Fran Martínez Seoane, un profesor que motiva a sus alumnos con una enseñanza de las matemáticas divertida y práctica

1
510
Fran Martínez Seoane, un profesor que motiva a sus alumnos con una enseñanza de las matemáticas divertida y práctica.
Fran Martínez Seoane, un profesor que motiva a sus alumnos con una enseñanza de las matemáticas divertida y práctica.

Cristina Morales. La educación es un pilar fundamental de una sociedad, es la forma de dotar de herramientas y pensamiento crítico a sus habitantes y hacerles hombres y mujeres independientes y autosuficientes. Es nuestra oportunidad de entender el mundo en el que vivimos y adaptarnos al medio. A menudo, quienes se dedican a la docencia poseen una gran vocación, ya que es una profesión dura y, a veces, infravalorada. Pero los que de verdad siempre han querido formar a las nuevas generaciones, recogen día a día sus frutos observando los avances de sus alumnos y viendo cómo les han servido sus acciones.

Fran Martínez Seoane es un ejemplo de profesor comprometido y con una fuerte vocación. Precisamente, siempre soñó con enseñar a los demás y su vocación le viene desde niño, cuando por su dominio excepcional de las matemáticas y la física sus profesores le pedían que ayudara a compañeros a los que les costaban más estas materias. En ese momento descubrió el que sería su futuro, pero siempre con la idea de enseñar las matemáticas de una manera diferente, aplicándolas a la realidad y a la vida cotidiana para hacerlas más entendibles y atractivas.

Francisco Martínez Seoane fue elegido tercer mejor docente de España.

Nacido en A Coruña, ya lleva más de 15 años en la provincia de Huelva y se siente un onubense más. Su paso por el IES El Sur de Lepe siempre será recordado, ya que logró cumplir el sueño de sus alumnos al llevarlos, en dos ocasiones, hasta las instalaciones de la Nasa en California para mostrarles ecuaciones matemáticas aplicadas a la realidad espacial. Esto, además de mucha satisfacción por cumplir el sueño de sus alumnos y liderar un proyecto de tal calibre, bien le valió para estar nominado a los premios Educa Abanca 2018 como mejor docente del año, quedando finalmente en tercera posición. 



Actualmente se encuentra trabajando en la Consejería de Educación en la sección de Innovación Educativa, una decisión que tomó con el objetivo de potenciar proyectos y planes educativos y que lleguen a un mayor número de estudiantes y profesores. Sin embargo, siente que esta labor es temporal, ya que su verdadera vocación es estar al lado de los estudiantes, enseñándoles de forma directa. Además, acaba de sacar a la luz un libro infantil titulado ‘Desde Lepe hasta el espacio’ que narra la aventura de su primer viaje a USA y que tiene como protagonistas a sus alumnos. Asegura que es una de las experiencias más bonitas de su trayectoria, una idea que se le ocurrió a su hijo y que cuenta sus experiencias. Además, tiene su continuación en una segunda parte que narra la vida de ellos dentro de 10 años en una supuesta conquista espacial y que se publicará en breve.

En la gala de los IV Premios al Empleado Público del Año.

Su incansable labor en el mundo de la enseñanza y su ejemplo de que se puede formar integrando a los alumnos y mostrando las aplicaciones prácticas de cada doctrina en el mundo real, han hecho que el pasado mes de junio recibiera uno de los IV Premios al Empleado Público del Año en Huelva, otorgados por el sindicato CSIF y Huelva Buenas noticias. Para conocer más sobre su interesante trayectoria, hablamos personalmente con Francisco M. Martínez Seoane.

– ¿Por qué decidiste dedicarte a la enseñanza? ¿Cómo llegas a tu puesto actual?
Bien, la enseñanza en mi caso es puramente vocacional. Desde pequeñito siempre he querido ser profesor de Matemáticas y ayudar a los adolescentes a afrontar el reto de preparar esta asignatura que en ocasiones resulta extremadamente difícil. En el colegio donde estudiaba los profesores me mandaban a otra aula a explicarles Matemáticas y Física a los alumnos que iban más retrasados, y ahí es cuando confirmé que ese sería mi particular destino. Hasta este curso pasado he trabajado como Jefe de Departamento de Matemáticas del IES El Sur en Lepe y como profesor creo que el éxito de nuestra profesión está en hacer ver a los estudiantes la presencia de las Matemáticas o cualquier otra asignatura en el mundo real y poder motivar al alumnado en su estudio, poniendo ejemplos prácticos de su entorno cotidiano. En mi caso, me gusta presentarles ejemplos y actividades en las que ellos se sientan los protagonistas de los problemas a resolver.

Su experiencia está recogida en el libro infantil ‘Desde Lepe hasta el espacio’.

Elaboramos conjuntamente vídeos y recursos educativos que colgamos en mi canal de YouTube en los que ellos figuran ser personajes tan variados como un turista que aplica la física para escapar de un tsunami, un viajero espacial que calcula la forma de respirar en la habitación de un hotel espacial, o un ingeniero aeroespacial que calcula la trayectoria de un cohete aplicando funciones logarítmicas y exponenciales. Pero también en un divertido
contexto histórico de manera que con las nuevas tecnologías diseñen sus propios personajes interactivos y realicen vídeos como por ejemplo como se las ingenió Thales de Mileto en la época griega para calcular la distancia a un barco enemigo. Se trata pues de que el alumno/a aprenda de la forma más amena y didáctica posible la aplicación de lo que estudia en el aula, en mi caso me gusta compartir con ellos mi pasión por la investigación aeroespacial, hasta el punto de llevarlos de viaje en dos ocasiones a California a conocer las instalaciones del JPL de la NASA donde trabajan con robots que mandan a Marte, el próximo en 2020 cuya construcción del robot Mars 2020 pudieron presenciar en directo. Visitamos también las instalaciones de Virgin Galactic en el desierto de California donde tuvimos la suerte de presenciar el lanzamiento de su aeronave VSS Unity al espacio con Beth Moses dentro, la primera persona en disfrutar de la gravedad cero en un avión comercial, a la cual tuvimos la suerte de conocer en persona ese mismo día cuando la nave aterrizaba en el desierto.

Junto a sus alumnos en el simulador de la nave de Virgin Galactic.

– ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?
Lo que más me gusta de ser profesor es vivir con la ilusión de los adolescentes a mi alrededor. Todos hemos tenido su edad y no hay nada más bonito que el agradecimiento de un estudiante o de sus propias familias, es el mejor premio que un docente puede alcanzar, además de guardar contacto con ellos y que te cuenten hasta donde han podido llegar en su profesión y hasta qué grado tú has sido partícipe de su consecución. Como ejemplo no puedo olvidar la expresión de la cara de Moisés León, un alumno de 1º de Bachillerato con una alta inteligencia emocional, cuando le comunicamos que había sido seleccionado para disfrutar de la beca que habíamos conseguido mediante la  Obra Social La Caixa para que pudiera participar en este nuestro segundo viaje a Los Ángeles. Su agradecimiento tanto a mí como a mi excelente compañero y profesor Francisco Roldán que me acompañó en este segundo viaje fue total. Su emoción, al igual que sus compañeros, era inmensa cuando presenciaba el lanzamiento de la aeronave y la perdíamos de vista cuando abandonaba la atmósfera, quizá más emocionado aún dado su carácter y teniendo en cuenta que este era un viaje que siempre había soñado pero que nunca pensó que iba a poder disfrutar.

Pero hay que recordar que lo principal en este tipo de proyectos no es la experiencia en sí, por muy apasionante que sea, sino que la capacidad del alumnado conjuntamente con el profesorado para elaborar recursos educativos aprovechables por otros niños y niñas de futuras generaciones se convierta en una responsabilidad que traemos con nosotros en este tipo de viajes y en colaboración con estas empresas no solo creamos recursos multimedia sino que también difundimos en medios, redes sociales y conferencias para que la ilusión sea compartida y llegue a más alumnos y profesores que puedan replicar tales experiencias. Una de las experiencias más bonitas de mi trayectoria profesional ha sido poder escribir un libro infantil llamado ‘Desde Lepe hasta el espacio’ que narra la aventura de nuestro primer viaje a USA y que tiene como protagonistas a mi alumnado y a mi hijo que fue el que me dio la idea hace años, y que cuenta en la segunda parte del libro la vida de ellos dentro de 10 años en una supuesta conquista espacial, el cual será publicada en Octubre o Noviembre.

El IES El Sur lleva siguiendo el proyecto de Virgin Galactic varios años.

– ¿Y lo que menos?
Lo que menos me gusta de mi trabajo es la alta carga burocrática que tenemos que soportar el profesorado, la cual nos quita tiempo para la innovación educativa que queremos llevar a cabo y que nos obliga a realizarlo en nuestro tiempo libre y nos pueda sobrecargar de algún modo en determinados casos. También me da mucha pena presenciar cómo en los pasillos o aulas de los centros educativos algunos estudiantes han perdido el respeto a los profesores, pero también a las personas mayores de forma generalizada, y creo que eso es algo que debemos atajar como sociedad.

– ¿Qué haces en tu tiempo libre?
Me encanta compartir mi tiempo libre con mis hijos y mi mujer, la cual siempre me ha apoyado en todos los proyectos que he llevado a cabo y que debo valorar, además mis hijos participan en mis proyectos aeroespaciales siempre a su nivel y me dan ideas para llevar al aula y eso es algo que siempre hemos de tener presente como padres y como profesores, la visión de los más pequeños.

– ¿Por qué crees que te votaron para estos premios?
Sinceramente, no sé cómo funciona el proceso de selección de los aspirantes a ganar dicho premio, a cuyo jurado agradezco mi nominación. Creo que solo el hecho de haber sido nominado ya era un éxito. También sé que la comunidad educativa se volcó no solo en la nominación, sino en la difusión de la misma por lo que creo que eso ha contribuido a que ganara el premio, puesto que el proyecto se ha hecho muy conocido no solo a nivel local. En cuanto a la pregunta creo que el motivo de la votación habría que preguntárselo a los votantes pero supongo que estarán satisfechos por mi labor en el ámbito público en el sector de la educación.

Una aventura espacial que el centro lepero ha emprendido dos veces.

– ¿Cómo recibiste el premio?
Recuerdo que venía muy cansado desde Granada participando como Asesor del consejo Escolar de Andalucía, directamente a presenciar la gala, pero no me imaginaba que resultaría ganador por lo que no llevaba preparado ningún discurso, pero al subir a recibirlo recuerdo que me emocioné y tuve que parar de hablar porque comencé a hablar de lo vivido todos estos años en Huelva con alumnos y familias y tuve que detenerme.

– ¿Qué te pareció la gala?
La gala fue bajo mi punto de vista muy emocionante y creo que eventos así deben consolidarse en un futuro, la gente debe saber que hay excelentes funcionarios públicos en todos los sectores que solo quieren llevar a cabo su trabajo de la forma mejor posible con una vocación de servicio al ciudadano, muy lejos de la fama que a veces se nos atribuye. Todos los nominados prestan excelentes prestaciones en los sectores representados y así dejaron evidencia los premiados en sus respectivos discursos. En definitiva, un día para recordar.

– ¿Ha cambiado tu trabajo en algo?
Mucho, actualmente he decidido prestar mis servicios en la Consejería de Educación en la sección de Innovación Educativa, pues durante una temporada quiero ayudar a potenciar proyectos y planes educativos como el que he llevado a cabo con ayuda de mis compañeros en el instituto, especialmente mis compañeras del departamento de Inglés, y que lleguen a un mayor número de estudiantes y profesores prestando mi ayuda interna dentro de la
administración, pero seguiré manteniendo el contacto y mi labor educativa con los estudiantes la cual es mi verdadera vocación.

Una experiencia inolvidable.

– ¿Le mandarías un mensaje a los onubenses?
Sí, lo primero expresar no solo mi agradecimiento por el premio a Empleado Público del Año, sino por la acogida tan calurosa que he tenido los últimos 15 años en la provincia y en Lepe en particular. Soy gallego, nacido en A Coruña, pero me siento onubense de adopción y los llevo a todos en mi corazón, especialmente a mi alumnado que se acuerdan de mí constantemente y con los cuales guardo una buena relación. En este etapa de mi vida en la que me he mudado a la provincia de Sevilla, pienso poner mi granito de arena en la mejora de la Educación, que es el propósito que debemos marcarnos todos en esta sociedad, pues es la base de todo. Si tuviera que mandar un mensaje directo a los jóvenes onubenses les diría que con esfuerzo y dedicación se puede alcanzar cualquier sueño que se propongan y así debemos hacérselo saber a las futuras generaciones. Espero que mi mensaje haya llegado al mayor número de personas y decirles que mantendré siempre el contacto con esta bonita tierra en la que sigo conservando mi vivienda y amistades y que pronto nos veremos de nuevo.

1 Comentario

  1. De nuevo enhorabuena, y espero todo vaya cambiando allí dónde estás, innovando y haciendo todo más ameno y cercano.
    Yo feliz en mi jubilación, pues la burocracia me agotaba, aunque echo de menos a compañeros y por qué no a los alumnos.
    Set feliz y nos veremos algún día. Besos a los 4
    Pilar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here