Mercedes

La clarinetista Rocío Bolaños, de Zalamea la Real a desarrollar su carrera musical en Londres

Tras estudiar un Máster en Música Contemporánea en Suiza, esta onubense hizo las maletas en 2009 para marcharse a Reino Unido, desde donde ha podido desarrollar una especialidad musical muy poco valorada en España. Ahora, compagina la docencia con una amplia agenda de conciertos por escenarios de todo el mundo.

Rocío Bolaños se ha marchado de Huelva por su amor a la música.

M. P. D. Son muchas las razones que pueden llevar a una persona a marcharse de su tierra. A veces, se debe a cuestiones laborales, pero también por estudios o por amor. Sí, por amor. Aunque existen muchos tipos de amor. Por ejemplo, nuestra ‘Onubense por el mundo’ de esta semana se encuentra en Reino Unido desde hace una década por su amor a la música. Se trata de Rocío Bolaños Mora, una clarinetista profesional especializada en música contemporánea que, en la actualidad, se encuentra en Londres desarrollando una destacada carrera musical.

La trayectoria de esta onubense natural de Zalamea la Real ha ido creciendo gracias a su amplia formación académica, que le llevaba a estudiar en el Conservatorio Superior de Música ‘Manuel Castillo’ de Sevilla, donde finalizó sus estudios superiores de clarinete, para, después, hacer un Máster de Especialización en Música Contemporánea en la Hochschule der Künste Bern de Berna (Suiza), con el maestro Ernesto Molinari. Unos estudios que, según nos cuenta, “elegí por muchos motivos, pero, si tuviera que escoger uno, te diría que por ser una plataforma para poder compartir y comunicar mi arte con el público, y, si es tocando con amigos, ¡mucho mejor!”.

Son muchas horas de ensayo y estudio.

A partir de aquí, “la razón por la que me he especializado en música contemporánea y experimental es por el constante reto que supone aprender nuevas formas de llevar tus habilidades como músico e intérprete al extremo absoluto tanto psicológico, como físico y emocional. Un ejemplo es un concierto que ofrecí en Suecia. Toqué una de las obras más complejas a las que me he enfrentado como músico profesional. Una obra con mi clarinete bajo que dura 80 minutos sin descanso. He estado estudiando esta obra durante el último año, y más a fondo en los últimos seis meses. No te podría decir exactamente cuántas horas de estudio individual le he dedicado, pero te puedes imaginar…, aparte de ser muy difícil de descifrar y estudiar –como reto psicológico-, tienes que añadirle la implicación emocional y física… La ventaja de trabajar o crear obras desde la nada con compositores que están vivos es algo que no tienes disponible en la música clásica tradicional. La creación en colaboración con el compositor, o simplemente improvisando, me da mucha libertad creativa, algo que no tengo cuando toco en una orquesta profesional, por ejemplo”, nos dice.




Participando en uno de sus muchos conciertos por el mundo.

Tras Suiza, esta onubense se marchó a Reino Unido, donde completó sus estudios de posgrado en el Royal Northern College of Music de Manchester, en el que también obtuvo sus Postgraduate Diploma in Solo Performance, Junior Fellowship y el International Artist Diploma.

Además, esta zalameña es miembro fundador del Ensemble Distractfold, con el que ha actuado en festivales de música contemporánea en más de diez países diferentes, como el Internationale Ferienkurse für Neue Musik Darmstadt (Alemania), Kalv Festival (Suecia), Experimental Sound Studio (Chicago, USA), Kammer Klang (Reino Unido), Spectrum (Nueva York, USA), Rainy Days (Luxemburgo), Klang Festival (Dinamarca), IGNM Garde du Nord (Suiza) y Bludenz (Austria), entre muchos otros.

Puede presumir de contar con una exitosa carrera musical.

Una carrera con la que continúa cosechando éxitos, puesto otras actuaciones también le han llevado a países como Rusia, Alemania, Italia y Austria. Y es que Rocío, junto con sus compañeros de Distractfold Ensemble, fueron invitados como ensemble residente en la prestigiosa Universidad de Harvard (Boston, USA), en la Universidad de Stanford (California, USA), Ithaca College (Nueva York, USA) y en la Universidad de Brunel (Londres, Reino Unido).

No en vano, durante sus primeros años en Reino Unido, esta zalameña trabajó con algunas de las orquestas más importantes del país, como la Royal Opera House, BBC Symphony Orchestra, BBC Philharmonic Orchestra, BBC Concert Orchestra, Liverpool Philharmonic, Hallé Orchestra y Southbank Sinfonia, tocando en los teatros más importantes de Inglaterra, tal y como el Royal Albert Hall, Barbican Hall, el Royal Festival Hall y el Teatro del Royal Opera House Covent Garden, entre otros. Además, Bolaños también ha actuado con la Orquesta Sinfónica de Madrid en el Teatro Real. Fue durante los dos años en los que era miembro de la Academia de la Orquesta Sinfónica.

Esta zalameña cuenta con una amplia formación académica.

En la actualidad, Rocío compagina su carrera como clarinetista con la faceta docente, puesto que tiene alumnos de clarinete y saxofón, tanto privados como públicos, como sucede en el centro de música Bromley Youth Music Trust de Londres, donde trabaja desde 2014. Es decir, trabaja como freelance, y, a la vez que es profesora, prepara sus conciertos por Europa y EEUU con su ensemble Distractfold, además de buscar constantemente la posibilidad de producir nuevos proyectos con otros artistas.

Reside en Londres desde 2012. / Foto: universia.es

Residente en Londres desde 2012 –aunque llegó a Inglaterra en 2009-, Bolaños asegura que es “una ciudad impresionante, llena de oportunidades y culturas diferentes. Puedes hacer cualquier actividad que se te pase por la cabeza en cualquier momento del día, siete días a la semana, 365 días al año. Es brillante para cualquier artista”. Eso sí, por otro lado, también afirma “lo duro que es sobrevivir en esta ciudad. Es excesivamente cara y la calidad de vida no es muy buena, a no ser que tengas un sueldo bien alto. Si es así puedes disfrutar al máximo de Londres, si no, tienes que estar continuamente trabajando para poder sobrevivir (como yo)”. A pesar de sus inconvenientes, esta zalameña afirma que “he conocido a gente increíble de muchísimos orígenes y culturas diferentes, hecho que ha enriqueciendo mi experiencia a niveles inimaginables”.

No se arrepiente de haber elegido esta profesión, porque es su pasión.

Un balance positivo, aunque Rocío reconoce que cada vez echa más de menos Huelva, sobre todo, “el clima, la comida y el calor de la gente. Sé que suena a cliché, pero es la realidad. Hace diez años, cuando salí de España, nunca pensé que diría estas palabras, pero la verdad es que, si tuviera las oportunidades que tengo en Europa, no me lo pensaría dos veces en volver”. En cualquier caso, Rocío asegura que “no me arrepiento para nada de haber elegido esta profesión. Hay veces que es duro, ya que no pertenezco a ninguna entidad como una orquesta o banda profesional, por lo que no tengo un sueldo estable, pero, a la vez, tengo la flexibilidad e independencia creativa para hacer lo que realmente me apasiona y con quien me apetece”.

Reconoce que cada vez echa más de menos su tierra, Zalamea.

Siendo así, sus planes futuros son continuar haciendo conciertos en países donde no ha tenido la oportunidad de tocar todavía y viajar mucho. Por ejemplo, en los últimos meses ha preparado conciertos en La Haya, Utrecht, Berlín, San Petersburgo, Turín y Bludenz. Con todo ello, para terminar, nos cuenta que su sueño es que “la música contemporánea no tuviera el estigma o la mala reputación que tiene en países como España. Educar a la audiencia a saber apreciar este tipo de arte desde otra perspectiva para poder abrir más el círculo y la mentalidad de la gente, crear oportunidades para nuevos artistas emergentes que tienen tanto potencial, pero que se ven reprimidos al no tener la ayuda económica que necesitan para poder expresarse, tanto en la música como en el arte en general”. Dicho queda.






Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.