Mercedes

El alosnero Manuel Jesús Rodríguez relata su experiencia tras seis años de estancia en Hannover

Después de que su esposa recibiera una atractiva oferta de trabajo, no dudó en trasladarse a Alemania con su mujer y sus hijos en el año 2013. Desde entonces, esta familia onubense se encuentra en el país germano, donde está plenamente adaptada. Un lugar que a Manuel le ha dado la oportunidad de aprender el idioma y desarrollar su vida laboral.

Manuel hizo las pruebas para entrar en el Ejército tras acabar el instituto.

Mari Paz Díaz. La vida de Manuel Jesús Rodríguez Mora ha sido intensa y llena de experiencias. Y es que este alosnero de 45 años, después de terminar Bachillerato y C.O.U. en el año 1993 en Puebla de Guzmán, decidió presentarse a las pruebas de Militar de Tropa y Marinería Profesional, en el Ejército de Tierra. Una decisión que le llevó a estar destinado en la Base de Botoa (Extremadura), en la División Mecanizada, hasta el año 2001, ocupando el puesto de Cabo y Cabo primero. Además, entre 1999 y 2001, estuvo en la Academia General de Suboficiales. Precisamente ese año, en 2001, Manuel le dio un giro a su vida y abandonó el Ejército, tras lo que comenzó a trabajar en el área de producción de una empresa del sector químico, situada en Santander. Allí estuvo afincado hasta 2013, cuando se trasladó a Hannover (Alemania).

Desde entonces, este onubense se encuentra en el país germano, desde donde nos cuenta cómo está siendo su experiencia después de seis años.

Manuel, junto a sus hijos.

-Manuel, ¿por qué decidiste irte a Alemania?
-El motivo por el cual nos trasladamos a Alemania fue debido a que a mi mujer le ofrecieron un puesto como expatriada en su empresa. Vimos que era una buena oportunidad para ascender en la carrera de mi mujer y también para que mis hijos pudieran estudiar en dos idiomas distintos y conocer otra cultura.




-De hecho, no es tu primera estancia en el extranjero…
-No. Anteriormente, en 1993 y 1997, estuve en Yugoslavia 4 y 7 meses, respectivamente, como componente de las Agrupaciones Córdoba y Extremadura en misión de la ONU y la OTAN.

-Y, en la actualidad, ¿a qué te dedicas?
-Tras estudiar alemán durante los dos primeros años de mi estancia aquí, actualmente trabajo en una empresa de Tabaco, en el área de Logística.




Una imagen de Hannover.

-Vives en Hannover. ¿Cómo es esta ciudad?
-Hannover es la capital del Estado federado de Niedersachsen, en la Baja Sajonia, y de la Región de Hannover, una ciudad que cuenta con una población de un millón de habitantes. Es una encantadora gran ciudad rodeada de verde, donde se celebran muchas ferias, -una de ellas es la Ce Bit, la Feria de la Informática de Hannover-, y acontecimientos deportivos. Muy cómoda para moverse en bicicleta. Destaca su Hilo Rojo, una línea roja de 4.200 metros de longitud, que recorre el centro de la ciudad y nos muestra sus monumentos arquitectónicos e históricos. En definitiva, una ciudad universitaria que cuenta con un importante centro industrial y de servicios.

Las costumbres y la forma de vida son diferentes, pero al final te acostumbras.

-¿Cómo es vivir ahí? ¿Es muy diferente a España?
-Alemania es un país con una cultura muy diferente a España. El clima es un poco mas frío en invierno y mas cálido en verano. Todo lo tienen muy estructurado y cuesta un poco adaptarse al principio a ciertas normas y horarios, pero, conforme pasa el tiempo, te acostumbras. La personalidad de ellos es un poco diferente: son algo mas serios, pero, cuando entablas cierta amistad, son mas divertidos.

Al principio fue duro, pero se han adaptado muy bien.

-¿Cuál es tu balance de la experiencia por ahora?
-Para nosotros está siendo una experiencia muy positiva, a pesar de que los primeros meses fueron un poco mas difíciles por la adaptación a un nuevo país y otra cultura. Mis hijos se han adaptado muy bien a la ciudad y al idioma. Tenemos contacto con muchas familias del colegio de mis hijos y con amigos que conoció mi mujer cuando estudio aquí.

-¿Te has marcado algún nuevo objetivo?
-En principio, estamos bien establecidos en la ciudad. Y, a corto plazo, no tenemos ningún nuevo objetivo marcado.

Por ahora, no piensan en volver a España.

-¿Qué piensa tu familia y tus amigos de todo esto?
-Mi familia está contenta y feliz porque nos encontramos bien. Mis amigos se sorprendieron un poco al principio, pero luego entendieron el motivo de nuestra decisión.

-¿Cuáles son tus planes futuros?
-Los planes de futuro dependerán mucho de cómo se vaya desarrollando nuestra situación laboral. Pero, en principio, queremos mantenernos estables en la ciudad para los estudios de nuestros hijos.

-Por tanto, por el momento, no pensáis en regresar a Huelva.
-Por ahora, no tenemos intención de volver a España. Tenemos nuestro trabajo aquí. Nuestros hijos están contentos y bien adaptados.

Echa de menos a su familia y las fiestas de Alosno.

-¿Qué es lo que más echas de menos de Huelva?
-Siempre que te trasladas a otro país echas de menos a tu familia y amigos. También echo de menos la gastronomía, sus playas, las fiestas de mi pueblo (las Cruces de Mayo, Fiesta de San Juan, El Rocío). Pero, gracias a la televisión y a las redes sociales, puedo disfrutar de ellas como si estuviera allí.

-Para terminar: un mensaje a tus paisanos.
-Animo a todos a que viajen y se empapen de la cultura de otros países. Las experiencias son inolvidables y ayudan a seguir creciendo como persona y en el ámbito laboral. Cada día se sigue aprendiendo. Viva Huelva y todo lo que nuestra provincia nos puede ofrecer.










Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.