Mercedes

En Huelva como en el mundo hablando con un abrazo

Hoy martes, 21 de enero, se celebra en Huelva y el resto del Globo el Día Internacional del Abrazo, uno de los gestos más importantes en las muestras de cariño del ser humano.

ClaCF. Hoy, 21 de enero, es el Día Internacional del Abrazo. ¿Alguna vez te has parado a pensar en el poder que tiene un abrazo sincero?

En honor a lo que llama este día hemos salido a la calle para saber la opinión de los onubenses, y reproducimos aquí las respuestas de un grupo de ellos. Es curioso y valioso conocer la perspectiva de cada persona hacia una misma realidad, y como veréis a continuación, se advierte la multitud de diferencias y matices existentes en cada respuesta.




 

¿Cómo definiría usted con sus palabras el abrazo?

Una muestra de sentimiento y un traspaso de energía…” (Rocío Castiñeira Miranda)

Un abrazo es la acción por la cual dos corazones se encuentran en su punto más cercano de forma natural.” (Alberto Espuelas González)

Un contacto físico entre dos o más personas para transmitir algo positivo.” (Mario Morales Román)

“Un gesto físico en el que muestras afecto, amor y cariño.” (Iván Álvarez Montes)

“Un abrazo es un gesto de cariño que representa el afecto mutuo entre las personas que llevan a cabo este acto.” (Francisco Manuel Márquez López)

“Es una muestra de cariño o de apoyo hacia alguien.” (Cristina Morales Torres)

“Lo definiría como un gesto o acto entre dos personas como muestra de cariño o afecto.” (Juan Manuel Brioso González)

“Un abrazo para mí es una muestra de amor, una muestra de cariño que crea un espacio de comunicación, de conexión y de intimidad a través del contacto físico. En el caso de que sea un abrazo a un desconocido o un conocido a nivel de trabajo por ejemplo, evidentemente ahí no hay una muestra de amor, pero sí hay una muestra de saludo, o de gratitud puede ser en ese sentido.” (Javier Vergara)

“En mi opinión es un gesto muy personal, y a veces muy necesario, capaz de transmitir mucho.” (Juan Pedro Quirós)

 

¿Cuál es su opinión sobre el hecho de que se establezca un Día Internacional del Abrazo?

Considero importante que se valore su existencia, pero justamente por es no estoy de acuerdo con que se le infravalore en dicho día abrazando a desconocidos.” (Rocío Castiñeira Miranda)

Positiva. Todo lo que nos haga ser un poco más humanos siempre es positivo.” (Alberto Espuelas González)

Me parece muy bien. Quizá faltan abrazos y sobran enfados y odio.” (Mario Morales Román)

“Buena. Un día en el que tendrás una excusa para abrazar a alguien. Yo personalmente soy muy de abrazar a mis familiares y amigos, prácticamente a diario, no necesito ese día para darlos.” (Iván Álvarez Montes)

“Creo que no es necesario celebrar esta efeméride puesto que el abrazo no es la única manera de mostrar el cariño hacia una persona, y hay personas que por su forma de ser no suelen abrazar y no por ello dejan de tener sentimientos hacia sus seres queridos.” (Francisco Manuel Márquez López)

“Me parece bien que se recuerde y conmemore.” (Cristina Morales Torres)

“Quizá como un acto social en el que se recalque la falta de contacto o afecto que puede llegar a existir en la sociedad. También lo veo como una buena forma de promover la comunicación y dejar de lado conflictos sociales.” (Juan Manuel Brioso González)

“A mí no me gustan los días internacionales, actualmente hay días internacionales para todo, y no me hace mucha gracia. Tengo la sensación de que no se profundiza bien en lo que es un abrazo… Bueno, en este caso, en lo que es un abrazo. Aunque si sirve de recordatorio pues perfecto, me parece bien.” (Javier Vergara)

“Creo que se ha hecho como una forma de que repartamos más amor y afecto a los que nos rodean, lo cual me parece positivo.” (Juan Pedro Quirós)

 

¿Considera que abraza y le abrazan lo suficiente?

Sí, lo suficiente para que no pierda su magia. Ni más ni menos.” (Rocío Castiñeira Miranda)

Nunca se abraza lo suficiente. Y si cree que sí, entonces necesita un abrazo.” (Alberto Espuelas González)

En ambos casos considero que lo suficiente.” (Mario Morales Román)

“Sí, incluso más de la cuenta.” (Iván Álvarez Montes)

“Considero que abrazo y me abrazan lo suficiente porque el abrazo es un acto espontáneo que sale solo. Por ello, los abrazos que doy y recibo son los que salen con total libertad.” (Francisco Manuel Márquez López)

“Pues creo que no, que debería hacerlo más porque nunca se sabe cuando será la última vez.” (Cristina Morales Torres)

“Sí, igual de mala es la falta que el exceso.” (Juan Manuel Brioso González)

“Sí, abrazo bastante y me abrazan bastante, es algo muy positivo.” (Javier Vergara)

“Pienso que abrazo bastante, pero también creo que me abrazan poco.” (Juan Pedro Quirós)

 

¿Cuál piensa que sería la frecuencia con la que deberíamos abrazarnos las personas?

Cada vez que lo necesitemos.” (Rocío Castiñeira Miranda)

Cada vez que se tenga una oportunidad.” (Alberto Espuelas González)

Entre 3 y 10 veces al día.” (Mario Morales Román)

“Supongo que son cosas que tienen que salir sin ser forzadas, no vas a hacer una rutina de abrazos, ese tipo de cosas nacen y se crean situaciones y circunstancias en las que se dan.” (Iván Álvarez Montes)

“Deberíamos abrazarnos cada vez que nos nazca, no considero que la frecuencia deba ser impuesta. Se dan abrazos cuando nos sale del corazón.” (Francisco Manuel Márquez López)

“Cuando nos apetezca, nada establecido ni impuesto.” (Cristina Morales Torres)

“No creo que se deba hacer una media cuantitativa, quizá más enfocada a la cualitativa.” (Juan Manuel Brioso González)

“Bueno, es una cifra variable. Los científicos dicen que ocho, nueve, incluso diez veces al día… No se puede hablar de una cifra a nivel matemático ni preciso, hay diferencias individuales y cada persona es un mundo. Pero si tenemos en cuenta que un abrazo es un regulador emocional, es decir, te regula neuroquímicamente, pues si uno está bien, dos está mejor, y tres evidentemente también. Es decir, cuantos más tengamos al día mejor.” (Javier Vergara)

“Creo que debería ser diario.” (Juan Pedro Quirós)

 

¿Abrazaría a un desconocido que le pide un abrazo?

No. Pienso que no me aporta lo que para mí implica un abrazo y además siento que invade mi intimidad.” (Rocío Castiñeira Miranda)

Sí.”  (Alberto Espuelas González)

“No.” (Mario Morales Román)

“Depende de cómo me lo pida, pero sí.” (Iván Álvarez Montes)

“No abrazaría a un desconocido, puesto que no tengo sentimientos hacia esa persona. Aunque si me lo pidiese quizá lo haría.” (Francisco Manuel Márquez López)

“Creo que a un total desconocido no, es algo que considero íntimo.” (Cristina Morales Torres)

“Depende de la finalidad de ese abrazo: si quizá sea para una prueba o reto sí, por gusto no creo. Aunque todo depende de cómo de borrachos estemos.” (Juan Manuel Brioso González)

“Sí, totalmente sí.” (Javier Vergara)

“No, porque al fin y al cabo lo considero algo muy personal y tengo que conocer mucho a la persona para que salga eso de mi.” (Juan Pedro Quirós)

 

 

La realidad es que todos hemos necesitado un abrazo en algún momento de nuestras vidas. Y es una necesidad tan real que cuando lo recibes sientes el sobrecogedor y extraordinario peso de la calma. Pero esto no es sólo la voz de la experiencia subjetiva, el poder y las propiedades de un abrazo están comprobados por la ciencia, según la cual “estabilizan y/o disminuyen nuestra presión arterial, favorecen que segreguemos oxitocina (la hormona del amor) y con ella experimentamos felicidad, sosiego y confianza en la vida en general, nos ayudan a olvidarnos y relativizar las preocupaciones, nos hacen sentirnos amados, escuchados e importantes, activan y fortalecen el sistema inmune, relajan nuestros músculos, mejoran nuestra autoestima… en definitiva, son positivos para nuestra salud en todos los aspectos de la misma.”

Es tan mágico que reconforta tanto al dador como al receptor, independientemente del motivo o la necesidad inicial del abrazo. Pero no podemos olvidar que hay personas a las que les resultan embarazosos estos gestos, que los perciben como una invasión de su espacio. Mientras que para algunos es de las sensaciones más maravillosas del mundo, para otros el hecho de ver acercarse a alguien con los brazos abiertos les provoca inquietud e incomodidad. ¿Cómo es posible esto? En palabras del periodista Javier Garriga, “Según los expertos, gran parte de esto se debe a cómo te criaron. La profesora de la Universidad de Northern Illinois, Suzanne Degges-White, cree que ‘nuestra tendencia a tener contacto físico, ya sea un abrazo, una palmada en la espalda o darnos la mano; suele ser producto de nuestras primeras experiencias durante la infancia’.

Un estudio publicado en 2012 en Comprehensive Psychology desveló que las personas que son criadas por padres que suelen abrazarles tienen más posibilidades de dar abrazos siendo adultos. ‘Sin embargo, en una familia en la que no se suele mostrar mucho afecto físico, es probable que los niños crezcan y sigan el mismo patrón con sus propios hijos’, explica Degges-White a Time.

Pero hay que tener en cuenta que esto no puede aplicarse a todos los casos, ya que a veces la falta de afecto física puede tener el efecto contrario. (…)

Es más, la falta de contacto físico puede afectar al desarrollo de nuestro cuerpo de dos maneras. Así lo afirma la profesora de psicología de la Universidad de Notre Dame, Darcia Narváez. Según explica esta especialista, la falta de contacto físico puede hacer que el nervio vago, ese conjunto de nervios que va desde la médula espinal hasta el abdomen, no se desarrolle del todo. Esto puede hacer que la capacidad de una persona para ser íntima o compasiva quede disminuida. Por otro lado, la ausencia de muestras de afecto físicas puede llevar a tener un sistema de oxitocina subdesarrollado. Y son precisamente las glándulas que liberan la hormona de la oxitocina las que ayudan a los humanos a formar vínculos con otras personas.

También hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones lo que determina si una persona está abierta a recibir abrazos o si los rechaza es la autoestima de cada uno. “Las personas que están más abiertas a tener contacto físico con los demás suelen tener niveles más altos de autoestima. Por el contrario, a aquellas personas con mayores niveles de ansiedad social, en general, les suele costar más tener este tipo de contacto”, explica Degges-White.”

El acto de abrazar tiene muchos matices. Un abrazo puede ocurrir entre un grupo de personas, puede ser cosa de dos, o incluso de uno a sí mismo. Aunque estemos acostumbrados a abrazar a otros, también es importante que nos abracemos a nosotros mismos. Esto tiene beneficios reales para el mantenimiento saludable del amor propio. “Es muy importante coger un hábito de autoabrazarnos, porque además esto está muy relacionado con el hecho de poder mejorar nuestros niveles de autoestima, así como de seguridad, tranquilidad y confianza. Puedes autoabrazarte en la ducha, cuando sales de la misma o en cualquier momento del día, te abrazas y te dices que te quieres, te amas y que todo lo que haya que superar y/o enfrentar en la vida, lo vais a hacer juntos, tu cuerpo y tú.”, así lo expresa Tania García, Fundadora de Edurespeta, Educadora Experta en Educación Respetuosa, Asesora Familiar y Escritora.

En definitiva, abrazar es un acto verdaderamente saludable y que aporta no solo beneficios a la salud física, sino que enriquece también la emocional. Reconforta el alma y el cuerpo, sea cual sea la situación en la que te encuentres. A veces no se dan o reciben con la asiduidad con la que podrían o deberían ocurrir, por eso hoy, Día Internacional del Abrazo empecemos a regalarlos como se merece, a quienes lo necesitan y a quienes no, quizá los que creen que no se lleven una sorpresa cuando lo reciban. No hay mejor manera de celebrar este día que haciendo sentir mejor a los demás y a uno mismo con algo tan fácil de hacer y tan valioso a la vez.

El abrazo, junto al beso y la sonrisa son los tres pilares del idioma universal, aquel que entendemos todos los seres humanos sin excepción, independientemente del lenguaje que hablemos, de la cultura a la que pertenezcamos o del lugar en el que vivamos. ¡Qué cierto es que las mejores cosas de esta vida son gratis!

 

 

 

 








Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.