El Hospital Juan Ramón Jiménez incorpora tecnología pionera a nivel mundial para mejorar la seguridad en las operaciones

0
65
El Hospital Juan Ramón Jiménez incorpora tecnología pionera para mejorar la seguridad quirúrgica.
El Hospital Juan Ramón Jiménez incorpora tecnología pionera para mejorar la seguridad quirúrgica.

Redacción. El Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez contará a principios de año con una tecnología pionera, de la cual disponen un reducido número de centros hospitalarios a nivel mundial, destinada a mejorar la seguridad clínica del paciente de alto riesgo quirúrgico durante su intervención. Este avance se enmarca en un estudio de investigación de ámbito nacional coordinado por este centro que tiene por objetivo disminuir la hipotensión durante la cirugía, minimizando así las potenciales complicaciones postoperatorias derivadas de la misma.

Esta tecnología de vanguardia y el proyecto de investigación han sido presentados hoy por el director gerente del Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez, José Luis Bonilla, la gerente de la fundación de investigación en salud FABIS, María Victoria Alonso, y el anestesiólogo del centro hospitalario e investigador coordinador del estudio, Juan Víctor Lorente. El evento ha precedido a una jornada científica que ha contado con el presidente de la Sociedad Española de Anestesiología y Reanimación y los investigadores principales de otros centros participantes.



El proyecto ha resultado seleccionado a nivel mundial por su relevancia clínica, aplicabilidad en la práctica asistencial diaria y potencial beneficio para el paciente quirúrgico, después de ser presentado como investigación clínica independiente a una convocatoria competitiva de Edwards Lifesciences, otorgándole una beca por un importe total de 278.000 euros que permitirá su ejecución durante el año 2020.

Algo que mejoraría la seguridad de pacientes de alto riesgo en una operación.

La hipotensión intraoperatoria, es decir, la presión arterial baja durante una intervención quirúrgica es muy común durante la cirugía y puede dar lugar a complicaciones postoperatorias, entre las que destacan un mayor riesgo de sufrir lesiones miocárdicas y lesiones renales agudas en pacientes sometidos a cirugías no cardíacas. Los diversos estudios realizados arrojan también datos sobre la necesidad de permanecer un mayor número de días hospitalizados, una mayor tasa de reingresos en el hospital y un mayor riesgo de mortalidad asociado.



Uno de los objetivos primordiales del Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez es ofrecer la mejor atención a sus pacientes, con un alto grado de compromiso en su seguridad clínica. En concreto, con la finalidad de reducir el riesgo de complicaciones después de la cirugía, el hospital ha incorporado en los últimos años un sistema de monitorización hemodinámica avanzada que permite de un forma no invasiva o mínimamente invasiva, monitorizar la presión arterial del paciente de forma continua durante una cirugía mayor, estableciendo un tratamiento dirigido de forma precoz en caso de que se produzca la hipotensión.

Un equipamiento que se superará con creces en el Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez, a principios de 2020, con la incorporación de una tecnología pionera a nivel mundial que mejora enormemente la seguridad del paciente de alto riesgo quirúrgico. Este sistema, además de medir de forma continua la tensión arterial mientras la persona está siendo intervenida, incorpora un indicador de riesgo hemodinámico, que permite predecir cuándo un paciente va a sufrir una caída de tensión. Así, el anestesiólogo puede actuar antes de que se produzca el evento, evitando que suceda, estableciendo un tratamiento dirigido.



Se ha presentado en una jornada científica que alberga el centro.

Del Big Data y la inteligencia artificial a la práctica diaria

El algoritmo para lograr este novedoso indicador de riesgo está basado en Big Data y en inteligencia artificial. Para su obtención se ha utilizado una base de datos con 200.000 eventos de caída de tensión y normales en más de 130 millones de ciclos cardíacos. Así se ha llegado a un valor numérico que va de cero a 100 (índice de predicción de hipotensión-HPI) mediante combinación de hasta 23 variables hemodinámicas y sus interacciones, que se miden de manera continua en el paciente durante la cirugía.

Esta innovadora incorporación tecnológica va de la mano de un potente proyecto de investigación coordinado por el Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez, en el que participan otros tres centros hospitalarios del país, el Hospital Universitario Virgen del Rocío, el Hospital Universitario de Jerez y el Hospital Infanta Leonor de Madrid. El objetivo es relacionar la integración de este índice de predicción de hipotensión en la práctica diaria, con una disminución del daño renal asociado a la cirugía fruto de un mejor aporte de oxígeno a los tejidos durante la intervención quirúrgica, siendo el primer estudio que aúna la interpretación conjunta de estos tres aspectos.

En las jornadas celebradas hoy en el Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez, se han dado cita los investigadores principales de los centros hospitalarios que participan en el estudio, el presidente de la sociedad científica nacional, así como los principales representantes de ámbito nacional e internacional de la empresa que ha seleccionado y becado el estudio. Un centenar de especialistas del país han asistido a este encuentro en el cual se ha abordado la importancia de la hipotensión intraoperatoria y las nuevas herramientas de ayuda en la toma de decisiones, entre las que se encuentran la medición de la misma. La reunión científica ha concluido con la presentación del estudio becado.