Mercedes

El onubense Ignacio Morejón presenta en Huelva su primer libro ‘La mujer que visitaba su propia tumba’

Narra la historia real de la japonesa Suzuko Sugaguchi que en los años 40 y en medio del imperialismo en Japón y la Segunda Guerra Mundial, fue enviada al norte de China y retenida allí durante años. En su vuelta a casa en los años 70, descubre que había sido dada por muerta y enterrada por su familia. La presentación será este viernes 15 de Noviembre a las 18.45 horas en la sala Zenobia de la Fundación Cajasol.

El onubense Ignacio Morejón presenta en Huelva su primer libro ‘La mujer que visitaba su propia tumba’.

Cristina Morales. Si hace poco más de un año nos hacíamos eco de la faceta de Nacho Morejón Guerrero como Onubense por el Mundo, al llevar desde los 18 años fuera de Huelva y recorriendo el mundo, hoy tenemos que destacar de él otra vertiente, su vena escritora. Ya cuando lo entrevistamos nos adelantó que se encontraba inmerso en este ilusionante proyecto, un libro que narrase una historia real pero que podría parecernos ficción. ‘La mujer que visitaba su propia tumba’ no es más que la biografía de Suzuko Sugaguchi, una japonesa que vivió de 1921 a 2017 y que era la abuela de Genya Sugaguchi, amigo de Ignacio y coautor de la investigación del libro.

Cuenta la historia real de la japonesa Suzuko Sugaguchi.

Su historia es extraordinaria, ya que nos sitúa en los años 40, época del imperialismo en Japón y la Segunda Guerra Mundial, y momento en el que esta mujer fue enviada al norte de China junto con miles de compatriotas para colonizar una zona llamada Manchuria, que había sido conquistada por los japoneses y renombrada como Manchukuo. Por diversas razones detalladas en el libro, Suzuko se quedó atrapada durante décadas en China y, para cuando regresó a Japón en los 70, había sido dada por muerta y “enterrada” por su familia, de ahí el título.

Ignacio Morejón siempre se ha sentido muy atraído por la cultura oriental, motivado también por el hecho de que su hija Sakura es mitad japonesa. Para la redacción de este libro, el onubense ha realizado un exhaustivo trabajo de investigación, leyendo toda la bibliografía disponible sobre Manchukuo y sobre los colonos, incluso teniendo que hacerlo en japonés. Además, viajó en varias ocasiones a la zona que antes se llamaba Manchuria y ahora Dongbei, a la diminuta aldea en la que vivió Suzuko durante sus años en China y a su localidad natal, entrevistando a lo que queda de su familia en estos dos países y conociendo de primera mano su curiosa historia.




Para contar esta historia ha entrevistado a muchos de sus familiares.

Si te has quedado con la intriga y te apetece saber más, busca el libro ‘La mujer que visitaba su propia tumba’ y trasládate a otros tiempos y lugares lejanos de la mano de Suzuko e Ignacio. Si además estás por Huelva, tienes la oportunidad de conocer al autor y acudir a la presentación del libro, que tendrá lugar este viernes 15 de noviembre a las 18.45 horas en la sala Zenobia de la Fundación Cajasol. También puedes quedarte a leer esta entrevista y descubrir los entresijos de esta interesante obra de la mano de su autor, Ignacio Morejón.

Nacho vive con su hija Sakura en Londres.

– ¿Cómo surge el libro? ¿En qué te has inspirado?
Quiero empezar contando que el libro es la biografía (estrictamente histórica, sin novelar) de una mujer japonesa llamada Suzuko Sugaguchi que vivió de 1921 a 2017. En los años 40, durante la época del imperialismo en Japón y la Segunda Guerra Mundial, fue enviada al norte de China junto con miles de compatriotas para colonizar una zona llamada Manchuria, que había sido conquistada por los japoneses y renombrada como Manchukuo. Por diversas razones que cuento en detalle en el libro, Suzuko se quedó atrapada durante décadas en China y, para cuando regresó a Japón en los 70, había sido dada por muerta y “enterrada” por su familia, de ahí el título. Suzuko era la abuela de Genya Sugaguchi, coautor de la investigación del libro y al que conocí porque su mujer, Cristina Escudero, es de Cartaya. Un día en Tokio me contaron la increíble historia de la abuela Suzuko y pensé que merecía la pena dedicarle un libro, incluyendo el apasionante contexto histórico en el que ocurre.

– ¿Por qué sobre Japón?
Es un país con el que tengo una fuerte conexión, ya que mi hija Sakura es medio japonesa y he viajado allí muchas veces. En realidad, lo que me atrajo fue la historia de Suzuko en sí, pero creo que el que se desarrolle entre Japón y China es un aliciente más para el lector.

Realizó varios viajes para su investigación.

– ¿Cómo fue el proceso de investigación para escribir la obra?
Largo, complejo, maravilloso y gratificante. Aparte de leer toda la bibliografía disponible sobre Manchukuo (en inglés) y sobre los colonos (en japonés), hice dos viajes al norte de China, en 2015 y 2016, a la zona que antes se llamaba Manchuria y ahora Dongbei. Estuve cinco semanas en total, en las que busqué los edificios de la época de la dominación japonesa que aún quedan en las principales ciudades y también visité los muchos museos relacionados con el tema. Además, en el viaje de 2015 me fui con Genya y Cristina hasta Dabalang, la diminuta aldea en la que vivió Suzuko durante sus años en China, y entrevistamos a la parte china de la familia. En 2017 me fui al pueblo de Japón en el que nació y entrevisté a su familia japonesa. Además, nos invitaron a la reunión bianual de supervivientes de Manchukuo y pudimos hablar/entrevistar a varios de ellos, lo que fue muy emocionante. También hicimos una visita guiada al museo dedicado a los colonos de Manchukuo.

Un recorrido por la historia a través de la protagonista.

– ¿Qué pretendes mostrarnos con esta historia?
Quería contar una parte de la historia reciente de Asia prácticamente desconocida en España y sobre la que no hay libros o bibliografía en castellano. De hecho, yo diría que el japonés medio apenas ha oído hablar de ella o se lo han contado de manera distorsionada por cuestiones políticas. La aventura de los colonos japoneses que fueron enviados a Manchukuo y su sufrimiento posterior cuando Japón perdió la guerra es un espejo de una época turbulenta y francamente dura. También es una reflexión sobre cómo puedes pasar de colonizador a refugiado y de vencedor a vencido en un instante, con todo lo que ello implica.

Rincones de Japón y China que cuentan esta historia.

– ¿La presentarás en Huelva?
Sí, la presentación y firma de libros es el viernes 15 de Noviembre de 2019, a las 18.45 horas en la sala Zenobia de la Fundación Cajasol, Calle Puerto no 10 – 4a Planta.

– ¿Y en Londres, tu lugar de residencia?
Es algo que me gustaría hacer el año que viene, para poder compartirlo con mi grupo de amigos y amigas españoles y latinoamericanos de allí.

– ¿Te gustaría continuar en el mundo de la escritura?
Estoy terminando mi segundo libro, del que soy coautor junto a Marc Bret. La temática es completamente diferente, ya que se trata de la historia del baloncesto soviético contada por sus protagonistas. Hemos entrevistado a todas las leyendas de la época de la URSS: Tkachenko, Valters, Kurtinaitis, Volkov, Marchulenis… y saldrá en 2020. Después toca un merecido descanso, ya que han sido casi cinco años de dedicación constante y me hace buena falta. Si en el futuro me cruzo con alguna historia que me apetezca contar, me lo pensaría, pero en todo caso tengo claro que no me interesa intentar dedicarme a ello de manera profesional o semiprofesional.

El libro nos permite viajar al lejano oriente.

– ¿Cuáles son tus planes a corto plazo?
Además de todo lo relacionado con la promoción del libro, quiero conseguir publicarlo tanto en inglés como en japonés en un futuro cercano.

– Envía un mensaje a los onubenses.
Tengo muchísimas ganas de ir por Huelva a presentar el libro con mi familia y amigos y, de paso, pasar unos días en mi tierra, algo que siempre disfruto. A quien le interese Japón, China, la Historia o, simplemente, conocer una vida fuera de lo común, le animaría a acudir a la presentación y comprar el libro.








Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.