Mercedes

Ana Romeu, una onubense que cuida de la multinacional Repsol en México

Consultora de Management Solutions, lleva una intensa vida profesional, optimizando procesos, sistemas, gobierno, y procedimientos de actuación.

J.A. de Mora. Parece increible que esta chica de Huelva siendo tan joven haya alcanzado su nivel profesional. Con menos de treinta años ya ha sido consultora, en España y el extranjero, de firmas de tanto relieve como el Banco Popular, el BBVA, el Banco de Santander o la que ahora es su cliente, la petrolera Repsol. Lejos, o no tan lejos en el tiempo, queda la etapa del colegio de las Teresianas de nuestra ciudad donde inició su formación, atravesando posteriormente el umbral universitario en la Pablo Olavide de Sevilla, donde comenzó sus estudios de Derecho y Administración de Empresas.

Ana Romeu Hernández, ávida de aprender e inquieta por naturaleza, en tercero de carrera se fué un año a Aarhus, Dinamarca para cursarlo allí; al siguiente año recaló en la Universidad Carlos III de Madrid, en quinto se volvió a Sevilla y culminó sus estudios con un sexto de carrera realizado de nuevo en Madrid donde llevó a cabo sus prácticas en el despacho de abogados Baker and Mckenzie. Este ir de allí para allá  para Ana tuvo sus inicios en periodos vacacionales estudiando el idioma en Inglaterra.

Para Ana salir de su hábitat de confort supone una experiencia muy positiva pues ‘aprendes a enfrentarte y resolver cualquier circunstancia de la vida solo y en otro idioma -buscar piso, trabajo, matriculaciones, movilidad por la ciudad, aprender a vivir con muy poca cantidad de dinero y sobretodo sin las facilidades que ofrece hoy internet en el móvil- También conocí gente de muchos países, culturas y visiones de vida que me enriquecieron culturalmente muchísimo‘.




¿Cambió tu perspectiva de Huelva y de los onubenses al salir fuera?

-Lo que más echas de menos es la simpatía de los onubenses, el clima de la ciudad, la facilidad de desplazamiento, la comida rica y barata, el sol, las playas, y sobre todo la familia y amigos.

¿A qué te dedicas ahora?

-Desde que acabé las prácticas de la carrera, comencé a trabajar en una consultora de negocio llamada Management Solutions y ya llevo en ella 4 años y medio. Trabajo para el cliente Repsol México y mi finalidad es optimizar los procesos, sistemas, gobierno, procedimientos de actuación de una nueva empresa energética formada por la Joint Venture entre Repsol y la principal compañía energética de Baja California Sur.

-¿Cómo has evolucionado profesionalmente?

– Comencé en un proyecto en el que mi función era bastante sistemática, no tenía mucha visibilidad con el cliente y trabajaba con un grupo bastante grande. Con el tiempo, fui cambiando de proyecto y cada vez con mayor responsabilidad y presencia de cara al cliente. Del Popular en Madrid, pasé al BBVA en EEUU donde estuve un año, volví a Madrid para la integración de dos grandes bancos y al acabar el proyecto pasé a Santander donde apenas tenía capa directiva y era bastante autónoma. En agosto de 2018 me destinaron a México, a un proyecto dónde sólo estaba yo como consultora, todas las decisiones recaían a mí, avances, reportes, etc eran directamente entre el cliente y yo misma -sin que mediara algún jefe más directivo de mi empresa-. Pero el mayor reto no fue un país nuevo, o una autonomía plena, el reto fue entrar en el mundo de la energía –Repsol– cuando mi experiencia laboral siempre ha estado ligada al mundo financiero bancario. Hoy en día dirijo un proyecto y gestiono el equipo de trabajo que participa en él entre CDMX y Baja California, un proyecto bastante retador pues básicamente consiste en transformar una empresa energética desde los cimientos más básicos.

Ana nos da a entender con sus respuestas la intensidad de su trabajo, con jornadas de 9:00 am a 9:30 pm, y el continuo movimiento en el que se encuentra, avión para trabajar y avión para descansar, ‘Los viernes tomo el avión a CDMX y trabajo desde las oficinas de allí. Aprovechando que estoy en un país con muchísimos sitios que visitar, tres fin de semanas al mes suelo viajar de viernes noche a domingo con mis amigos de España, México, Colombia,… que son compañeros de mi misma empresa. Algún que otro fin de semana me quedo en CDMX y salimos por la ciudad’.

Para ella es una ilusión cumplida el poder trabajar en una gran empresa que le permite viajar a diferentes países, conocer nuevas culturas, gente de todo el mundo, poder vivir de su propio dinero y poder viajar y conocer muchos países. ‘Ser autónoma, poder ayudar a mi familia que tanto me han ayudado anteriormente y darles todo lo que necesiten. Una ilusión cumplida hace poco fue poder llevar a mi hermana a Nueva York‘.

En el horizonte, a Ana le encantaría poder montar su propio negocio -preferiblemente en el mundo de la hostelería o del turismo- en un lugar donde siempre haga calor, poder llevarse a su familia con ella, estar el máximo tiempo posible con sus amigos, crecer con ellos y ayudarles en todo lo que necesiten. También le gustaría en el largo plazo y cuando se estabilice tener su casa e hijos.

Esta experiencia vital tan intensa le ha permitido a nuestra onubense por el mundo comprobar que ‘entre la gente de distintos lugares hay muchas diferencias. Territorios donde la gente es más tranquila y no se deja llevar por el estrés diario, o lugares donde la vida pasa sin apreciar o valorar lo que se tiene. Gente que necesitan tener mucho para poder ser algo, o donde eres feliz con lo mínimo posible. Gente servicial que te ayudan como si le conocieses de toda la vida, o gente que te trata de extranjera o de intrusa en su país y para ellos eres inferior’. En particular le encantaría conocer las maravillas de la naturaleza asiática y las maravillas arquitectónicas de Egipto.

-¿Cómo es México? ¿Cómo son sus ciudadanos? ¿Cómo nos ven a los españoles?

-México es el país de diversidad cultural, gastronómica, de los colores. México es un país poco conocido y valorado por el resto del mundo, pero es un país que atrapa. Playas increíbles, pueblos mágicos de cuentos, naturaleza espectacular. La población muy servicial, amable, divertida, alegre, feliz con lo que tienen, lo comparten todo y están dispuesta a ayudarte en todo lo que necesiten. Para ellos los españoles somos como hermanos, adoran España, la llaman la madre patria, siento que muchas veces nos idealizan y nos consideran personas de alto nivel intelectual y monetario. Si es verdad que no se puede generalizar pues también hay mucha delincuencia, robos e inseguridad, pero conociendo donde puedes ir y donde no, te puede pasar lo mismo que en cualquier ciudad.

-¿Qué te gusta más de Huelva? ¿Qué echas de menos? ¿Qué cambiarías?

-Me gusta todo, las playas, sierra, el Rocío, la alegría de la gente, la comodidad de ciudad y la comida. Lo que más de menos echo es la familia y amigos. Cambiaría el aspecto cultural, crearía mayores actividades de ocio sobre todo en los fines de semanas.

-¿Crees que hay rasgos culturales significativos distintivos?

-Creo que el clima afecta mucho a la forma de ser al igual que la calidad de vida. En Huelva no se vive con mucho estrés y es una de las ciudades con más horas de sol al año de España por lo que la gente es más feliz y abierta que en otras ciudades del mismo país.

-¿Vienes con frecuencia?

-Cada dos meses y medio paso una semana allí tele trabajando.

-¿Volverás?

-Por supuesto que volveré, nací allí y allí espero morir.

 

 








Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.