Huelva y sus tesoros olvidados

0
287
Locomotora nº 14 construida por Beyer Peacock de 1875 a su paso por Zarandas-Naya. Autor desconocido.
Locomotora nº 14 construida por Beyer Peacock de 1875 a su paso por Zarandas-Naya. Autor desconocido.

Fermín Cansino Román. Los ferrocarriles de Riotinto, Tharsis, El Buitrón, Cala y del Guadiana, puestos en servicio entre 1869 y 1905 para satisfacer la demanda de minerales de nuestra tierra, rica en cobrizos y manganesos, trajeron con ellos a nuestra provincia la Revolución Industrial. Estos caminos de hierro movilizaron toda una industria de construcción, ingenieros, mecánicos, arquitectos, fundiciones y un sinfín de empleos para llevar a cabo tales proyectos. Son reconocidos incluso a escala mundial y por suerte aún podemos disfrutar de piezas restauradas para el tren turístico de Riotinto, entre ellas la locomotora número 14 que, construida en 1875, es la más antigua de España en servicio. Por desgracia, no podemos decir lo mismo de los demás líneas (exceptuando la de Tharsis), conservando en el mejor de los casos tan solo una vía verde o varias piezas expuestas en rotondas a merced de la intemperie y vandalismo como si de una maceta se tratase.

Se trata de piezas centenarias de una actividad minera que tanto pan trajo a muchos hogares, siendo un atentado contra el patrimonio histórico de nuestra provincia. Sin embargo, hay poco conocimiento sobre ramales de las citadas líneas que se encuentran casi en completo olvido y sin los cuales la explotación de numerosas minas no habría sido posible, ni siquiera la existencia de pueblos que vivían de ello y que a día de hoy perduran en el tiempo. Mencionaremos los que acababan en la línea de Zafra-Huelva, y los que lo hacían en la del Castillo de el Buitrón-San Juan del Puerto.



Tesoros olvidados.

Son los grandes olvidados, de otros muchos, que explotaban las minas que recorrían toda las faja pirítica ibérica (una de las más grandes del mundo) y que en gran parte se asentaba en nuestra provincia.

En la del Buitrón tenemos:



1. El Empalme-Zalamea, con un ancho de 1067mm y 15km.
2. Zalamea-Mina Poderosa con 762mm y 11,5km.
3. Zalamea-Mina Concepción con 1067mm y 13,5km.
4. Mina Angostura y Esperanza con 600mm y 4,5km.
5. Mina Tinto y Santa Rosa-Sotiel con 762mm y 8km.
6. Sotiel-El Cuervo con 1067mm y 11km.
7. Grupo Minas de Campanario-El cuervo con 1067mm y 3,5km.
8. Minas de Palanco y Guadiana con 600mm y 2,5km.
9. Mina el Soldado con 500mm y 2km.
10. Mina Soloviejo con 600mm y 3,2km.
11. Fundición Los Silillos y Grupo de Minas La Ratera-Valverde del Camino.

Ramales que enlazaban con la línea Zafra-Huelva:



1. El Perrunal con 1674mm de ancho y 4,1km
2.Mina El Carpio, San Telmo, Lomero-Valdelamusa con 762mm
3. Mina La Joya-Tamujoso con 610mm y 14,6km
4. Mina San Miguel-Tamujoso con 600mm y 19km
5. Cueva de la Mora-Valdelamusa, con 630mm y 10km, que a su vez tenía otros dos pequeños ramales; uno de ellos era Monte Romero y Mina Angelita, y el otro Mina Aguas Teñidas de tan sólo 200 metros de longitud.

Locomotora ‘Victoria’ cruzando el ‘puente de chapa’ sobre el río Odiel. Autor desconocido.

Constituyeron entre todos muchos pueblos, empleos, obras, puentes metálicos y mampostería, túneles, muelles de descarga, más de 100km de vía solo en ramales, un gran parque de locomotoras a vapor, diesel y eléctricas, incluso los más pequeños tracción animal. Muchos de ellos se desmantelaron a principios del siglo XX, por falta de rentabilidad, otros en los años 30, sufriendo la etapa convulsa de la guerra civil y la expropiación de las minas por el Estado por la necesidad de minerales durante la Segunda Guerra Mundial, entre otras causas, y otros se han mantenido hasta finales de los años 60.

Desde el Club Ferroviario de Huelva queremos rendir homenaje a ellos, que confinados como nosotros lo estamos hoy en día, con la fortuna que nuestro confinamiento acabará pronto y estos quedaran en el pasado y el olvido no recibiendo la atención necesaria para impulsar proyectos turísticos que seguro estoy, devolverían la vida a la comarca. Conservemos la esperanza en que algún día este patrimonio histórico e industrial de incalculable valor este en una mejor situación.

Algunos de los nombrados se han convertido en vías verdes, que luego se abandonan y deterioran, levantando previamente el trazado de vías que hace dos siglos sirvieron para el desarrollo de una comarca que ahora son de las más deprimidas de España; si se hubiera mantenido junto a la vía verde las vías de podrían utilizar para trenes turísticos como el de Río Tinto, que se ha convertido uno de los principales puntos turísticos de Huelva. Desgraciadamente se van perdiendo en el olvido.