Relaciones históricas de Francia y Huelva (I)

0
67
Ernest Deligny fue una figura fundamental en el nacimiento de Corrales. / Foto: jujora.wix.com.
Mapa de Huelva en el siglo XVIII. / Foto: juntadeandalucia.es

Antonio José Martínez Navarro. Extraemos un brevísimo extracto de Francia del tomo 5 de la Gran Enciclopedia  Ilustrada “Cumbre”, ya que citar todas las excelencias francesas no llevaría muchas páginas. No obstante, debemos situarla:

<<Estado occidental de Europa que ocupa una situación privilegiada por hallarse en el centro de la zona templada del hemisferio boreal y a una latitud  que dicta igual del Ecuador que del Polo,; justamente el paralelo de 45 º latitud Norte atraviesa el país un poco arriba de Burdeos y algo más debajo de Grenoble. Por la extensión de sus fronteras terrestre es un estado continental, pero por su dilatado litoral es el más marítimo de los de Europa Central. Verdadero istmo entre el Océano Atlántico y el Mediterráneo –desde el antiguo Golfo de Vizcaya o de Gascuña al Mediterráneo de León se reduce la distancia en línea recta a 400 kilómetros-, establece la relación entre las regiones de uno y otro mar.

Sus límites son naturales, excepto por el Nord-este. El Mar del Norte, el Paso del Calais, el Canal de la Mancha y el Atlántico, la limitan por el noroeste y Oeste; los Pirineos y el Mar Mediterráneo por el Sur; la cadena de los Alpes y el Jura y el río Rin la separan, por el este, de Italia, Suiza y Alemania.

La frontera del nordeste sigue una línea caprichosa a lo largo de Alemania, el ducado de Luxemburgo y Bélgica. El territorio francés cubre 551.600 kilómetros cuadrados, incluida la isla de Córcega. Ocupa por su área, el segundo lugar en Europa siguiendo inmediatamente a Rusia. La armonía de las dimensiones y de las formas es uno de los caracteres esenciales del país, que afecta la figura de un exágono regular, con tres lados continentales y otros tres marítimos. De Dunkerque al cabo Cerbére, es decir, de norte a sur, hay unos 1000 kilómetros, de oeste a este, o sea de Brest a Estrasburgo, unos 900. Ningún punto de Francia se halla a más de 400 kilómetros del mar…. >>.

En Geología y relieve vamos a citar el Macizo Central, los Pirineos y los Alpes.




La hidrografía se forma, como ríos más importantes, el Sena, Loira, Garona y el Ródano. Lamentamos tener que acabar que la capital y núcleo más importante es Paris (unos 2.300.000 personas) y su lengua  es el francés, que goza de la supremacía en Europa  durante los siglos XVII y XVIII y aún conserva el favor de las gentes cultas.

La primera referencia que tiene esta Gran Enciclopedia de Huelva sobre las relaciones históricas de Francia y Huelva nos viene dada en el Legajo número 859 del A. M. H. (Carta de Pago de 1693) y dice:

<<En la villa de Huelva en veintidós de junio de 1693. Don Andrés de Vega Garrocho, alcalde ordinario dijo que el Excelentísimo Señor Duque don Jesús Barragán, almirante capitán general de la Mar Océano, de la Costa de Andalucía por carta al señor del 19 del presente mes y año del regimiento de la dicha Mar pagar torreros de vigía en las torres de la Punta de Umbría y de la Arenilla conteniendo especialmente en la ocasión de hallarse en la bahía de Lagos la armada de Francia haciéndose desto (¡) en el cargo y ser necesario se pongan torreros.

El Gran Almirante Capitán General del Mar Océano y Costa de Andalucía mandan que se pongan torreros en Punta de Umbría y Arenilla porque está la armada francesa en Lagos…>>.

Ernest Deligny fue una figura fundamental en el ámbito minero onubense. / Foto: jujora.wix.com.

Fue un francés uno de los primeros que dio a conocer al mundo la riqueza de las minas de Tharsis, Ernesto Deligny Ardayllón, Ingeniero de Minas, en los años cincuenta del siglo decimonónico. Por sus méritos contraídos con esta provincia, alcanzó la dignidad de Conde de Alosno, fue nombrado Hijo Adoptivo de Huelva y una calle de Huelva recibió su nombre con fecha 20 de diciembre de 1898.

En una carta existente en el A. M. H. y dirigida al Sr. Alcalde mayor y (¡) Ilustre Ayuntamiento de esta Villa, que se dirige el francés Gabriel Ferchano, éste le hace saber que arregló el Reloj de la Villa en 1829 y estuvo cuidando de que funcionara por espacio de catorce meses, por lo que exige cobrar los citados servicios:

<<…Gabriel Ferchano, súbdito de S. M. el Rey de los franceses, criado del Sr. Coronel de Tellechea al servicio del mismo Monarca y Agente Consular de Francia a V. S. con la mayor veneración y respeto expone: Que habiéndole sido leído el día 30 de noviembre de 1829 un escrito del Sr. Alcalde Mayor dirigido a mi Sr. amo, cuya copia acompaño marcada con el número uno y en contestación con el número dos sobre hacer yo el reconocimiento del Relox de la Villa que se hallaba parado en aquella época, lo verifiqué dándome mi amo tiempo y permiso para ello; y ha encontrado en el relox tres piezas esenciales de menos las que provisionalmente de madera dura para reemplazar las de bronce, con las quales (¡) tuvo movimiento exacto la máquina por espacio de catorce meses, y hasta que por el uso continuo se gastaron las piezas y paró el relox, en todo este tiempo no he cesado de trabajar para que el relox hiciese el servicio público que tan interesante es; en atención a todo… Suplico a V. S. se me paguen las piezas expresadas construidas por mí, y mi continuo trabajo en todo el tiempo de catorce meses, lo que espera de la justificación del Sr. Alcalde Mayor Presidente y del Cuerpo Municipal. Huelva, 21 de marzo de 1831. Firma…>>-

En el Boletín Oficial de la provincia, número 196, correspondiente al jeves, 16 de enero de 1840, quedaba citada el Prospecto de un Tratado de Patología General por E. F. Duvois,  (de Amiens), profesor agregado a la facultad de Medicina de París, miembro de la Academia Real de Medicina, Corresponsal de la Real Sociedad de medicina de Burdeos, de las médicas de Gante, Nueva Orleans, etc., etc.

La obra, de gran importancia para aquellas fechas, estaba traducida al castellano por don Francisco Pablo Pérez.

En el mismo Boletín, en su número 224, del domingo, 19 de abril de 1840 se publica el siguiente aviso:

<<Suscripción. Las personas que lo estén  a la obra titulada “Tratado de Patología general”, por E. F. Dubois, se presentarán en la Redacción de este periódico a recoger las entregas tercera y cuarta>>.

En el Boletín Oficial de la Provincia de Huelva número 225, del jueves, 19 de marzo de 1840, se publicaba un anuncio para suscripciones a las “Memorias históricas de Fernando VII, rey de España”, publicadas en inglés y en francés por Michael J. Quin.

En el Boletín Oficial de la Provincia número 215, de jueves, 19 de marzo de 1840, viene una equivocación que el Vicecónsul de Francia en Huelva trataba de enmendar ante el Gobernador Civil de la provincia:

<<El Vice-cónsul de Francia en Huelva acudió a este Gobierno político manifestando que los Ayuntamientos de San Juan del Puerto y de la Palma habían incluido en el padrón de alistamiento respectivamente a los hijos de Juan  y de Pedro Taillefert, domiciliados en los referidos pueblos, no obstante que son súbditos de mi nación y de las inmunidades garantizadas por los tratados asistente con la misma y el Gobierno de S. M. C. En su vista, y confrontado el padrón de extrangeros (¡) domiciliados en esta provincia que de Real Orden se formó por esta Gobierno Político en el año de 1836,  con la matrícula de los franceses ecsitentes (¡) en el Vice-consulado de dicha nación en Huelva, resultando por ambos documentos como súbditos franceses los citados Pedro y Juan Taillefert igualmente que otros individuos de la misma nación domiciliados en diferentes pueblos de esta provincia, prevengo a los Ayuntamientos constitucionales de los mismos pueblos,  que en virtud de los tratados ecsistentes (¡) entre nuestro Gobierno y el de Francia, no pueden los hijos de aquellos entrar en quintas para el reemplazo de nuestro ejército; pues se consideran súbditos de dicha nación, y que por lo mismo se les hacen del alistamiento practicado para dicho objeto en el caso de que se hallan incluidos en algunos de los referidos pueblos, dando aviso a la Diputación Provincial de esta rectificación para su conocimiento y demás efectos oportunos, sin perjuicio de que el Ayuntamiento a los que se crean agraviados acudan en súplica a S. M. si creen los asiste algún derecho  fundado contra la reclamación del Vice-cónsul. Huelva, 16 de marzo de 1840. Ramón Cerati>>-

Y como no se cumpliera con total exactitud la orden publicada en el Boletín Oficial de la Provincia número 215, se vuelve a dejar bien claras las circunstancias en el Boletín número 221, correspondiente al jueves, 9 de abril del mismo año.

Resulta curioso que siendo Huelva una capital con muy pocos habitantes (circunstancia que se hacía extensiva a la provincia) y sin la presencia de la Empresa francesa que llegaría años más tarde y se establecería en Tharsis para explotar sus minas, hubiese un representante del Gobierno francés en ésta (Oficios y Minutas. A. M. H.). Así, Antonio M. Tellechea presentaba un extenso escrito ante el Ayuntamiento Constitucional de Huelva: fechado el 20 de agosto de 1842 del que hemos entresacado algunos párrafos que dicen así:

<<…Antonio María Tellechea, Vicecónsul de Francia en Huelva y su provincia, domiciliado en esta capital y propietario en el término de la misma, a V. S. con el mayor agrado…>>.

(Continuará)