Mini

Virginia Moya, tesorera de Carbón Dulce: “El premio de MATSA nos da el impulso para seguir mejorando cada año”

El proyecto ‘Cabalgata de Sueños’ de la Asociación Carbón Dulce de Almonaster la Real ha sido el ganador del primer premio del Programa Alianza de MATSA, valorado en 7.000 euros.

Miembros de Carbón Dulce con animadores infantiles en la visita del Cartero Real.

HBN. La compañía ha querido respaldar, de esta forma, el trabajo que viene realizando esta entidad por enriquecer la vida sociocultural del municipio, organizando todo tipo de actividades a lo largo del año vinculadas a las costumbres y tradiciones locales, entre las que destaca la Cabalgata de Reyes Magos. Nacida en 2018 gracias al empeño de un grupo de jóvenes de Almonaster la Real, la Asociación Carbón Dulce tiene por delante un futuro ilusionante y cuenta con el respaldo de los vecinos de la localidad. De la mano de Virginia Moya, tesorera de la entidad, conocemos su trayectoria y dedicación. 

Virginia Moya.

-¿Cuándo y cómo surgió el proyecto “Carbón Dulce”?
-Fue en 2018, de la manera más informal. Mientras tomábamos un café un grupo de amigos surgió el tema de la Cabalgata y ahí comenzó todo. Antes eran las ‘Hermanas de la Providencia’ quienes organizaban tanto la Cabalgata como el Belén Viviente, pero eran personas muy mayores a las que ya les costaba mucho trabajo llevarla a cabo. Después fueron algunas madres del pueblo las que se fueron organizando para realizar las diferentes carrozas, pero no tenían gran disponibilidad. Al ver esta situación y para evitar que la Cabalgata desapareciera, decidimos hacernos cargo y constituirnos legalmente como asociación.

Visita del Cartero Real.

-¿Por qué el grupo está tan comprometido con la asociación?
-La juventud de Almonaster está muy unida y comprometida. Teníamos claro que queríamos trabajar por nuestro pueblo y para que la noche de Reyes siguiera conservando su magia. Al principio nos agobió un poco todo el papeleo, pero una vez que nos constituimos como asociación fue todo rodado. Nuestro objetivo ahora es conseguir sumar a más gente joven con nuevas ideas para que la asociación se mantenga siempre viva.




Carbón Dulde con los Reyes Magos y sus Pajes.

-Además de la Cabalgata de Reyes, ¿a qué se dedica la Asociación Carbón Dulce?
-Cuando comenzamos no teníamos presupuesto, por lo que el primer paso fue acudir al Ayuntamiento para que nos ayudaran en lo que pudieran. A cambio, nosotros nos comprometimos a realizar distintas actividades de manera altruista.
A raíz de ahí, en verano organizamos con gran éxito unas Olimpiadas para niños y una Gymkhana para jóvenes a partir de 16 años. En 2019 participaron más de 70 personas, tanto de Almonaster como de pueblos vecinos. Además recuperamos el ‘Certamen Gastronómico’ e implementamos el Día de la Tapa para así recaudar fondos para nuestro proyecto. Nosotros mismos hicimos las bases del concurso y le dimos mucha promoción por redes sociales. Hubo tres premiados y tuvo mucho respaldo por parte del pueblo, ya que fue una actividad que gustó bastante.

Ofrenda Real en la Iglesia.

El pueblo de Almonaster nos ha ayudado muchísimo, participando en todo lo que hemos organizado e incluso realizando donaciones. Han visto que esta asociación era necesaria y que somos personas responsables que hemos querido hacer todo de manera altruista y legal.

Peprativos de la Cabalgata.

-Una vez cogéis las riendas de la Cabalgata, ¿cómo fue la primera experiencia?
-Asumimos esta responsabilidad con respeto y miedo, puesto que era la primera vez que organizábamos la Cabalgata y para nosotros el hecho de proteger la ilusión de los niños es algo muy importante. Sin embargo, todo salió muy bien, la gente quedó encantada y nos animó a continuar. Eso fue una gran satisfacción.

Día de la Tapa.

-¿Cómo ha sido el trabajo en estos últimos meses para los preparativos de la Cabalgata? ¿Qué valoración hacéis de la misma?
-Siempre intentamos mejorar. El primer año hicimos lo que pudimos debido a las circunstancias económicas en las que se encontraba esta asociación que acababa de comenzar. Tuvimos que bajarnos de las nubes y ser realistas para intentar hacerlo lo mejor posible con nuestros recursos y al final hicimos una Cabalgata bonita y participativa. Nuestro objetivo es que disfruten los niños y también los mayores para que el pueblo al completo se involucre.
En este segundo año, hemos acabado muy contentos con el trabajo realizado. Una de las novedades han sido los tronos de madera de los Reyes con los que hemos conseguido que vayan más seguros.

Juegos cooperativos.

-Como reconocimiento a este trabajo y para colaborar en todos vuestros proyectos habéis recibido el primer premio del Programa Alianza de MATSA, ¿en qué ha consistido?
-Ya el año pasado MATSA nos ayudó con un patrocinio valorado en 1.000€ y con ese dinero compramos las maderas para los tronos. Este año tuvimos la gran sorpresa de que nuestro proyecto había sido primer premio del Programa Alianza de MATSA. Entre un total de 83 propuestas, la nuestra fue elegida como la mejor con un premio de 7.000€. Fue algo muy especial e increíble para todos.

Participantes de las Mini Olimpiadas.

Nosotros explicamos quiénes éramos, gente joven con muchísimas ganas de trabajar por dinamizar a la población de Almonaster, sobre todo a los niños. El premio ha supuesto un empujón grandísimo, hemos podido comprar 2 plataformas para la Cabalgata que facilitan muchísimo nuestro trabajo, puesto que tenerlas en propiedad nos permite preparar las carrozas con antelación.

Ganadora del primer premio de la Feria de la Tapa.

-¿Animaríais a otras entidades a presentar sus proyectos al Programa Alianza de MATSA?
-Por supuesto, es una ayuda que hace que nuestro trabajo sea más fácil y que los proyectos sigan creciendo. Por ejemplo, este año como broche final y sorpresa para el pueblo, la última carroza que siempre hace honor al nombre de nuestra asociación estuvo dedicada a Mary Poppins, quien durante todo el recorrido estuvo interactuando con los espectadores, regalando carbón dulce y pintando la cara de todo aquel que estuviera delante. Este es el motor de nuestro trabajo, la ilusión de nuestro pueblo y, en especial, de los más pequeños.

Certamen Gastronomico.

-¿Cómo valoráis que una empresa como MATSA lleve a cabo estos programas para colaborar con entidades sin ánimo de lucro?
-Muy positivamente, puesto que es una ayuda importante para necesidades reales que tiene cada asociación. Nosotros el año pasado teníamos mucha ilusión, pero nos costó muchísimo trabajo porque, aunque plantees buenas ideas, si no tienes apoyo económico la realización es imposible. El premio de MATSA nos da el impulso para seguir mejorando cada año. Es una gran satisfacción que tu pueblo te felicite y esto se debe en gran parte a la ayuda económica que hemos recibido.








Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.