Mini

Recuperados 20 cadáveres en la Fosa Sur del Cementerio de Nerva

Aún se desconoce el número exacto de cuerpos que podrían estar en las dos fosas comunes del Cementerio de Nerva, aunque se cree que hay varios centenares.

Miembros de la Coordinadora Andaluza de la Memoria Histórica junto al arqueólogo Andrés Fernández y el responsable de Memoria Histórica en la Cuenca Minera, Juan Barba, en la fosa sur de Nerva donde de momento se han recuperado otros 20 cuerpos. / Foto: Foto C. LeBraz.

Juan Carlos León Brázquez. La segunda fase de los trabajos de exhumaciones en las fosas comunes del cementerio de Nerva arroja un resultado provisional de recuperación de los restos de 20 personas que fueron fusiladas en los inicios de la guerra civil española. Los datos, que no son definitivos, fueron aportados por el arquitecto director de los trabajos en las fosas de Nerva, Andrés Fernández, ante la visita que realizaron al Cementerio una representación de la Coordinadora Andaluza de la Memoria Histórica, en el día de Santa Bárbara, quienes se interesaron por la continuidad de los trabajos y los resultados obtenidos.

El director de dichos trabajos, a punto de culminar, se comprometió a aportar más datos cuando acaben los actuales trabajos y una vez que ultime el informe oficial, si bien confirmó que, a falta del levantamiento de los últimos restos, en la cota actual, el número de cuerpos exhumados son una veintena, destacando el hecho de que “una quinta parte de los cuerpos son de mujeres, lo que es una cifra alta respecto a otras fosas”. Los objetos conservados dan idea de la feminidad de estas personas, ya que entre ellos se encuentran peinetas, anillos, cruces o alfileres del pelo. No obstante, llama la atención las diversas monedas recuperadas, tanto de Alfonso XII como de Alfonso XIII, de la República e incluso monedas portuguesas. Monedas que los asesinados ocultaban en distintas partes del cuerpo, “incluso en el empeine”. También balas, las que acabaron con la vida de tanta gente.

Trabajos en la Fosa Sur del cementerio de Nerva. / Foto: Equipo arqueológico.

Aún se desconoce el número exacto de cuerpos que podrían estar en las dos fosas comunes del Cementerio de Nerva, aunque se cree que hay varios centenares, considerándose que “es muy probable que esta sea la mayor fosa de España ubicada en zona rural, si bien no tendremos los datos definitivos hasta que no se culminen todos los trabajos”. El arqueólogo Andrés Fernández confía en que las administraciones sigan aportando fondos para continuar con la labor emprendida, reconociendo que “estas fosas ofrecen particularidades muy distintas a otras en las que he trabajado, por las características del terreno y porque los cuerpos están muy deteriorados y mezclados de forma aleatoria, lo que dificulta los trabajos. Esto exige que el trabajo sea lento y minucioso”.




Los representantes de la Coordinadora Andaluza de la Memoria Histórica,  José Esteban Garrido, Juan José López, Encarni Ojeda  e Ignacio Gómez, tras escuchar las explicaciones del arqueólogo director de los trabajos, acompañados por el responsable de la memoria Histórica en la Cuenca Minera, Juan Barba, se reunieron con el alcalde de Nerva, José Antonio Ayala, quien se comprometió a agilizar y buscar los apoyos necesarios para continuar con un trabajo “bien hecho y que no podemos paralizar, porque las víctimas merecen todo el esfuerzo que realicemos”. De momento se va a esperar al final de esta segunda fase, donde se han recuperado los cuerpos que estaban en la cota de un metro. En la anterior, en la fosa norte, se encontraron restos desde solo 30 centímetros, llegando a 23 los cuerpos recuperados.

Otra intención de los representantes de la Memoria Histórica es levantar un Malacate (torreón minero) en Camas, con la ayuda de varios ayuntamientos onubenses, para recordar a los integrantes de la columna minera que se desplazaron a Sevilla para hacer frente al golpe militar. Una emboscada a la columna terminó con la vida de muchos de sus integrantes y fue origen de la represión posterior que se desató en la cuenca minera tras ser ocupada la zona el 26 de agosto de 1936, desatándose fusilamientos indiscriminados y continuos, de ahí la falta de datos concluyentes sobre el número de personas arrojadas a las fosas. También los prisioneros murieron fusilados en distintas zonas de Sevilla, una vez que los golpistas se hicieron con el control de las minas.






Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.