecuencia unos hábitos que generan mayor consumo de agua. En segundo lugar, las medidas higiénico sanitarias de protección contra el coronavirus incluyen acciones de desinfección, higiene personal y limpieza en los hogares que precisan el uso del agua. Como consecuencia, se ha producido un significativo aumento del consumo y, por consiguiente, un incremento de las facturas.



Los usuarios de Giahsa han constatado el reflejo de este mayor aumento del consumo en la última factura que han recibido, ya que, según el procedimiento establecido desde enero de 2011, la lectura de contadores se realiza en meses alternos. Esto significa que el último recibo acumula el aumento del consumo de los dos meses de confinamiento, mientras que la factura anterior, al tratarse de una estimación, sólo refleja los mismos metros cúbicos que el año anterior y no el aumento que por circunstancias extraordinarias se ha producido este año.

Esta situación no afecta a los precios aplicados a cada bloque de consumo, ya que cuando se toma la lectura real se recalcula todo desde la última lectura anterior. Por ello, y para tranquilidad de los usuarios, desde Giahsa se hace hincapié en que nadie va a pagar ni un metro más de lo que ha gastado ni a un precio mayor del que le corresponde.



El caso de Rociana

Sólo en un municipio de la provincia de Huelva, Rociana del Condado, se ha originado un desajuste informático a la hora de recalcular el consumo de los meses anteriores y que ha repercutido en un aumento injustificado de la factura del último mes. Esta circunstancia afecta a casi 1.400 pólizas, lo que supone un 38 por ciento de los abonados de esa localidad. Para solucionar el problema, Giahsa, en colaboración con el Ayuntamiento de Rociana, ha puesto en marcha una revisión masiva de oficio de todas las pólizas afectadas. Este proceso ha permitido identificar todas las facturas erróneas, recalcular la lectura de los tres últimos meses y devolver en el próximo recibo el dinero cobrado de más sin que los afectados tengan que realizar trámite alguno para ello.



Giahsa lamenta las consecuencias que este desajuste informático está produciendo en algunos abonados y les garantiza que no va a cobrar ni un metro cúbico que no haya sido consumido en este periodo de crisis ni a un precio que no sea el correcto.. Además, en aras de la máxima transparencia, está enviando cartas a todos los afectados con el resultado del reajuste en cada uno de los recibos.

Con independencia de este desajuste puntual y localizado en Rociana, el incremento de los recibos al resto de los abonados tiene su origen en el aumento del consumo de agua en los hogares. No obstante, y previendo que la crisis va a afectar a la economía de muchos hogares y negocios, Giahsa aprobó al inicio del estado de alarma una serie de medidas sociales, entre ellas la ampliación a dos meses del pago de la factura, 100.000 euros para ayudas directas a empresas y autónomos que se hayan visto obligados a cerrar sus negocios así como un sistema adicional de aplazamiento y fraccionamiento de deudas a través del Servicio de Gestión Tributaria de Huelva.

Lectura de contadores

Durante la quincena en la que el Gobierno sólo permitió la realización de trabajos esenciales, Giahsa, como el resto de las entidades suministradores, se vio obligada a interrumpir la lectura de contadores. Esto significa que en algunas poblaciones de la provincia, concretamente solo Aljaraque, Aracena, Ayamonte, Cala, Gibraleón, Isla Cristina y Santa Olalla, no se haya podido tomar lectura real desde hace más de tres meses.

Por este motivo, la factura de los abonados estos municipios sólo reflejan consumos estimados con respecto a los mismos meses del año pasado y no recogen aún el aumento de agua que de manera generalizada se está produciendo durante el estado de alarma en toda España y que vendrá recogida ya en la próxima factura. No obstante, Giahsa está trabajando ya en posibles medidas que amortigüen el impacto de estos incrementos de consumo sobre las economías familiares.