La Refinería La Rábida invierte más de 67 millones de euros en la parada programada de una de sus principales plantas

0
183
Refinería La Rábida.
Refinería La Rábida.

Redacción. La Refinería de Cepsa en Palos de la Frontera ha concluido con éxito su última gran parada programada de este año. Tras 35 días sin producción, las unidades de Crudo 2, Planta de Hidrógeno e Hydrocracker, se encuentran ya a pleno rendimiento.

Tras la puesta en marcha en 2010 del proyecto “ACPDM” (Ampliación de Capacidad de Producción de Destilados Medios, como son los gasóleos y querosenos), se acomete esta parada general para realizar las inspecciones reglamentarias. Este proyecto hizo posible duplicar la capacidad de destilación cumpliendo con las muy exigentes especificaciones ambientales de azufre en los combustibles. La inversión total, cerca de mil millones euros es, hasta la fecha, la inversión industrial privada más elevada de Andalucía en su historia.



El objetivo principal de esta parada ha sido la puesta en servicio de la ampliación y mejora técnica de la Unidad de Hydrocracker con la instalación de un nuevo reactor, así como la ejecución de nuevos proyectos de ingeniería destinados a mejorar la seguridad y la eficiencia energética de las plantas y a reforzar el nivel tecnológico. Se trata de la segunda fase de un proyecto que, en agosto del pasado año, ya introdujo importantes mejoras técnicas.

La inversión realizada asciende a más de 67 millones de euros.



Para llevar a cabo los trabajos programados, se ha contado con unos 1.200 trabajadores diarios de empresas contratistas, llegando incluso algunos días a superar los 1.500, a los que habría que sumar el personal propio de Cepsa.

En cuanto a medios movilizados y a la carga de trabajo, cabe mencionar que más de 30 grúas de alto tonelaje han llegado a coincidir en las instalaciones; todo ello con ausencia de accidentes laborales con baja durante todo el periodo que ha durado la misma. Este logro ha sido posible gracias a la observación preventiva, la implantación de acciones correctoras, el cumplimiento riguroso
de los planes de seguridad, la evaluación de los riesgos y la concienciación en prevención como elementos inseparables de la seguridad. La Compañía energética, para ello, aplica “exigentes medidas” en sus instalaciones y se somete a auditorías internas y externas de evaluación.



Máximas garantías. El desarrollo de cada una de las paradas programadas que Cepsa lleva a cabo en sus plantas requiere un extraordinario trabajo previo de planificación, que comienza al menos un año antes y que requiere de un gran trabajo de coordinación de todas las unidades y departamentos intervinientes.

Esta coordinación, junto al riguroso control de las tareas diarias, resulta esencial para garantizar la seguridad de las personas y las instalaciones, y conseguir el objetivo Cero Accidentes por el que trabaja la compañía.

Por otra parte, Cepsa ha vuelto a ser pionera en su plan de digitalización con la puesta en servicio del nuevo modelo de Paradas 4.0 e implementando el seguimiento de la planificación diaria de trabajos y permisos mediante su novedoso sistema 3D.

En la actualidad, Cepsa cuenta en Huelva con más de 1.000 empleados directos, más de tres mil en Andalucía, siendo la primeras empresa andaluza por valor de producción, con un valor que equivale al 9% del PIB de la Comunidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here