El onubense Pablo Cabanillas vive en la ciudad australiana de Melbourne, ávido de nuevas aventuras

0
87
Lleva unos 10 meses viviendo en Australia.
El onubense Pablo Cabanillas vive en la ciudad australiana de Melbourne,

Cristina Morales. El onubense por el mundo que nos ocupa hoy nos hace ver que a veces hay que salir fuera para valorar dónde vivimos, pero que también es imprescindible salir y conocer otras formas de vida. Pablo Cabanillas tiene 31 y es natural de Huelva Capital. Estudió secundaria en el antiguo femenino, el IES Diego de Guzmán y Quesada y terminó bachiller en el SAFA Funcadia. Tras esto, decidió estudiar la diplomatura en gestión comercial y marketing, para continuar con una segunda carrera, el grado en FICO (finanzas y contabilidad) en la Universidad de Huelva. Una formación que le valió para trabajar durante 4 años en una empresa de berries como especialista financiero.

Una experiencia que estaba deseando vivir.

Una vida estable pero de la que esperaba más emoción, deseaba vivir nuevas aventuras y conocer nuevos lugares y formas de vida, ya que se encontraba un poco perdido en la monotonía. Por ello, hace unos 10 meses decidió dar uno de los pasos más importantes de su vida: marchar hasta Australia y vivir nuevas experiencias. No solo quiso ir a vivir al extranjero, sino que lo haría al otro lado del mundo, a nuestras antípodas. Una decisión que despertó sentimientos encontrados entre sus familiares, que no dejaban de admirar su valor sin sentir tristeza por lo lejano de su destino. Así, en marzo de 2019 comenzaría una nueva vida en Merbourne, una de las ciudades más importantes de Australia y también más europeas, lo que le ha permitido no sentirse tan lejos de casa.

Lleva unos 10 meses viviendo en Australia.

Allí ha aprendido a vivir de forma totalmente independiente y a superar los problemas sin ayuda, algo que sin duda le ha hecho mucho más fuerte. Sin parar de trabajar y estudiar, ha logrado conseguir un nivel C1 en inglés y ha desempeñado varios trabajos. Los dos más estables han sido, como entrenador de niños entre 9 y 12 años en un club de fútbol, el que más ha disfrutado con creces, y en una empresa de eventos que se encarga de organizar y crear todo tipo de eventos, ferias y exposiciones en la ciudad de Melbourne, como, por ejemplo: Melbourne Cup (carreras de caballos muy populares en la ciudad) o el Australia Open de tenis.

Nos muestra imágenes de la nube de humo que a veces se ve en su ciudad por los incendios.

Pero desde el mes de septiembre el país vive una situación crítica al desencadenarse una serie de incendios que no cesan y que suponen un desastre medioambiental por la pérdida de fauna y flora en el sur. Aunque le pilla lejos de su lugar de residencia, el onubense asegura que es una situación que ha preocupado a toda la sociedad y que incluso en un lugar tan apartado del foco como Melbourne, algunos días llegan grandes nubes de humo que les recuerda el suceso. Afortunadamente la época de lluvias en la que se encuentran ahora mejora un poco la situación y permiten ver un poco de luz entre tantas llamas. Para conocer mejor su experiencia, hablamos con Pablo Cabanillas, un onubense en Australia.

A pesar de que Melbourne está alejada del foco le llegan estragos.

– ¿Por qué decidiste irte fuera?
– Me encontraba en un momento de la vida en el que tenía curiosidad por vivir y disfrutar algo más, ya que considero que estaba un poco aburrido y era un poco monótona la vida que estaba llevando, por lo que decidí seguir formándome en el extranjero y seguir estudiando y mejorando inglés.




– ¿Cuánto tiempo llevas fuera de España?
– En Australia llevo desde marzo del 2019.

– ¿Dónde vives? ¿Cómo es esta ciudad?
– Vivo en Melbourne, el cual se encuentra en el estado de Victoria, Australia. Melbourne es conocida por su variedad cultural y la infinidad de planes y lugares por descubrir y tiene una población de casi cinco millones de habitantes. Es una ciudad muy viva, en la que se organizan multitud de actividades y que cuenta con muchos parques. En ella se mezclan la arquitectura victoriana con el arte callejero. En el centro, en los márgenes de las calles principales, se puede recorrer un laberinto de callejuelas góticas, en las que se establecen muchos locales de moda, ya sean cafés, boutiques, bares o tiendas de discos.

Ha trabajado como entrenado de fútbol en un equipo infantil.

– ¿Cómo has vivido los incendios que han asolado Australia?
– Los fuegos realmente empezaron en Australia en septiembre, pero hasta navidad o así no se le ha dado tanta repercusión en los medios en España. La verdad es que hay una liada tremenda pero los últimos días ha estado lloviendo bastante, lo que ha ayudado bastante. Los fuegos están más localizados por las zonas rurales, por lo que me pillan algo lejos ya que el país es enorme, casi tan grande como Europa. Además, solo viven 25 millones de personas por lo que los recursos para apagarlo son limitados, debido a la dimensión de los mismos. Al encontrarse en sitios rurales casi despoblados, no han perdido la vida muchas personas, pero ha sido una catástrofe natural tanto en fauna como en flora. Yo al vivir en Melbourne estoy lejos del fuego, pero sí algunos días la ciudad se despierta con humo y cenizas en el cielo debido a los vientos.

Su visa en Australia finaliza en breve, por lo que volverá a su tierra.

– ¿Cómo es vivir ahí? ¿Es muy diferente a España?
– Vivir en Melbourne es vivir en una de las mejores ciudades del mundo. En los estudios de las mejores ciudades del mundo para vivir, siempre está entre las tres mejores, esto es por su economía, su vida social, su red transporte, calidad de vida y más factores. Melbourne es la ciudad más europea de Australia por su arte urbano y su vida social, por lo que aun teniendo sus diferencias con España no es tan distinta como algunos pueden llegar a pensar. El clima es un poco loco, eso sí, como dicen aquí, en Melbourne se pueden ven las cuatro estaciones del año en un mismo día, y doy fe de que es cierto, ese aspecto si lo llevo un poco mal, ya que no estamos acostumbrados.

– ¿Qué estás haciendo en estos momentos?
– A nivel académico he realizo dos cursos, unos de inglés avanzado para sacarme el C1 de inglés, con una duración de 6 meses. También he estudiado una especie de postgrado que ofrecían las escuelas en Administración de negocios, por duración de 4 meses. En el ámbito laboral, he realizado bastantes trabajos, ya que Australia es un país cuya economía se mueve mucho y hay bastante trabajo para todo aquel que quiera venir. Los dos trabajos que mayor duración y los cuales mas he disfrutado han sido como entrenador de niños entre 9 y 12 años en un club de fútbol y luego en una empresa de eventos, la cual se encarga de organizar y crear todo tipo de eventos, ferias y exposiciones en la ciudad de Melbourne, como, por ejemplo: Melbourne Cup (carreras de caballos muy populares en la ciudad) o el Australia Open de tenis

Por estudios y trabajo ha vivido otras veces en el extranjero.

– ¿Es tu primera estancia en el extranjero?
– No, cuando estuve estudiando el grado de FICO, estuve un curso de Erasmus en Praga, República Checa. Además, la empresa de berries en la que trabajaba en Huelva, es una empresa americana cuya sede europea se encuentra en Breda, Holanda, por lo que también estuve allí destinado en varias ocasiones en distintos periodos de tiempo.

– ¿Cuál es tu balance de la experiencia por ahora?
– Mi balance es bastante positivo. La vida fuera de casa no siempre es fácil, pero recomendaría a todo el mundo venir aquí para crecer como persona, ya que te da otra perspectiva bien distinta de lo que hay más allá de la zona de confort. Además, en los momentos de flaqueza y debilidad, que los hay, al estar solo y tan lejos de casa te haces más fuerte.

– ¿Te has marcado algún nuevo objetivo o reto?
– Mi visa aquí en Australia es por un año, así que mi objetivo y reto es disfrutar la experiencia al máximo, viajar y volver mejor formado académicamente y con un buen nivel de inglés.

No descarta volver a vivir en otro país.

– ¿Qué piensa tu familia y amigos de tu aventura?
– Mis amigos están encantados con mi aventura, algunos me piden que vuelva ya y otros que no vuelva que aquí estoy mejor, a modo de broma. En mi familia hay dos versiones, la de mi madre, más protectora, cuando le dije que me venía y los planes que tenía me dijo que no lo entendía que, ¿por qué? Mi padre por el contrario siempre me dijo que me fuera, que hiciera lo que quisiera, que aprovechara y disfrutara y que las puertas de casa siempre estarían abiertas.

– ¿Cuáles son tus planes futuros?
– Mis planes de futuro pasan por terminar mi etapa aquí, volver a casa y cuando pase unas semanas con los míos, pensar en qué quiero hacer y cómo. Me gustaría montar un negocio propio con ideas que he ido cogiendo durante mi estancia aquí, pero no sé si se podrá dar.

– ¿Piensas volver a España, a Huelva, en breve?
– Si, como he dicho anteriormente, mi visa aquí es por un año, por lo que el tiempo está a punto de concluir y volver a casa, ya que ya llevo 10 meses. Me gustaría volver a Huelva, a casa, mucha gente no sabe el tesoro y la calidad de vida que tenemos allí, pero si no se dan bien las cosas laboralmente, hablando la maleta siempre está hecha para ir a otro lugar.

– ¿Qué es lo que más echas de menos de tu tierra?
– Lo que más echo de menos de mi tierra son los amigos, la familia, y sobre todo la comida.

-Para terminar: un mensaje a tus paisanos.
– Nos vemos pronto. Sean buenos y… ¡Viva Huelva!