El Barrio del Molino de la Vega contará con un busto al empresario Miguel Raya Romero, donado por la familia

0
66

Redacción. Don Miguel Raya Romero, uno de los empresarios más destacados en la historia de la ciudad de Huelva, contará con un busto en la plaza que lleva su nombre en el barrio del Molino de la Vega, gracias a la donación realizada por su familia a la barriada onubense. 

Se trata de una obra artística de Mariló Batanero, y que conoció en vida el propio empresario. Su nuera y autora de la obra, le propuso realizar esta escultura y, según nos relata, “fue asombroso ver cómo aceptó la misma, cuando se vio reflejado en ella como si tuviera un espejo delante”. Desde entonces, su ilusión era que luciera en la plaza que lleva su nombre desde hace más de 20 años. Y ahora será una realidad, gracias a las gestiones realizadas por la presidenta de la asociación de vecinos, Tere Paús, con el Ayuntamiento de Huelva para la colocación del busto.



En un emotivo acto, en el que el barrio celebró el brindis de fin de año con los vecinos, coronó a sus Reyes Magos de 2020 e hizo lectura de los textos del ‘Criticón’; la familia Raya cumplió uno de los deseos del empresario, fundador de la cadena Raya. Un onubense de adopción que llegó a Huelva a los 14 años y que vino a esta ciudad, para no irse hasta su muerte. Ahora, su legado no se recordará solo en su plaza, si no, que se recordará a través de un busto. 

Su vinculación con el Molino era enorme, como recuerda el por entonces presidente de la asociación de vecinos, cuando se inauguró su plaza. Rodrigo indica que “no había semana que Miguel Raya no viniera a vernos”. Colaboraba en todo lo que se hacía en el barrio y su ayuda social fue muy destacada. 



El alcalde de la ciudad, Gabriel Cruz, junto con la autora de la obra, han sido los encargados de descubrir el busto, que venía tapado con una bandera de Huelva, ciudad que tanto amó en vida el empresario. 

“Por todos es sabido los reconocimientos en vida a su persona, pero para él era su ilusión ser reconocido por los vecinos de este barrio”, indica Mariló Batanero, quien realizó esta escultura en bronce hace más de 20 años. “Sonreirá feliz, allá donde esté”, concluye. Y el barrio, aplaude al ver la nueva escultura que lucirá en sus calles en 2020.